Tag Archives: Nintendo

Super Mario Odyssey (Switch) – Reseña

La trama gira en torno a Bowser secuestrando por enésima vez a la princesa Peach, en esta ocasión planea casarse con ella y para lograrlo va recorriendo cada reino robando elementos necesarios para realizar la boda como el vestido, el pastel, la bebida, etc. Durante el secuestro de la princesa, Mario conoce a Cappy, un sombrero que puede tomar diferentes formas y que también es víctima de Bowser porque se lleva a su hermana, una diadema.

Mario por si mismo solo puede brincar, con la ayuda de Cappy puede atacar a los enemigos aventándolo o usarlo como plataforma para alcanzar lugares más altos. Pero lo mejor de Cappy es que te permite poseer a varios enemigos y personajes, animados o inanimados, que encuentras en tu camino y esto te da nuevas habilidades.

Puedes controlar enemigos clásicos como bullet bills, chomp chomps, goombas. Y usar sus ataques a tu beneficio. También puedes poseer personajes como un tiranosaurio, ranas, peces, etc. Las habilidades son muy variadas y necesarias para poder explorar y llegar al jefe final de cada reino. Por ejemplo, cuando posees un pescado, ya no tienes que preocuparte por respirar bajo el agua, y puedes explorar con mayor facilidad.

En lugar de niveles el juego tiene varios reinos, son más de diez, el objetivo es juntar las suficientes energilunas para reparar tu nave, un sombrero llamado ‘odyssey’ que te ayuda a viajar de reino en reino.

Me recuerda a la exploración de Super Mario 64. A diferencia de juegos como Banjo & Kazooie aquí no te cansas de estar buscando y coleccionando objetos para pasar de nivel. Por lo general encuentras las lunas en tu camino en lo que vences al jefe de cada reino. Nunca vas a sufrir por estar buscando lunas, hay suficientes y el mínimo que necesitas es fácil de conseguir.

Lo que me agradó de buscar lunas es que no es obligatorio y lo que fomentan es que explores bien cada reino, ya que cada rincón puede ocultar energilunas. No todas son tan fáciles de conseguir, hay algunas que te exigen completar ciertos retos para obtenerlas, como recorrer algún laberinto con límite de tiempo, participar en carreras, pasar algún nivel difícil de plataformas, etc. La variedad es amplia y presentan retos con diferentes niveles de dificultad.

Para los que se quejan de que es muy fácil, se nota que no lo terminaron, hay retos que aparecen después de terminar el juego que realmente ponen a prueba tus habilidades y tu paciencia. También los dos últimos reinos antes del final del juego tienen momentos complicados, no imposibles porque siempre tienes la sensación de que puedes lograrlo, pero no es tan fácil como algunas reseñas indican. Hay muchos retos con dificultad elevada que aparecen cuando terminas el juego, solo es cuestión de buscarlos.

Gráficamente el juego me encantó, presenta un mundo tan detallado que no lo quise jugar mucho en modo portátil. Cada reino se siente diferente, la ambientación resulta impecable, desde el desierto de Tostarena hasta el caos urbano de New Donk City, todos tienen la personalidad suficiente como para ser considerados un personaje más del juego. Hay varios detalles que me gustaron como la manera en que interactúa Mario con objetos, si te dejas de mover y estás cerca de una silla Mario se pone cómodo y se sienta en ella o también puede jugar con un perro aventándole a Cappy.

Hay algunas secciones especiales hechas para activar el factor nostalgia donde la jugabilidad pasa a un plano de dos dimensiones y el aspecto de Mario pasa a ser de ocho bits, justo como en el NES, lo que me encantó de estos momentos es que están bien dosificados, nunca llegan a cansar y que incorporan elementos nuevos al mundo de ocho bits, como los diferentes trajes que puede portar Mario y algunos momentos dónde estás de cabeza y el control se invierte.

Aparte de las energilunas, también puedes coleccionar diferentes disfraces para Mario y recuerdos de tu viaje en cada reino, los cuales se van guardando en tu nave, el ‘odyssey’. Los disfraces los puedes comprar juntando las clásicas monedas doradas, en cada reino hay disfraces exclusivos, los cuales puedes obtener juntando unas monedas moradas que solo puedes utilizar en ese reino. Cuando terminas el juego si sigues coleccionando energilunas, estas van desbloqueando nuevas vestimentas para comprar.

