Tag Archives: SNES

Super Soccer Champ (SNES) – Retro Bits

Este es un juego que salió en 1992 basado en el juego para recreativas Football Champ, en Japón se le conoce como Hat Trick Hero y en Europa como Euro Football Champ. En la versión para Super Nintendo le agregaron la palabra “Super” porque en la época a muchos juegos se lo agregaban para que sonaran más nuevos, como Super Adventure Island, Super Star Wars, una moda extraña, pero lo mismo paso con el Nintendo 64 que a muchos juegos les ponían 64 al final, como International Super Star Soccer 64.

Recuerdo haber jugado mucho la versión para recreativas de este título, es un juego carismático, con buenas animaciones y con mucha acción. La versión casera la jugué gracias a un compañero de la primaria y siempre me ha traído buenos recuerdos.

Super Soccer Champ tiene un esquema de control sencillo, hay un botón para pasar y centrar y otro para disparar. Con diferentes combinaciones puedes realizar remates de chilena, de palomita o en defensa dar rodillazos o golpes con el puño cerrado. Es un juego que dominas de inmediato pero hay varios remates por descubrir dependiendo del contexto de la jugada.

Es un juego tipo ‘arcade’, esto significa que dista mucho de ser una simulación o de jugar conforme a las reglas reales del futbol. Me pareció simpático que en unas reseñas que leí de cuando salió el juego lo categorizaban como una simulación, vaya que estaban equivocados. Para empezar, cada equipo en la cancha está conformado por seis jugadores, la regla del fuera de lugar no existe y el árbitro rara vez marca las faltas. Es más, si pasas por encima del árbitro, lo cual sucede durante todo el partido, se cae y deja de impartir justicia. Así que eres libre de dar rodillazos y golpes a tus rivales. Podemos decir que es el cliché del árbitro gordito que no ve las faltas y nadie lo respeta.

Algo que siempre me pareció muy memorable de este título es el festejo cuando anotas un gol. Tus jugadores corren a lo largo de las tribunas para celebrar con la afición. Siempre es la misma animación, pero es muy emotiva, y sí, ya sé que aquí juega el factor nostalgia y no es algo tan maravilloso; en su época era algo que lo diferenciaba de los otros títulos.

Cuando eliges un equipo, hay ocho y casi todos están basados en los que jugaron el mundial de Italia 90, puedes seleccionar un capitán, sus rostros aparecen animados cuando tocan el balón en el terreno de juego, son más rápidos que el resto de tu equipo y esto los hace más peligrosos ya que se pueden desmarcar con facilidad. Recuerdo que de niño, como no aparece la selección mexicana en el juego, siempre escogía a Argentina y de capitán seleccionaba al que se parece a Batistuta.

En la versión para recreativas aparecen los rostros de los entrenadores festejando o enojándose al recibir una anotación, estas animaciones no aparecen en la versión para Super Nintendo. De lejos todos los jugadores se parecen, utilizan el mismo modelo, solo cambian las playeras de cada equipo. Y no hay uniformes alternos juegas siempre con el primer uniforme aunque se confunda con el del rival.

Ahora que estuve volviendo a jugar Super Soccer Champ para hacer este video, al tercer partido recordé que hay, al menos una zona del campo donde cada disparo es un gol garantizado. Esto arruina un poco el juego porque ya sabes cómo destrozar a cada equipo que se ponga en tu camino.  Y todos los partidos los puedes ganar fácilmente por más de siete goles. Los únicos rivales que oponen tantita resistencia quitándote el balón son Brasil y Alemania, aún así los puedes vencer con marcadores muy amplios.

Cuando descubres lo fácil que es anotar el reto del juego termina convirtiéndose en descubrir cuántos goles puedes meter en un partido o en buscar otras jugadas efectivas para anotar, en experimentar, ya que la inteligencia artificial no es competitiva.

En el menú de opciones no puedes subir la dificultad del juego, solo puedes ver los comandos, escuchar los sonidos del juego y cambiar la duración de los partidos, entre tres, cuatro y cinco minutos. Me hubiera encantado poder ajustar la inteligencia artificial del juego, daría más motivos para volverlo a jugar, otro aspecto que convierte al juego en algo repetitivo es que siempre te enfrentas a los rivales en el mismo orden, así que si solo quieres jugar un partido, siempre te vas a encontrar a Francia, a menos que tu escojas al conjunto Galo.

