Tag Archives: Nintendo 64

Wave Race 64 (Nintendo 64) – Retro Bits

Fue de los primeros juegos que salieron para el Nintendo 64. En el lanzamiento de la consola los jugadores se quedaron asombrados con la libertad que daba Super Mario 64 y Pilotwings 64 fue un buen complemento, pero fuera de esos dos títulos no había nada más. Wave Race 64 salió para acabar con ese periodo de “sequía” que sufrió la consola en sus primeros meses.

Es un título de carreras con motos acuáticas que sobresale por la manera en la que recrean el agua. Las olas que hay en cada circuito son únicas y se comportan de manera impredecible. Esto aunado a que tu vehículo reacciona de manera diferente con cada ola haciendo que sea un verdadero reto controlarlo. El motor físico que hicieron para este juego es increíble, fue perfecto para mostrar el poder y la versatilidad de la consola de Nintendo.

Originalmente los vehículos que iban a estar a tu disposición eran lanchas futuristas, antes de su lanzamiento las cambiaron por motos acuáticas. Esto fue para que los vehículos se sintieran más ligeros y fáciles de controlar, también le da más carisma al juego ya que puedes ver a los personajes que las manejan. En muchos artículos previos al lanzamiento de Wave Race 64 se pueden ver los vehículos originales.

Los circuitos son variados y cada uno cuenta con obstáculos muy particulares. El que más me llama la atención es el último ya que ahí cada vuelta que pasa baja la marea haciendo diferente la ruta ideal para lograr tu mejor desempeño. Me encantaría que el juego ofreciera más circuitos así. Lo que puedes ajustar en el menú de opciones es la fuerza de las olas. Eliges entre calmadas, salvajes, al azar o por defecto.  Es muy bueno que puedas personalizar este aspecto porque así los circuitos pueden sentirse totalmente diferentes.

A la hora de controlar tu ‘jet ski’, además de enfrentarte a los cambios en la marea, tienes que esquivar boyas rojas y amarillas, estás indican una ruta ideal en la pista y también sirven como una especie de puntos de control, te muestran por donde las tienes que rebasar, ya sea por izquierda o por derecha, si lo logras aumenta tu velocidad y si no, cuenta como una falta, puedes acumular hasta cinco faltas en una carrera. Mi única queja con este juego es que hay veces en que parece que las boyas salen de la nada, haciendo que esquivarlas se vuelva más complicado.

Hay tres modalidades: campeonato, carrera a contrarreloj, acrobacias y contra otro jugador. Campeonato es el modo estándar donde recorres todos los circuitos y tratas de quedar en las mejores posiciones carrera tras carrera para sumar más puntos y ser el ganador. En acrobacias pasas por aros para obtener más puntos y hay rampas para que puedas realizar diferentes suertes. Esta modalidad es muy útil para que seas mejor en el control de tu ‘jet ski’.

Son cuatro personajes a tu disposición, hay tres chicos y una chica. Hayami es balanceado, Stewart es más ágil, Mariner es un poco más robusto y es el que más sobresale en cuanto a diseño, a la hora de controlarlo si se siente más pesado sobre todo en las vueltas y Jeter es mejor para las acrobacias, su control parece ser más sensible, se siente hasta flojo el manejo de su vehículo.

El juego tiene patrocinio de Kawasaki. Lo curioso fue que todas las referencias a la marca fueron borradas de la versión que apareció para la consola virtual de Wii, pero cuando el juego fue lanzado para la consola virtual del Wii U la publicidad de Kawasaki volvió a estar en su lugar.

A pesar de que la versión de Nintendo 64 es la más recordada de la serie, existió una entrega anterior para el Game Boy llamada Wave Race y contaba con una vista senital, también existió una secuela para el Game Cube llamada Blue Storm.