Lo único que no me encantó del juego es la modalidad para dos jugadores, realmente es una adición un tanto aburrida, uno controla a Mario y otro controla a Cappy, parece que lo agregaron solo para cumplir y realmente no aporta mucho ya que estás limitado, resulta más complicado jugar así. En lo personal prefiero compartir el control en lugar de utilizar esta modalidad.

Super Mario Odyssey es una gran experiencia, hay muchos momentos donde se nota que Nintendo quiere consentir a sus seguidores, claro, no solo se basa en nostalgia para agradar el jugador, esto está respaldado con una jugabilidad sólida y con muchas actividades por realizar. La historia la puedes acabar relativamente rápido, en unas ocho horas aproximadamente, pero siempre vas a tener motivos para regresar, seguir explorando los reinos y coleccionando disfraces. Este es un título indispensable para tu colección de Switch y si no tienes la consola es una buena excusa para conseguirla.

Advertisements

Double Dragon II: The Revenge (NES) – Retro Bits

Double Dragon fue un juego muy popular para recreativas, cuando llegó la versión para el NES mucha gente se decepcionó porque solo era para un jugador, no podías ir por los callejones repartiendo golpes junto a un amigo.

En 1990 apareció en el continente americano la secuela desarrollada por Technos para Nintendo llamada Double Dragon II: The Revenge, la principal mejora que incluye esta secuela es que aquí sí puedes pelear junto a un amigo.

Esta secuela para NES fue el primer juego de la serie que probé, recuerdo lo adictivo que era batir enemigo tras enemigo para tratar de llegar lo más lejos posible. Este juego, como muchos de la época, me frustraban un poco por la cantidad limitada de vidas y por algunos niveles bastante tramposos, como esos donde hay muchas orillas donde te puedes caer. Claro, el chiste es que te cueste trabajo dominar el juego y conocerlo completamente para que te dure un buen rato.

La trama se enfoca en los hermanos Billy y Jimmy Lee, quienes son conocidos como Doble Dragón, su objetivo es derrotar los sindicatos criminales que aterrorizan la ciudad y vengar el asesinato de Marian, la novia de Billy, y quien fue la damisela en apuros del primero juego.

El control es un tanto atípico con respecto a juegos actuales, con el botón B golpeas hacia la izquierda y con A tu ataque es a la derecha, esto te permite dar una patada trasera si estás volteando para el lado contrario. Para saltar necesitas presionar A y B al mismo tiempo. No es tan tardado acostumbrarse pero siente raro de inicio. Puedes hacer un agarre si golpeas de cerca a tus enemigos, esto sirve para aventarlos y golpear a alguien más o para agarrarlos a rodillazos. Si después de saltar vuelves a presionar A y B haces una patada giratoria.

Un elemento que le da variedad al juego es que puedes tomar las armas que sueltan los enemigos, estas armas van desde cuchillos que puedes aventar hasta látigos y granadas. Hay dos aspectos de las armas que no me encantan, el primero es que en cuanto vences a los rivales en turno, sus cuerpos junto con las armas que soltaron se desvanecen, aunque las hayas agarrado. El segundo aspecto que no me gustó es que a veces las armas que sueltan los rivales pueden ocasionar que te golpeen de manera injusta, me explico, si hay armas regadas en el suelo y quieres defenderte golpeando rápidamente a los enemigos, tu personaje en lugar de atacar, tratará de levantar una de las armas que se encuentra en el suelo, dejándote desprotegido. Esto no pasa tan seguido pero sí es un problema en ciertas zonas cerradas.

Lo bueno de quitarles las armas a los enemigos es que estas suelen ser poderosas y te permiten derrotarlos con menos golpes, sí, hacen que tu ataque sea un poco más lento, pero si tienes el espacio y puedes calcular bien tu ataque, valen mucho la pena.

Jugándolo recientemente, estando a 17 años de su lanzamiento en el NES, valoro que su jugabilidad es muy fluida y me sorprende la gran ambientación que tiene el juego. Cada nivel se siente diferente y cuenta con mecánicas muy variadas.

Por ejemplo, hay un nivel memorable donde peleas dentro de un helicóptero, cuando la puerta se abre durante el vuelo te absorbe el aire, tienes que estar alejado de ella para no salir volando, lo bueno es que es útil para deshacerte de tus enemigos.

Los malhechores de este juego son los clásicos criminales callejeros de películas y juegos ochenteros, punks, gañanes con playeras sin mangas, chicas vestidas como ‘dominatrix’, uno que otro con pinta de ser experto en artes marciales, etc. Me gusta mucho el carisma del primer jefe, un corpulento villano con un casco, que, al ser derrotado se desvanece y solo queda su casco. En la pelea del helicóptero el jefe es un pariente cercano de Abobo, un villano del primer juego, llamado Bolo, son muy parecidos, la única diferencia es que Bolo tiene el pelo largo.