También hay una modalidad extra que es la de cobrar penales. Se agradece que lo hayan agregado pero no hay mucha re jugabilidad en este modo. A diferencia de varios juegos contemporáneos, ni siquiera cambia la cámara cuando cobras un penal, utilizan la misma vista que en un partido normal, esto hace que no se sienta como un momento especial.

Super Soccer Champ es un juego al que recuerdo con mucho cariño pero que ofrece pocos motivos para jugarlo seguido. Está genial para alimentar la nostalgia, o si no lo has jugado para probarlo. Es un título divertido para uno o dos partidos; la única sugerencia que tengo si quieres echar las retas con un amigo es que se pongan de acuerdo y eviten anotar desde esa zona malvada del campo donde siempre es gol. Así se vuelven más reñidos los partidos.

¿Ustedes lo llegaron a jugar? ¿Qué otros juegos de futbol para Super Nintendo probaron? Comenten y recuerden este título con nosotros.

Advertisements

Inspector Gadget (SNES) – Retro Bits

Está basado en la caricatura homónima, la cual, a su vez, estaba basada en la serie ‘Get Smart’, conocida en Latinoamérica como ‘El Super Agente 86’.

Inspector Gadget es un torpe agente biónico cuyo principal objetivo consiste en derrocar la organización criminal M.A.D. y a su líder el Dr. Claw. En la caricatura, Gadget suele ser asistido por su brillante sobrina Penny y su perro Brain, ellos son el balance de la torpeza de Gadget, sin embargo, en este videojuego, Penny es secuestrada por el Dr. Claw, así que Gadget cuenta solo con sus habilidades.

El juego es de plataformas, la jugabilidad y la sensación es muy parecida a la de ‘Ghosts n Goblins’, solo que este juego no se siente tan difícil, puedes recibir dos golpes antes de morir, al recibir el primero pierdes tu gabardina y quedas en ropa interior.

Para hacerle honor al nombre de ‘Gadget’ en el transcurso del juego recolectas diferentes aditamentos desde unas hélices que te dejan volar como helicóptero con tu sombrero hasta una mano con resorte y un guante de boxeo. Todo esto para aprovechar al máximo el cuerpo biónico del Inspector.

Antes de cada misión recibes un reporte de la situación por parte del jefe Quimby, aquí obtienes información importante y hacen parodia a la información clasificada de Misión Imposible con eso de los archivos que se destruyen de manera automática, esto le da un gran toque de humor al título.

Son seis niveles divididos en dos o tres secciones más el jefe, son variados pero un tanto cliché en el mundo de los videojuegos, están los niveles de cajón como el de la nieve o el que está situado en el desierto. Lo bueno es que visualmente cada nivel tiene el detalle suficiente para sobresalir y no sentirse tan genérico, el castillo del principio y el nivel donde usas teleféricos en la nieve me parecen muy llamativos.

Me llama la atención la manera con la que manejan al jefe final de cada nivel, como en Super Mario Bros. donde siempre te enfrentas a Bowser aquí siempre te enfrentas al Dr. Claw, la diferencia es que en cada encuentro cambian sus armas y la manera en que te ataca. Al igual que en la caricatura, cada que crees haber vencido a Claw descubres que solo es un señuelo y el verdadero está esperándote en otro nivel.

 A diferencia de la serie animada aquí si llegas a ver el rostro del Dr. Claw, normalmente solo se conocía su brazo acariciando a un gato, pero en el último nivel del juego puedes apreciar su rostro completo. Según tengo entendido, la única otra manera de ver su rostro es en una figura de acción que lanzaron en los noventa.

Me gusta la manera en que recrearon la canción de Inspector Gadget aunque hubiera estado genial que intentaran recrear la introducción de esta caricatura, ya que es muy memorable. La animación de la pantalla principal no es tan carismática.

Inspector Gadget es un juego un tanto difícil sobre todo si tomas en cuenta que está dirigido a un público infantil. De niño recuerdo no pasar más allá del segundo nivel, claro, como casi todos los juegos de plataformas es cuestión de tenerle paciencia e ir memorizando ciertos patrones. El sentido del humor del personaje y los gráficos hacen que este sea un buen juego para recordar y acompañar a la serie animada.

