Tag Archives: Nintendo

Arch Rivals (Arcade/Xbox) – Retro Bits

Desarrollado en 1989 es el juego que inspiró a la serie NBA Jam. Es un título de baloncesto pero se distingue por no tener reglas y estar lleno de acción. Lo cual se convirtió en un nuevo género, juegos de deportes sin reglas.

Al no tener la licencia de la NBA los equipos son genéricos aunque sí llevan los colores tradicionales. Por ejemplo el equipo de Chicago tiene un uniforme blanco con rojo.  Hay una buena variedad de jugadores para elegir, son ocho en total, son los mismos sin importar el equipo que elijas,  todos tienen diferentes habilidades, unos son mejores para robar el balón, otros para hacer tiros a larga distancia y otros son más balanceados.

Hay seis equipos los cuales puedes elegir de manera aleatoria, Nueva York, Denver, Chicago, Los Angeles, Natural High y Brawl State. Todos son lo mismo, solo cambian los colores de los ‘jerseys’.

El planteamiento consiste en equipos de dos jugadores. Hay un botón especial para lanzar golpes, el cual se convierte en tu mecanismo de defensa principal. Las clavadas son discretas y hay poca variedad. No son tan vistosas como en NBA Jam. Aunque existe la posibilidad de romper el tablero.

El ambiente que se vive dentro de la cancha es muy bueno. Hay personajes carismáticos desde porristas, entrenadores y gente dormida. Esto le da mucho encanto al juego, también puedes encontrar vasos tirados en la duela y resbalarte con ellos. El árbitro es el clásico gordito que no marca las faltas.

Arch Rivals fue pionero del género deportivo arcade, ese donde no hay reglas. Jugándolo recientemente le hace falta un poco de variedad, tiene pocos equipos y solo ofrece partidos amistosos. Vale la pena probarlo por su jugabilidad, la cual es bastante intuitiva y por el ambiente que hay en el estadio, desde perros que fungen como mascotas de los equipos hasta gente aburrida por el partido.

Aparecieron versiones caseras para Nintendo y para Genesis. Las cuales no fueron tan bien recibidas porque tenían ‘glitches’ que hacían injustos los partidos.

Mortal Kombat (Game Boy) – Retro Bits

Mortal Kombat para Game Boy fue desarrollado por Probe Software quienes hicieron Batman Forever para SNES, Die Hard Trilogy para Playstation, entre otros. Ésta es una versión extremadamente limitada del juego. Mientras los usuarios de Super Nintendo se quejaban que su versión no tenían sangre, a los de Game Boy les fue peor.

El primer punto en contra es la falta de Johnny Cage, es el personaje que tuvieron que cortar por cuestiones de espacio.

Gráficamente se ve muy decente, el problema es el control, es demasiado lento y los comandos no responden tan bien como uno quisiera.  La adaptación de los movimientos al control del Game Boy es un tanto rara. Por ejemplo, la bola de hielo de Sub-Zero normalmente se hace como un ‘hadoken’, aquí se realiza presionando atrás, adelante y el botón de patada. Esto hace que la jugabilidad sea poco intuitiva para los fanáticos de la serie.

En su momento se le perdonaba todo con tal de tener un Mortal Kombat portátil, actualmente solo sirve como anécdota, el juego es tan lento que hasta un movimiento sencillo como brincar y lanzar una patada es frustrante.

Mortal Kombat para Game Boy es un juego engañoso, gráficamente se ve muy bien recreando a los personajes y los escenarios justo como la versión ‘arcade’, el problema es a la hora de controlarlo, todo es lento, no siempre responden los botones que presionas, te das cuenta que la experiencia es muy mala como para desperdiciar tu tiempo en ella.

 

International Superstar Soccer 2000 (N64) – Retro Bits

International Superstar Soccer 2000 es la tercera entrega de la serie para el Nintendo 64. Su lanzamiento fue un poco raro, parece que no le dieron mucha importancia, salió en diciembre del 2000 y para esas fechas el Playstation 2 ya estaba a la venta en Estados Unidos.