Algo que me desesperó un poco fue que, además de tener vidas limitadas, hay muchas orillas peligrosas en el juego, donde un mal salto o no estar pendiente de tu entorno te puede llevar a perder una vida. Hay veces que estas caídas te matan solo porque no bajaste cuando el juego te lo pedía. En cambio, hay unos momentos que me gustaron como la parte donde tienes que evitar que te tire una banda automática, que va en sentido opuesto de la plataforma a la que quieres llegar. Me gustó porque no es un momento tramposo, sino uno que requiere habilidad y paciencia.

El juego te presenta tres modalidades, para un jugador, para dos jugadores donde no se pueden hacer daño entre ellos y para dos jugadores donde le puedes pegar a tu compañero si te descuidas o si quieres molestarlo.

Hay tres dificultades: práctica, guerrero y maestro supremo. Si eliges práctica el juego es más fácil y termina después del nivel del helicóptero. Como te deja jugar menos de la mitad del juego, esta primera dificultad no es una buena opción, termina estando de adorno.

Double Dragon II: The Revenge es un juego muy divertido, en lo personal, pienso que marca el punto más alto de la serie que después se fue quedando un poco en el olvido. Las animaciones de sus personajes y el excelente diseño de niveles hacen que hasta el día de hoy se siga sintiendo como una experiencia sólida que vale la pena probar. Recientemente este juego ha sido lanzado de manera descargable para la consola virtual de Wii U y también fue parte de la colección de juegos que contiene, el escaso y muy cotizado, NES classic edition. En este año, 2017, sus desarrolladores lanzaron una secuela oficial, con todo y el ‘look’ de las ediciones para Nintendo llamada Double Dragon IV para Playstation 4, PC y Switch.

Waku Waku 7 (Switch) – Reseña

Es un juego desarrollado por Sunsoft para las recreativas de Neo Geo en 1996, sí, es de aquellos que hicieron Batman para NES.

Es un juego de peleas colorido que llamó mucho mi atención porque, en primer lugar, nunca había escuchado de él, ni me lo había topado en ningunas maquinitas y porque su diseño de personajes es muy vistoso, parece salido directamente de un anime.

Apareció también para la consola casera de Neo Geo, después salió para Sega Saturn en Japón y no lo habían vuelto a lanzar, más que para la consola virtual de Wii en Japón, por eso sorprende su lanzamiento en el continente americano y también así explicamos su poca popularidad en occidente.

El siete que viene en el título se refiere a siete esferas que cada personaje quiere recolectar, las cuales convierten tus deseos en realidad y también a los siete personajes disponibles. Creo que es un número bastante limitado y le resta variedad al juego. Lo bueno es que todos son bastante carismáticos, tienen estilos de pelea muy diferentes y cuentan con excelentes animaciones.

El diseño de cada uno es muy “japonés”, hay un personaje que parece ser el primo perdido de Totoro. Hay un rival especial en un nivel de bonificación que es un costal de entrenamiento que pelea, con todo y su cinta en la cabeza para verse como Ryu de Street Fighter. Y este es el principal atractivo del juego, ser una especie de parodia de varios anime y juegos. También podemos poner como ejemplo a Tesse una androide con tintes de Astroboy, mezclado con una apariencia de mucama.

El enemigo final es un monstruo llamado Fernandez, una bola negra con cara y alas de murciélago. Es interesante que para esta pelea tu personaje y Fernandez se vuelve gigantes, la ciudad se ve diminuta. Esto sirve como parodia al género de ‘kaijus’ como Godzilla. Fernandez se llama Fernandeath en Japón, este nombre me parece más llamativo, como que se esforzaron para verse creativos.

Algunos escenarios cambian para el segundo ‘round’ de la pelea, por ejemplo en la mansión donde peleas contra Tesse se prenden luces y se ve mucho más animada para el final de la pelea.

En cuanto a jugabilidad es muy parecida a la de los títulos de pelea de SNK, ya que todo se controla con cuatro botones, cada personaje tiene un ataque especial imparable llamado ‘Harahara’, este es muy útil para recuperarte cuando estás a punto de perder una pelea.