Actualmente hay una nueva caricatura de Inspector Gadget en Netflix y el juego más reciente es uno para celulares llamado Inspector Gadget MAD Dash, es uno de esos juegos donde corres esquivando obstáculos para ver qué tan lejos puedes llegar.

¿Ustedes llegaron a ver la caricatura original o a jugar Inspector Gadget en Super Nintendo? Comenten y recuerden este personaje con nosotros.

Pit Fighter (SNES) – Retro Bits

La versión de Super Nintendo es mala, muy mala pero la quiero recordar porque cuando era niño me la regalaron y me sorprendió lo diferente que era de la versión para recreativas. Entiendo que era común que los gráficos no estuvieran a la par, pero ni siquiera trataron de rescatar la jugabilidad. Pit Fighter de Super Nintendo se convirtió para mí en una historia de precaución, debía tener más cuidado con las versiones caseras, que la portada y el título fueran el mismo no garantizaban su calidad.

Pit Fighter para recreativas no es un clásico pero era bastante decente en su época. De hecho, fue el precursor del motor gráfico utilizado en el primer Mortal Kombat, sí, ese en el que tomaban fotos de actores frente una pantalla verde y las animaban.

El objetivo del juego era recrear las peleas clandestinas como las que aparecen en la película Bloodsport con Jean Claude Van Damme.

Lanzaron versiones caseras y portátiles relativamente decentes de Pit Fighter, como la de Genesis y la de Game Boy, el problema fue la versión para Super Nintendo que hizo THQ. Faltan elementos como el daño que te ocasiona el público cuando te acercas a ellos, en las recreativas los espectadores te apuñalan, tampoco están presentes las armas que podías utilizar en otras versiones, ni los esteroides que te hacían más poderoso por algunos momentos, ya ni mencionemos el juego para tres jugadores simultáneos.

Los personajes son muy pequeños, no lucen mucho los actores digitalizados. El ambiente y los personajes dan una sensación homoerótica, me preocupa que eso pasara por algo rudo en los noventa, ahora parece que estás visitando la fundidora gay de Los Simpson.

Parece que el juego es muy difícil, de hecho es bastante frustrante porque no hay créditos ni vidas extra, en cuanto pierdes te regresan al menú principal. La mejor estrategia para avanzar en el juego es soltar golpes con Ty y no permitir que se levanten tus rivales, literalmente los puedes trabar a codazos. Los otros dos personajes, Buzz y Kato, resultan muy lentos para esto, su animación tarda un cuadro más en realizar estos golpes, así que con ellos los enemigos sí se pueden levantar, esto los hace un tanto inservibles.

Todo es muy repetitivo, la música es una pista y nunca cambia, parece un instrumento de tortura, lo más saludable es no prestarle atención, en cada escenario peleas varias veces y esto también pasa con los enemigos, te encuentras muchas veces a los mismos en tu lucha por el campeonato.

Pit Fighter para Super Nintendo es una gran decepción y un abuso para los ingenuos que creyeron que sería algo remotamente parecido a la versión ‘arcade’. Entiendo que gráficamente no esté a la altura pero que la jugabilidad sea tan diferente y que muchos elementos del juego estén ausentes simplemente muestran poco compromiso. Es una versión hecha al aventón sólo para sacar dinero. Actualmente el único valor que le doy es que sirve como ejemplo de lo que no se debe de hacer.

Como dato adicional, THQ hizo una secuela de la versión de Sega Genesis, ya estaba avanzado su desarrollo cuando la cancelaron, en la revista Electronic Gaming Monthly de Agosto de 1993 hicieron un reportaje sobre el juego, mostraron imágenes y el perfil de los nuevos personajes.

¿Ustedes llegaron a jugarlo? ¿Cuáles son las peores versiones caseras de juegos de maquinitas que probaron? Comenten y recuerden este juego con nosotros.

TMNT IV: Turtles in Time (SNES) – Retro Bits

En esta ocasión Shredder y Krang roban la estatua de la libertad y escapan viajando en el tiempo, las tortugas los persiguen por diferentes épocas, van desde la prehistoria, la época de piratas, hasta el futuro. Creo que la mayor novedad en la historia del juego es que no secuestran a April O’Neil.

