Tag Archives: Raging Justice

Raging Justice (Switch) – Reseña

Reseñaremos Raging Justice para Switch de Nintendo. Este juego también está disponible para Playstation 4, Steam y Xbox One.

Es un nuevo beat ‘em up influenciado por clásicos como Final Fight o Streets of Rage.

Desarrollado por MakinGames Ltd., su fundador Nic Makin trabajó en Rare, ahí participó en títulos como Kameo y Perfect Dark Zero.

El estilo visual es lo primero que llamó mi atención, trata de imitar lo que hacía Rare en los noventa, donde creaban un modelo poligonal de los personajes y después lo convertían en imágenes planas para adaptarse a las limitaciones de las consolas. Aquí hicieron lo mismo pero con imágenes de mejor calidad y se tiene como resultado una estética que mezcla lo mejor de lo retro con aspectos modernos.

A pesar de que el ‘look’ de los personajes me gustó mucho, siento que a los niveles les falta un poco de variedad, sí, pasas por callejones, bares de mala muerte, ferias y muchas locaciones pero no se sienten tan diferentes una de la otra. También siento que les faltaron diferentes dinámicas en los niveles, recuerdo que, por ejemplo, en juegos como Los Simpson o Tortugas Ninja para recreativas, hay elevadores o trenes para que no se sientan tan estáticos los fondos o en Sunset Riders donde existen niveles que cabalgas a caballo.

La trama consiste en que el alcalde de Big Smoke City es secuestrado y tres justicieros piensan rescatarlo, Nikki Rage, Rick Justice y Ashley King. Más allá de la historia clásica de un juego de acción como este, agregaron un sistema para clasificarte como policía bueno o malo. Puedes esposar y arrestar a tus enemigos, apegándote a la ley, o puedes pegarles hasta deshacerte de ellos, y ser un policía malo. Hay finales específicos para los policías buenos y malos.

Nikki Rage es el personaje balanceado del juego, Rick Justice es lento pero sus golpes son poderosos y Ashley King ofrece un combate más rápido, es escurridizo pero su ataque no es tan fuerte como el de los otros.

Pueden participar dos jugadores simultáneos, hay botones para saltar, golpear, patear y para agarrar a tus enemigos. El comando de agarre sirve principalmente para aventarlos y golpear más enemigos al mismo tiempo, también sirve para arrestar a los criminales, si los golpeas lo suficiente, sin vencerlos, quedan mareados y es cuando puedes ponerles las esposas. Al presionar golpe y patada al mismo tiempo realizas un ataque más poderoso, cada que lo usas te resta energía para que no abuses de él. Si presionas dos veces adelante, haces una carga rápida con la cual puedes derribar a tus enemigos o esquivar ataques.

La sensación que me deja la jugabilidad es que intenta sentirse un poco más pulida de lo que encontraríamos en un Final Fight, por ejemplo, aún así creo que el combate es un poco rígido, no se presta para combos ni nada por el estilo. Lo que le da variedad al ataque son las armas, estas sobresalen en el juego, tal vez no son las más originales del mundo, hay desde martillos, hachas, hasta conos de tráfico, pero cada vez que las usas se sienten poderosas. El sonido de un martillazo bien dado (acompañado por una onomatopeya como “hammer time”)  y ver cómo salen volando los criminales es algo especial.

En algunas partes del juego puedes subirte a un tractor y atropellar enemigos, es de lo más memorable y como pasa con todas las cosas buenas, te quedas con ganas de más, me hubiera encantado que existieran más vehículos en el juego.

Raging Justice incluye tres dificultades y para agregar más re jugabilidad al título, cada nivel tiene diferentes objetivos, desde arrestar a ciertos criminales hasta incautar cantidades específicas de dinero, estos objetivos sirven como una buena excusa para regresar a cada nivel y tratar de dominarlo en su totalidad. También incluyen tableros en línea, divididos por dificultad y por nivel, para que subas tus mejores puntuaciones. Este título no tiene juego en línea y me parece que es una oportunidad desperdiciada. Hay una modalidad extra que intenta agregar un poco más de re jugabilidad, llamada Brawl, básicamente es un modo de horda donde te enfrentas a oleadas de enemigos, también con el incentivo de conseguir un mejor récord para subirlo a los tableros en línea.

Lo mejor de este juego son las referencias a los clásicos que lo inspiraron, en el nivel del bar, hay dos jefes, un tanto robustos, que me recuerdan a los gorditos que se te echaban encima en la primera bodega en Final Fight. También me recuerdan a cuando peleas contra Bebop y Rocksteady en el juego de las Tortugas Ninja cuando corrían hacía a ti y terminaban chocando entre ellos.

En el mismo nivel del bar hay una pelea contra varios malhechores y el ambiente me recordó mucho a Pit Fighter, peleas rodeado de gente, la única diferencia es que aquí los espectadores eventualmente participan en el combate, uniéndose en tu contra.

Otro detalle que homenajea a los clásicos es que, obviamente, la mejor manera de recuperar tu energía es degustando toda la comida que encuentras en el piso. El típico pollo rostizado entero que está tirado, fruta, sándwiches, todo es saludable y te ayuda en tu camino.

Raging Justice se siente que está hecho por gente que ama el género y los juegos para recreativas de los ochenta y noventa, es un juego de calidad. Lo malo que es un poco corto, como son todos los juegos de este género,  y le falta un poco de variedad en sus niveles. Por otro lado, vale mucho la pena para los que quieren jugar algo que no requiera de tanta estrategia, si quieres repartir golpes, patadas y martillazos contra pandilleros, es una gran opción, sobre todo si lo juegas en modo cooperativo con un amigo.  Podemos decir que es un juego de acción para todos los que recordamos títulos como Double Dragon, Final Fight, Streets of Rage, entre otros. No revoluciona el género pero le sirve como un gran homenaje y es muy entretenido.

Advertisements