Este lanzamiento para el Switch corre a cargo de Hamster como parte de la serie ACA Neo Geo, tiene todos los extras que han incluido en títulos como King of Fighters 98 o Metal Slug, puedes elegir entre la versión americana y la versión japonesa del juego. También hay modalidades especiales para subir tus mejores puntuaciones en línea y ver qué tan hábil eres comparado con el resto de los usuarios. Puedes cambiar el idioma del juego, su dificultad y probar varios filtros para darle una apariencia más retro.

Waku Waku 7 es un juego de peleas con gráficos muy coloridos, tiene poca variedad de personajes pero son suficientemente carismáticos como para darles una oportunidad, hay un gran sentido del humor y muchas referencias a clásicos de la cultura japonesa como para no pasar desapercibido. No es un juego que tenga tantos personajes como King of Fighters pero el hecho de que no es un juego tan popular y que no era tan fácil conseguirlo anteriormente hace que sea una pieza interesante de historia, y no está de más dedicarle un buen rato.

Arch Rivals (Arcade/Xbox) – Retro Bits

Desarrollado en 1989 es el juego que inspiró a la serie NBA Jam. Es un título de baloncesto pero se distingue por no tener reglas y estar lleno de acción. Lo cual se convirtió en un nuevo género, juegos de deportes sin reglas.

Al no tener la licencia de la NBA los equipos son genéricos aunque sí llevan los colores tradicionales. Por ejemplo el equipo de Chicago tiene un uniforme blanco con rojo.  Hay una buena variedad de jugadores para elegir, son ocho en total, son los mismos sin importar el equipo que elijas,  todos tienen diferentes habilidades, unos son mejores para robar el balón, otros para hacer tiros a larga distancia y otros son más balanceados.

Hay seis equipos los cuales puedes elegir de manera aleatoria, Nueva York, Denver, Chicago, Los Angeles, Natural High y Brawl State. Todos son lo mismo, solo cambian los colores de los ‘jerseys’.

El planteamiento consiste en equipos de dos jugadores. Hay un botón especial para lanzar golpes, el cual se convierte en tu mecanismo de defensa principal. Las clavadas son discretas y hay poca variedad. No son tan vistosas como en NBA Jam. Aunque existe la posibilidad de romper el tablero.

El ambiente que se vive dentro de la cancha es muy bueno. Hay personajes carismáticos desde porristas, entrenadores y gente dormida. Esto le da mucho encanto al juego, también puedes encontrar vasos tirados en la duela y resbalarte con ellos. El árbitro es el clásico gordito que no marca las faltas.

Arch Rivals fue pionero del género deportivo arcade, ese donde no hay reglas. Jugándolo recientemente le hace falta un poco de variedad, tiene pocos equipos y solo ofrece partidos amistosos. Vale la pena probarlo por su jugabilidad, la cual es bastante intuitiva y por el ambiente que hay en el estadio, desde perros que fungen como mascotas de los equipos hasta gente aburrida por el partido.

Aparecieron versiones caseras para Nintendo y para Genesis. Las cuales no fueron tan bien recibidas porque tenían ‘glitches’ que hacían injustos los partidos.

Mortal Kombat (Game Boy) – Retro Bits

Mortal Kombat para Game Boy fue desarrollado por Probe Software quienes hicieron Batman Forever para SNES, Die Hard Trilogy para Playstation, entre otros. Ésta es una versión extremadamente limitada del juego. Mientras los usuarios de Super Nintendo se quejaban que su versión no tenían sangre, a los de Game Boy les fue peor.

El primer punto en contra es la falta de Johnny Cage, es el personaje que tuvieron que cortar por cuestiones de espacio.

Gráficamente se ve muy decente, el problema es el control, es demasiado lento y los comandos no responden tan bien como uno quisiera.  La adaptación de los movimientos al control del Game Boy es un tanto rara. Por ejemplo, la bola de hielo de Sub-Zero normalmente se hace como un ‘hadoken’, aquí se realiza presionando atrás, adelante y el botón de patada. Esto hace que la jugabilidad sea poco intuitiva para los fanáticos de la serie.

En su momento se le perdonaba todo con tal de tener un Mortal Kombat portátil, actualmente solo sirve como anécdota, el juego es tan lento que hasta un movimiento sencillo como brincar y lanzar una patada es frustrante.

Mortal Kombat para Game Boy es un juego engañoso, gráficamente se ve muy bien recreando a los personajes y los escenarios justo como la versión ‘arcade’, el problema es a la hora de controlarlo, todo es lento, no siempre responden los botones que presionas, te das cuenta que la experiencia es muy mala como para desperdiciar tu tiempo en ella.