Turtles in Time representa el punto más alto de los juegos de las Tortugas Ninja, todo juego subsecuente ha tratado de recapturar, sin mucho éxito, la magia de este título. En lo personal yo lo considero como un clásico de la consola, ya que es una versión casi idéntica a la de recreativas y el juego cooperativo hace que te la pases de maravilla junto a un amigo. Es un manual de cómo debe hacerse un título ‘Beat em up’. Creo que el único punto en contra de este lanzamiento es que solo pueden jugar dos jugadores al mismo tiempo y no cuatro como en maquinitas.

Pero para compensar esta “limitación” la versión de Super Nintendo incluye niveles exclusivos, como el del Technodrome y Neon Night Riders, el cual ya aparecía en maquinitas pero aquí lo rediseñaron en modo 7 y parece que recorres una pista muy parecida a F-Zero. También hay más jefes, el Rey Rata, Bebop y Rocksteady aparecen en exclusiva. Los villanos de la segunda película de las Tortugas Ninja Tokka y Rahzar aparecen en el nivel del Technodrome para ceder su lugar a Bebop y Rocksteady en el nivel de los piratas.

Tokka y Rahzar no son la única referencia a la segunda película, el jefe final del juego, en la versión de Super Nintendo, es Super Shredder. Lo único que les faltó para terminar de consentir a los fanáticos de esa película fue alguna aparición de Vanilla Ice rapeando “Go Ninja Go”.

En esta secuela la jugabilidad presenta algunas novedades, ya puedes correr y realizar una carga a tus enemigos. Con esta carga puedes azotarlos contra el suelo de lado a lado o aventarlos contra la pantalla. Me gusta la dinámica en el nivel de Technodrome donde para vencer por primera vez a Shredder hay que aventar enemigos a la pantalla.

Lo mejor de cada época es que está muy bien recreada, con algunos enemigos y peligros exclusivos de cada nivel. En lo personal me fascina la animación de cuando una tabla te pega en el rostro en el barco pirata, es un detalle tan grato como cuando caías en una alcantarilla en entregas anteriores y preguntaban las tortugas ¿quién apagó la luz?

Los Foot Soldiers son la carne de cañón más recurrente, algo común en los juegos de esta serie, para que no sea tan cansado estarlos viendo seguido suelen tener diferentes atuendos y armas, son enemigos bastante versátiles, como pueden atacarte con arco y flecha, lo pueden hacer con bombas o espadas. En el nivel donde surfeas en las alcantarillas aparecen unos enemigos muy parecidos al Alien de las películas pero aquí son de color amarillo.

El nivel situado en el viejo Oeste me recordó mucho a Sunset Riders, también hecho por Konami, gracias a su ambientación y su diseño en general, hasta los enemigos se llegan a disfrazar con jorongos y sombreros.

En el menú de opciones te permite cambiar el color de las tortugas, hay dos, una llamada animación, que es el color que normalmente llevan las tortugas en el juego y otra llamada cómic, que hace ver a las tortugas con tonos más oscuros para simular una paleta de colores salida de una historieta. Este cambio de aspecto es meramente estético, no cambia en nada la jugabilidad.

Se incluyen dos modalidades especiales, una para terminar los niveles a contrarreloj y una para pelear contra un amigo, se controla exactamente igual, no hay movimientos especiales ni nada que lo haga divertido por mucho tiempo, solo está para dar un poco de variedad y ya. Lo interesante es que el siguiente juego de las tortugas para SNES fue de peleas para aprovechar el ‘boom’ que tuvo este género a partir de Street Fighter II.

Teenage Mutant Ninja Turtles IV: Turtles in Time demostró lo cerca que estaban las consolas de alcanzar a los juegos de recreativas. Para todos los fanáticos de las Tortugas Ninja se convirtió en un juego esencial, sobre todo porque la diversión aumentaba jugando a lado de un amigo.  A pesar de que es un juego ya entrado en años, fue lanzado en 1992, su jugabilidad aguanta el paso del tiempo. En el 2009 Ubisoft hizo un ‘remake’ de la versión para recreativas con gráficos poligonales llamado Turtles in Time Re-shelled, este juego fue lanzado de manera descargable para Xbox 360 y Playstation 3.