Lo primero que se viene a la mente es que la falta de apoyo al juego fue porque no incluía muchas novedades. Básicamente era una actualización de la versión del 98 con más equipos y nuevas plantillas de jugadores falsos, claro todos estaban hechos en base a los reales, pero era lo que hacían cada año.

La mayor novedad consiste en su compatibiliad con el ‘Expansion Pack’, el cual agrega 4 MB adicionales para la memoria RAM de la consola, aquí lo aprovechan con un modo de alta resolución.

El modo de alta resolución ofrece una mejora gráfica considerable. El problema consiste en que cuando eliges esta resolución el juego corre a menos cuadros por segundo, el movimiento de los jugadores se siente menos fluido y puede llegar a marear un poco.

Otra característica novedosa del juego es un modo de carrera, un tanto parecido al de la liga maestra de Winning Eleven, lo extraño es que en mi copia del juego no viene incluido (y sí, es una copia original), hasta en el instructivo de juego menciona esta característica y la he visto en videos en youtube. No sé a qué se deba esto.

El juego tiene narración en español, un poco limitada pero es aceptable. Como siempre hay más estadios. Ahora incluyeron el estadio Azteca, no tiene la licencia, aparece como un estadio mexicano genérico pero de inmediato te das cuenta que hicieron una recreación bastante fiel del Azteca, de hecho creo que es la única aparición que ha tenido en juegos de fútbol de Konami. Finalmente hicieron el favor de ponerle a México el uniforme del calendario azteca, el cual fue muy popular gracias al mundial de Francia 98.

International Superstar Soccer 2000 fue el último juego de la serie que apareció en el continente americano. Es muy sólido y bastante entretenido pero al compararlo con entregas pasadas simplemente no había evolucionado lo suficiente. Konami prefirió darle prioridad a Winning Eleven, su otra serie de fútbol.

 

Metal Gear: Ghost Babel (Game Boy Color) – Retro Bits

Metal Gear: Ghost Babel es un juego impresionante, básicamente recrea la experiencia del juego de Playstation en el Game Boy Color. Te das cuenta que es un juego de tal calidad que ni siquiera escatimaron con la historia, la pura introducción del juego dura unos diez minutos.

La trama consiste en que el Coronel Campbell saca a Snake del retiro siete años después de lo que pasó en Outer Heaven porque ahí mismo un dictador robó un Metal Gear. Tengo entendido que la historia sucede en un futuro alterno, no forma parte del canon oficial.

La manera en que traducen la jugabilidad del Playstation al Game Boy Color es magistral. Puedes pegarte a las paredes, avanzar pecho tierra, utilizar cigarros para ver rayos infrarrojos, etc. Realmente se siente como una experiencia auténtica de Metal Gear y esa es la mayor virtud del juego. Claro, también hay elementos que no encontramos en esta versión como poder cargar a los guardias que has noqueado, aquí los golpeas por la espalda, caen y desaparecen. Pero no es algo que demerite al juego.

La estructura es un poco diferente a los otros juegos de la serie. Aquí están divididos los niveles y al terminar cada uno evalúan tu desempeño. Cada nivel es una especie de laberinto y tienes que conseguir diferentes objetivos como infiltrarte a una base o encontrar a un agente. Cuando los pasas puedes acceder a cada uno de manera separada para mejorar tu tiempo y tu puntuación.

Después de Metal Gear Solid para Playstation, Konami lanzó un disco adicional con misiones virtuales llamado VR Missions, el cual consistía en retos para mejorar la habilidad de los jugadores, enfocándose en el sigilo. En esta edición para Game Boy Color podemos encontrar este tipo de retos en la sección VR. Básicamente te entrena para el modo de historia con misiones enfocadas a que conozcas las diferentes mecánicas del juego.