 

International Superstar Soccer 2000 (N64) – Retro Bits

International Superstar Soccer 2000 es la tercera entrega de la serie para el Nintendo 64. Su lanzamiento fue un poco raro, parece que no le dieron mucha importancia, salió en diciembre del 2000 y para esas fechas el Playstation 2 ya estaba a la venta en Estados Unidos.

Lo primero que se viene a la mente es que la falta de apoyo al juego fue porque no incluía muchas novedades. Básicamente era una actualización de la versión del 98 con más equipos y nuevas plantillas de jugadores falsos, claro todos estaban hechos en base a los reales, pero era lo que hacían cada año.

La mayor novedad consiste en su compatibiliad con el ‘Expansion Pack’, el cual agrega 4 MB adicionales para la memoria RAM de la consola, aquí lo aprovechan con un modo de alta resolución.

El modo de alta resolución ofrece una mejora gráfica considerable. El problema consiste en que cuando eliges esta resolución el juego corre a menos cuadros por segundo, el movimiento de los jugadores se siente menos fluido y puede llegar a marear un poco.

Otra característica novedosa del juego es un modo de carrera, un tanto parecido al de la liga maestra de Winning Eleven, lo extraño es que en mi copia del juego no viene incluido (y sí, es una copia original), hasta en el instructivo de juego menciona esta característica y la he visto en videos en youtube. No sé a qué se deba esto.

El juego tiene narración en español, un poco limitada pero es aceptable. Como siempre hay más estadios. Ahora incluyeron el estadio Azteca, no tiene la licencia, aparece como un estadio mexicano genérico pero de inmediato te das cuenta que hicieron una recreación bastante fiel del Azteca, de hecho creo que es la única aparición que ha tenido en juegos de fútbol de Konami. Finalmente hicieron el favor de ponerle a México el uniforme del calendario azteca, el cual fue muy popular gracias al mundial de Francia 98.

International Superstar Soccer 2000 fue el último juego de la serie que apareció en el continente americano. Es muy sólido y bastante entretenido pero al compararlo con entregas pasadas simplemente no había evolucionado lo suficiente. Konami prefirió darle prioridad a Winning Eleven, su otra serie de fútbol.

 

Metal Gear: Ghost Babel (Game Boy Color) – Retro Bits

Metal Gear: Ghost Babel es un juego impresionante, básicamente recrea la experiencia del juego de Playstation en el Game Boy Color. Te das cuenta que es un juego de tal calidad que ni siquiera escatimaron con la historia, la pura introducción del juego dura unos diez minutos.

La trama consiste en que el Coronel Campbell saca a Snake del retiro siete años después de lo que pasó en Outer Heaven porque ahí mismo un dictador robó un Metal Gear. Tengo entendido que la historia sucede en un futuro alterno, no forma parte del canon oficial.

La manera en que traducen la jugabilidad del Playstation al Game Boy Color es magistral. Puedes pegarte a las paredes, avanzar pecho tierra, utilizar cigarros para ver rayos infrarrojos, etc. Realmente se siente como una experiencia auténtica de Metal Gear y esa es la mayor virtud del juego. Claro, también hay elementos que no encontramos en esta versión como poder cargar a los guardias que has noqueado, aquí los golpeas por la espalda, caen y desaparecen. Pero no es algo que demerite al juego.

La estructura es un poco diferente a los otros juegos de la serie. Aquí están divididos los niveles y al terminar cada uno evalúan tu desempeño. Cada nivel es una especie de laberinto y tienes que conseguir diferentes objetivos como infiltrarte a una base o encontrar a un agente. Cuando los pasas puedes acceder a cada uno de manera separada para mejorar tu tiempo y tu puntuación.

Después de Metal Gear Solid para Playstation, Konami lanzó un disco adicional con misiones virtuales llamado VR Missions, el cual consistía en retos para mejorar la habilidad de los jugadores, enfocándose en el sigilo. En esta edición para Game Boy Color podemos encontrar este tipo de retos en la sección VR. Básicamente te entrena para el modo de historia con misiones enfocadas a que conozcas las diferentes mecánicas del juego.

Metal Gear: Ghost Babel puso a prueba los límites del Game Boy Color. Demostró que con creatividad se puede hacer un gran juego para cualquier consola. También fue un juego único porque en esa época las versiones portátiles de franquicias populares, en su mayoría, eran hechas al aventón y solo arrastraban su prestigio. El director del juego, Shinta Nojiri, después fue el encargado de hacer la serie Metal Gear Acid para el Playstation Portátil.