¿Ustedes llegaron a jugar este clásico de Super Nintendo? ¿Cuéntanos, cuál es tu juego favorito de las Tortugas Ninja? Comenta y recuerda este título con nosotros.

Art of Fighting (SNES) – Retro Bits

Después del éxito de Fatal Fury y de la popularidad del género de peleas, gracias a Street Fighter II, SNK lanzó Art of Fighting en 1992, un juego con el espíritu de las películas de artes marciales ochenteras.

La versión de Super Nintendo es muy fiel a la original de recreativas, lo único que cambia es que los personajes son menos detallados y de menor tamaño. En la versión ‘arcade’ los peleadores mostraban daño físico, aquí no. Aun así, los gráficos en Super Nintendo son bastante buenos, los personajes son enormes y los entornos variados. Conserva el detalle gráfico de las recreativas en el que la cámara hace acercamientos cuando los peleadores están más juntos.

Hay un modo de historia donde el protagonista Ryo Sakazaki busca a su hermana secuestrada con la ayuda de su amigo Robert García, ambos recorren bares, callejones, fábricas, demás lugares siguiendo las pistas que obtienen.  (Nota adicional: En Street Fighter Alpha crearon a Dan, una mezcla torpe de Ryo y Robert García para burlarse del parecido que tiene Ryo con Ryu y Ken).

Un momento emblemático de la serie, sobre todo para los adolescentes que lo jugaron en su época, fue la gran revelación de que King, un elemento de seguridad de un club nocturno, en realidad es mujer. Esto lo descubres al vencerla con una bola de fuego la cual rompe su blusa y puedes ver su ropa interior. En la versión de Super Nintendo medio censuraron esto porque dejaron la ropa interior del mismo color de su camisa para que no se notara tanto.

En la modalidad versus ya puedes elegir a más personajes, algunos son un poco genéricos, lo cual es un mal persistente en los juegos de pelea, pero hay un personaje que llamó mucho mi atención, John, el cual es una copia barata de Guile de Street Fighter, su vestimenta, su escenario y hasta sus movimientos son sospechosamente similares.

La jugabilidad es muy parecida a la de Fatal Fury, viene de la “escuela” de movimientos de Street Fighter II donde la mayoría de los ataques especiales se realizan con secuencias que simulan una “U” en la cruz direccional. La diferencia con Street Fighter II, en cuanto a jugabilidad, es que aquí hay solo tres botones, golpe, patada y agarre. Aquí agregan unas secuencias más complicadas para movimientos más poderosos, como marcar una “U” hacia atrás y luego adelante para lanzar una bola de fuego que baja buena parte de la barra de energía del oponente.

Hablando de “barras de energía”, existe una segunda barra, una de poder, la cual te limita para hacer movimientos especiales, cuando se acaba tu personaje se cansa y ya no puede lanzar bolas de fuego o patadas especiales. Dicha barra de “poder” se puede recargar manteniendo presionado el botón de golpe o el de patada, esta recarga es riesgosa porque te deja expuesto por unos momentos a los ataques de tu rival.

Los niveles de bonificación son variados y puedes elegir el que más te guste, puedes romper botellas, bloques de hielo o practicar lanzando varias bolas de fuego en un tiempo determinado. Es grato que puedas elegir entre varias opciones, así puedes evitar la que no te guste.

También entre niveles te explican los movimientos especiales, esto era muy útil en la versión “arcade” porque no contabas con un instructivo y conforme avanzabas en el juego ibas aprendiendo.

El modo de historia y sus gráficos detallados hacen que Art of Fighting sobresalga con respecto a otros juegos de pelea de la época, varios de sus personajes, como Ryo, Robert, King y Takuma, han perdurado en la serie King of Fighters, la cual inició como un torneo entre los personajes más populares de los juegos de SNK.

¿Llegaron a jugar este juego en recreativas o en Super Nintendo? ¿Cuál es su serie de pelea favorita de SNK? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

 

Ninja Warriors (SNES) – Retro Bits

The Ninja Warriors para Super Nintendo es el ‘remake’ hecho por la compañía japonesa Natsume de un beat’em up homónimo hecho por Taito para recreativas. En Japón para diferenciar ambas versiones esta reedición llevó el nombre Ninja Warriors Again.