Metal Gear: Ghost Babel puso a prueba los límites del Game Boy Color. Demostró que con creatividad se puede hacer un gran juego para cualquier consola. También fue un juego único porque en esa época las versiones portátiles de franquicias populares, en su mayoría, eran hechas al aventón y solo arrastraban su prestigio. El director del juego, Shinta Nojiri, después fue el encargado de hacer la serie Metal Gear Acid para el Playstation Portátil.

Micro Machines 64 Turbo (Nintendo 64) – Retro Bits

Es el tercer juego que salió de la serie, el primero salió para el NES. Es un juego de carreras con vista desde arriba, su mayor encanto consiste en que pueden jugar hasta ocho jugadores en la misma consola utilizando solo cuatro controles.

Esto se logra compartiendo el control, uno controla a su vehículo con el stick izquierdo y la otra persona lo hace con los botones “C”, los amarillos. Esto llega a ser incómodo, pero permite que más personas participen simultáneamente.

Si no te agrada eso de compartir el control puedes participar en carreras de cuatro personas. Las carreras son muy caóticas, se desarrollan en lugares comunes para los Micro Machines como el desayunador, un escritorio de trabajo, una mesa de póker, etc.

La jugabilidad es muy sencilla, hay un botón para acelerar, otro para frenar y uno para lanzar ataques que consigues adquiriendo power ups.

La vista desde arriba es lo que vuelve al juego un tanto frustrante, no te permite ver las vueltas que vas a dar o los obstáculos que vas a enfrentar, haciendo que el juego sea más de memoria que de habilidad para esquivar o dar una vuelta de manera correcta.

Lo mejor del juego es el diseño de las pistas y los obstáculos que te encuentras. En el desayunador hay miel derramada que te puede frenar, puedes utilizar un trozo de queso como rampa, en el escritorio de trabajo encuentras una tabla periódica, en la mesa de juegos puedes brincar usando unos naipes. Todo esto genera la sensación que estás compitiendo en pistas salidas de la película “Querida, encogí a los niños”.

MIcro Machines 64 Turbo es un juego difícil y un poco frustrante cuando juegas contra la computadora, no digo que sea despiadada, pero comete pocos errores y fácilmente te deja atrás. El juego se transforma radicalmente cuando lo juegan cuatro personas al mismo tiempo, es un gran juego para probarlo en una reunión, el esquema de control es muy sencillo y todo el caos que se genera en entornos cotidianos entretiene por horas.

Yoshi’s Woolly World – Reseña

Sigue los pasos de juegos como Yoshi’s Island y Yoshi’s Story ofreciendo una alternativa muy tierna para los juegos de plataformas. De hecho, la mejor descripción del juego la leí en la comunidad del Wii U llamada Miiverse donde decían que es un juego tan dulce que necesitas insulina para soportarlo.

En Yoshi’s Island el aspecto visual emulaba a una caricatura, en Yoshi’s Story a un libro infantil pop up, aquí todo está hecho de estambre.

A diferencia de los juegos protagonizados por Mario, Yoshi’s Wooly World no es tan difícil, en realidad los obstáculos son fáciles, el verdadero reto consiste en explorar los niveles y encontrar todos sus secretos.

En cada nivel están regados varios paquetes de estambre y al encontrarlos puedes tejer un Yoshi nuevo, la diversión consiste en coleccionarlos a todos. Adicionalmente, puedes usar amiibos para desbloquear Yoshi’s con el diseño de las figuras.

La jugabilidad es parecida a juegos anteriores, Yoshi se puede mantener poco tiempo flotando en el aire, puede caer de golpe al suelo para romper bloques o descubrir secretos, puede convertir a sus enemigos en huevos (de estambre, claro está) para aventarlos. La novedad consiste en que agregaron algunas secciones donde Yoshi se convierte en motocicleta, sombrilla, etc. Le da variedad al juego, por ejemplo, cuando es una sombrilla tiene que mantenerse flotando en el aire para recolectar premios.

El aspecto visual es mi parte favorita del juego, sí, puede sentirse muy infantil, pero esto no necesariamente es malo. El concepto de que todo esté hecho de estambre está muy bien resuelto. Por ejemplo, hay un jefe al que vences deshaciendo el tejido de su ropa. Estos detalles me recordaron a Yoshi’s Story en donde había un jefe hecho de algodón al que tenías que lamerlo hasta que se deshiciera.