La trama está situada en el futuro donde un tirano tiene a la población sometida. El objetivo de unos androides expertos en artes marciales es derrocarlo y restablecer la paz.

Tienes a tres personajes a tu disposición, cada uno cuenta con características diferentes: Ninja es un personaje fuerte y pesado, Kunoichi es la más balanceada, es poderosa y suficientemente ágil, Kamaitachi es el androide más rápido, su agilidad lo convirtió en mi personaje favorito.

El esquema de control consiste en tres botones, uno para saltar, otro para golpear y un tercero para realizar un ataque especial una vez que has llenado una barra de poder.

Puedes utilizar elementos del entorno para atacar a tus rivales. Lo que me agradó es que todo lo que usan para atacarte también les afecta a ellos, por ejemplo si te lanzan misiles tus enemigos son vulnerables a ellos.

El aspecto gráfico está muy detallado. Los personajes son de buen tamaño, tienen animaciones que los hacen lucir bastante,  los escenarios son variados y vistosos. Hay ocho niveles y cada uno tiene, como es costumbre en este género, un jefe final.

Entiendo que el estilo del juego es similar al de Shinobi, donde un personaje está solo contra el resto del mundo, pero sí me parece que la falta de multijugador es una oportunidad desperdiciada, sobre todo cuando hablamos de un juego que salió en 1994, cuando ya se estaba explotando más el potencial del Super Nintendo.

En su momento no tuve la oportunidad de probar ni la versión ‘arcade’ ni el ‘remake’ casero de Ninja Warriors, ahora que lo jugué puedo decir que es una grata sorpresa. Tiene suficiente encanto como para ser una franquicia memorable y su jugabilidad aguanta el paso del tiempo. Mi única queja, la cual es una constante con los beat’em ups de la época, es la dificultad del juego, tienes pocas vidas y al continuar empiezas desde el principio del nivel, hay algunos puntos de control pero aun así tienes que recorrer un buen tramo para regresar a donde te quedaste.

¿Ustedes llegaron a jugar Ninja Warriors en recreativas o en Super Nintendo? ¿Creen que sea un juego memorable o es uno más del montón? Dejen sus comentarios y recuerden este título con nosotros.

World Heroes (SNES) – Retro Bits

World Heroes es un juego de pelea desarrollado en conjunto por ADK y SNK el cual fácilmente se podría desestimar como un clon de Street Fighter. Sobre todo por culpa de algunos personajes, que están igual de estereotipados que los de la serie de Capcom.

Los protagonistas Hanzo y Fuuma tiene una vibra muy parecida a la que tienen Ryu y Ken en Street Fighter. El giro que le dan a la historia en World Heroes es que un tal Dr. Brown inventa una máquina del tiempo (¡celebren que los de Volver al Futuro no los demandaron!) para que peleadores de toda la historia de la humanidad se puedan enfrentar. Así que aparece Rasputín, un luchador igualito a Hulk Hogan, el clásico maestro de artes marciales inspirado en Bruce Lee, Janne, una versión libre de Juana de Arco, entre otros.

La jugabilidad difiere a la de Street Fighter porque aquí sólo se usan tres botones, uno para golpear, otro para patear y uno para hacer llaves o agarres. Si dejas presionado durante más tiempo los botones de golpe y patada estos realizan una acción más fuerte, son sensibles. Lo que nadie puede negar es que los movimientos de Hanzo y Fuuma, en cuanto a sus animaciones, son casi iguales a los de Ryu y Ken.

Otra cosa del juego que tampoco es muy original que digamos es la ronda de bonificación, aquí no tienes que destruir un automóvil o un montón de ladrillos, aquí el objetivo es destruir una roca para formar una escultura.

Un aspecto que me gustó mucho es que puedes elegir dos modalidades de juego: ‘Normal’ y ‘Fatal Match’. En normal enfrentas a cada personaje en su escenario específico. Lo divertido está cuando elijes ‘Fatal Match’ porque cada escenario se vuelve en una zona de peligro. Puedes encontrar picos en las paredes, arenas delimitadas por fuego, minas en el suelo, etc. Muchos elementos que le agregan peligro a los combates y resultaban novedosos en su momento.

El jefe final del juego se llama Gee Gus y es sumamente parecido al villano de Terminator 2, el T-1000. Esto se debe a su aspecto físico, parece estar hecho de metal líquido y porque puede transformarse en cualquier peleador del juego, como Shang Tsung de Mortal Kombat.

World Heroes es un buen juego de pelea, a pesar de tener muchas cosas en común con Street Fighter su jugabilidad es excelente y sus personajes son lo suficientemente carismáticos. SNK ha dejado la serie en el olvido, sobre todo porque sus co-desarrolladores desaparecieron hace años. De vez en cuando se acuerdan de World Heroes en alguna que otra recopilación pero de ahí no pasa.

 

Captain America and the Avengers (SNES) – Retro Bits

Captain America and the Avengers es un ‘beat em up’ de Data East para recreativas. Mindscape estuvo a cargo de la versión para Super Nintendo. Existió un juego para NES con el mismo nombre pero era completamente distinto.

La historia tiene a Red Skull como el villano principal quien, para variar, busca conquistar el mundo. Utiliza una máquina de control mental para tener a otros villanos, como Whirlwind, Mandarin, Ultron, Crossbones, entre otros, a su mando. Los Vengadores tienen que detenerlo. El equipo está compuesto por Captain America, Iron Man, Vision y Hawkeye. Cuando agarras ciertos ‘power ups’ aparecen otros Avengers, como Wasp y Quicksilver, para ayudarte.

Es un juego en el cual puedes brincar, golpear y realizar un ataque a larga distancia. Captain America avienta su escudo, por ejemplo. La jugabilidad no es tan buena, tu personaje se siente lento y para atacar a los enemigos los golpes te dejan en mucha desventaja cuando te contragolpean. Tienes que recurrir al clásico saltar y golpear, una y otra vez, para evitar recibir mucho daño. Los ataques a larga distancia también son útiles pero llegan a ser un tanto lentos.

Visualmente es un juego cumplidor, lo que más luce son las viñetas que narran la historia. Cada que golpeas a un enemigo aparecen onomatopeyas para dar una sensación de historieta. En lo personal creo que el aspecto sonoro es lo más memorable del juego, desde la música hasta la voz del narrador es algo que se te queda grabado.

El juego ‘arcade’ es el que fue realmente memorable. Las versiones caseras sufrieron mucho y no ofrecían una experiencia a la par. En esa época creían que podían extender la re jugabilidad de un título corto para recreativas, dando pocos ‘continues’ y vidas extras para que te costara trabajo terminarlo. Esto daba como resultado juegos frustrantes.

Captain America and the Avengers para Super Nintendo sobresale por su presentación y por todos los personajes que participan en la trama. Es un gran ejemplo de lo vasto que es el universo Marvel y del buen uso que le dieron a la licencia para hacer video juegos en los noventa.

Sunset Raiders (SNES) – Retro Bits

Sunset Riders de Konami es un gran homenaje al cine ‘Western’. Es un juego de disparos cooperativo, su origen fue en recreativas y después fue lanzado para el Super Nintendo y el Genesis de Sega. El director de la versión original de ‘arcade’ es Hideyuki Tsujimoto, quien también dirigió Super Contra.

Steve, Billy, Bob y Cormano son cuatro caza recompensas tras la pista de los hombres más buscados del viejo oeste. Steve y Billy tienen como arma principal el revólver, Bob un rifle y Cormano una escopeta.

La jugabilidad es bastante simple, caminas y disparas. Hay ‘power ups’ que convierten tu arma en automática y otros que pueden darte una segunda arma. A pesar de contar con un esquema de control básico, se pueden hacer muchas cosas. Puedes colgarte en cuerdas, correr encima de toros, regresar barras de dinamita a tus enemigos antes que exploten, viajar a caballo, etc.

Hay galerías de tiro que sirven como niveles de bonificación. El objetivo es hacer más puntos que tus amigos.

La versión de Super Nintendo tiene algunos cambios debido a las limitaciones de la consola y otros por cuestión de censura. Aquí sólo pueden jugar dos personas al mismo tiempo, en lugar de cuatro como en la versión para recreativas. Por censura cambiaron que los personajes no toman alcohol y las cabareteras aparecen con más ropa, aun así los personajes disfrutan el espectáculo.