Yoshi’s Wooly World ofrece un juego visualmente hermoso, con un control sólido, con personajes carismáticos y con muchos Yoshis para coleccionar, puedes pasar horas buscando los paquetes de estambre para poder tejerlos. Vale mucho la pena si quieres una alternativa a los juegos de los hermanos Mario, sobre todo si quieres uno donde sea imposible jugarlo sin hacer algún gesto de ternura.

– Alex Luna

Yoshi’s Story (Nintendo 64) – Retro Bits

La intención inicial era que Yoshi’s Story fuera la secuela de Super Mario World 2: Yoshi’s Island. Sólo que aquí se deshicieron de Mario bebé y se concentraron meramente en los dinosaurios.

Baby Bowser es el antagonista, decide robar el árbol de la felicidad de la isla de Yoshi. Quedan seis Yoshis bebés quienes deciden truncar los planes de Baby Bowser y evitar que la tristeza contagie al mundo, deciden ser felices, comer fruta y recuperar su árbol.

Puedes elegir el Yoshi del color que más te agrade, cada que mueres en el juego tu Yoshi es capturado y tienes que utilizar otro.

El estilo visual y la música sobresalen en el juego. La intención es que gráficamente se vea como un libro infantil pop up, realmente logran un aspecto visual único, sobre todo para la época, todo se ve hecho de tela, mezclilla y cartón, aparecen gráficos pre-renderizados como los que utilizaron en Donkey Kong Country pero teniendo un mayor poder de procesamiento con el Nintendo 64.

La música también se siente diseñada para un público infantil, es adorable, aunque me queda la duda, tal vez es demasiado adorable. Pero aun así se convirtió en parte fundamental de Yoshi ya que las voces y el estilo que proponen aquí ha perdurado, sobre todo en juegos como Smash Bros.

El control se siente un tanto impreciso, no está tan pulido como el control de cualquier juego de Mario. Cuesta un rato acostumbrarte. Yoshi cuenta con su clásico salto doble donde agarra aire para permanecer flotando unos segundos, puede comer frutas y enemigos, también puede dar un sentón para romper bloques, descubrir secretos y eliminar obstáculos.

Yoshi’s Story no fue un éxito cuando salió y dudo que se considere un clásico. Claro, es un buen juego y se siente que es un título de calidad.

El problema es que es un juego un tanto extraño. En lugar de avanzar y llegar al final de cada nivel, el objetivo es explorarlos y recolectar fruta, cuando obtienes 30 frutas haces feliz a tu Yoshi y avanzas al siguiente nivel o te enfrentas con un jefe.

Algunos jefes son creativos, por ejemplo, te enfrentas a un algodón de azúcar y para vencerlo Yoshi tiene que lamerlo hasta acabárselo.

Otra crítica del juego es que resulta muy fácil. Puedes acabarlo con tan sólo terminar seis niveles. El juego es presentado como un libro y cuenta con 6 páginas, sólo necesitas completar un nivel de cada una de esas seis páginas para llegar al final. Claro el reto consta en explorar cada una de esas páginas y descubrir todos los secretos. Pero llega a ser un tanto decepcionante que acabarlo no represente un reto.

Tiene un modo de práctica para que te familiarices con el control y un modo a contrarreloj. Lo extraño es que el modo de historia no te permite crear diferentes partidas, si quieres empezar desde el principio tienes que borrar tu avance, o bien, volver a jugar los niveles en el modo Time Trial.

Yoshi’s Story es un éxito en cuanto al aspecto audiovisual, las mecánicas del juego trataron de innovar pero se quedaron en una buena intención. Prueba de que no fueron tan populares es que Nintendo no las ha vuelto a implementar. Vale la pena checar el juego porque le agrega mucho a la personalidad de Yoshi, su comportamiento y el aspecto que aún utilizan para el personaje salió de este juego.