El aspecto visual es lo mejor del juego. Se siente como una película del viejo oeste. Para recolectar ‘power ups’ tienes que entrar a cantinas y hoteles, algunos enemigos se esconden en montones de paja, otros gustan de usar explosivos, hay barriles colgados que puedes hacer caer sobre tus rivales, etc. Aprovechan muy bien el entorno con los elementos de un ‘western’.

Los jefes finales son parte fundamental del encanto del juego. Son muy carismáticos y cada enfrentamiento es diferente. Hay uno que monta un caballo blindado, un jefe indio que avienta cuchillos, uno que cuenta con artillería pesada y muchos más. Todos cuentan con frases celebres para intimidarte y también para despedirse cuando han sido vencidos.

Sunset Riders es un clásico, la versión de Super Nintendo no es perfecta pixel por pixel pero es una recreación suficientemente fiel. La ambientación, los héroes y los villanos tienen suficiente encanto como para ser inolvidables. De hecho, me parece muy raro que Konami tenga tan olvidado este juego. Nunca lanzaron alguna secuela y tampoco han lanzado alguna versión remasterizada. Las únicas opciones reales para probarlo es conseguir el cartucho de SNES (el de Genesis no es tan bueno) o bajar una emulación.

Looney Tunes B-Ball (SNES) – Retro Bits

Mucho antes de Space Jam los Looney Tunes ya habían incursionado en el mundo del baloncesto gracias a Looney Tunes B-Ball desarrollado por Sunsoft. Es un juego estilo NBA Jam, donde hay pocas reglas y se juegan partidos de dos contra dos.

La historia es bastante sencilla, después de grabar un episodio Bugs Bunny y Daffy Duck deciden jugar basquetbol, armando retas con el resto de los personajes animados de Warner.

Puedes elegir entre: Bugs, Daffy, Elmer, Coyote, Tazz, Sam Bigotes, Sylvestre y Marvin el marciano.

Lo único que está prohibido, como en NBA Jam, es el ‘goaltending’, cuando bloqueas un disparo justo antes que entre. Aquí cuando haces eso el balón se convierte en un perro. Lo otra que está prohibido es retener el balón por mucho tiempo.

Hay un botón de ‘turbo’ el cual hace que tus jugadores sean más rápidos y efectivos. Hay un indicador en la parte baja de la pantalla donde puedes ver los rostros de tus personajes, ahí muestra cuánta energía tienes disponible. Cuando se les acaba ponen cara de cansados.

El gran diferenciador al compararlo con NBA Jam son los ‘power ups’, poderes especiales que le dan a tu equipo una ventaja. Accedes a ellos recogiendo diamantes en la cancha. Cada personaje tiene dos poderes únicos, uno para disparos a larga distancia y otro para defender. Por ejemplo, el disparo a larga distancia del Coyote consiste en amarrar el balón a un cohete. El demonio de Tasmania se traga el balón y lo escupe de lejos. Marvin, el marciano, amarra un imán al balón para que vaya directo a la canasta y así cada uno tiene su estilo propio. Lo mismo pasa con la defensa especial, Bugs Bunny se disfraza de mujer para distraer a sus rivales y quitarles el balón, Coyote dinamita a sus rivales, etc.

Los ‘power ups’ genéricos consisten en aventar pastelazos, apagar las luces, transportarte a un lugar cercano al balón, etc.

Los poderes especiales hacen que el juego tenga un gran sentido del humor y capturan a la perfección la esencia de cada personaje.

No hay mucha variedad de modos de juego, hay partidos de exhibición y un modo de torneo. El juego es compatible con el ‘multi-tap’ del Super Nintendo el cual te permite que cuatro jugadores participen al mismo tiempo.

Looney Tunes B-Ball es un juego de baloncesto adictivo, toma el formato de NBA Jam y le agrega todo el sentido del humor de estos personajes. El Coyote utiliza explosivos marca Acme, que pueden o no funcionar, Silvestre te avienta un yunque de una tonelada, etc. Hacen un gran uso de esta licencia. Es perfecto para echar las retas con amigos.