Wave Race 64 es un título que recuerdo con mucho cariño por lo impredecible que son sus olas, hacen que cada carrera sea un reto. Gran parte de la belleza del juego es que es muy fácil aprender a jugarlo pero la dificultad viene con el comportamiento de la marea. Lo mejor de este juego, además de que es un clásico, es que resulta fácil conseguirlo gracias a la tiendas virtuales del Wii y del Wii U. Es una de esas franquicias de Nintendo que me gustaría que retomaran con una nueva secuela.

¿Lo llegaste a jugar? ¿Cuáles son tus juegos favoritos de Nintendo 64? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

 

 

 

NBA Hangtime (Nintendo 64) – Retro Bits

Es la secuela espiritual de NBA Jam. A finales de los noventa Acclaim se quedó con el nombre de la serie y Midway terminó produciendo las secuelas “no oficiales” como NBA Hangtime y NBA Showtime, las cuales mantenían la esencia de la franquicia. Acclaim por su parte lanzó secuelas oficiales como NBA Jam Extreme y NBA Jam 99, enfocándose a las consolas caseras.

Lo malo del trabajo de Acclaim consistió en que alejaron la serie de sus raíces, por ejemplo, con NBA Jam 99 la gran novedad era el modo simulación donde jugabas un partido de basquetbol normal, con reglas y de cinco contra cinco, perdió todo el encanto que hizo famoso a la serie. Sí se incluía la modalidad “JAM” pero estaba muy diluida, se nota que todo el esfuerzo se concentró en el apartado de simulación.

Pero regresemos con el juego que realmente nos importa, NBA Hangtime de Midway, apareció en 1996 para recreativas y en 1997 salió la versión casera de Nintendo 64. De hecho, fue el primer juego de baloncesto que apareció para el Nintendo 64. También salieron ediciones para Playstation y PC. Este título todavía alcanzó a salir para Sega Genesis y para Super Nintendo, pero estas eran versiones con limitaciones gráficas y no estaban a la par del original para recreativas.

La jugabilidad se mantiene muy parecida a la de NBA Jam, solo cuenta con algunas mejoras. Ya puedes coordinarte con tu compañero para hacer ‘alley-oops’ o para realizar asistencias durante las clavadas. También puedes esquivar a tus contrincantes. La inteligencia artificial de tus rivales, al igual que en NBA Jam es de “liga”, cuando te adelantas mucho en el marcador aumenta la dificultad hasta que te emparejan.

Para los que jugamos mucho NBA Jam en Super Nintendo el apartado gráfico es destacable. Ya puedes reconocer el rostro de cada jugador y las arenas se sienten mucho más animadas. Los ‘jerseys’ no son idénticos a los originales, todos son iguales, lo único que cambian son los colores.

Otra novedad que podemos encontrar en NBA Hangtime es el modo para crear a tu jugador. En realidad es poco lo que puedes personalizar, básicamente elijes una de las cabezas disponibles, muchas son de jugadores o del equipo de programación, mi rostro favorito es el de un ‘alien’ verde. Aparte de la cabeza, puedes ajustar la altura e ir mejorando tus atributos adquiriendo puntos de habilidad, estos puntos los consigues hilando una buena racha de victorias.

A finales de los noventa, Dennis Rodman era un jugador muy popular por lo llamativa que resultaba su personalidad, era normal que lo diferenciabas entre juegos de basquetbol porque siempre salía con el pelo pintada de un color distinto. En NBA Hangtime puedes cambiar el color de su cabello a tu gusto, no afecta en nada a la jugabilidad pero es un buen detalle para los que estábamos atentos a los cambios y a los locuras de Rodman.

Otro detalle curioso es que incluyeron códigos como los de Mortal Kombat 3, donde hacías una combinación de tres números antes de cada partida para intentar descubrir secretos. Al final de cada partido el juego hace una trivia para probar tus conocimientos de la NBA.

NBA Hangtime hizo poco para ser innovador utilizando el concepto de NBA Jam, basquetbol sin reglas, pero para los que siempre habíamos querido una versión a la altura de la de recreativas fue un sueño hecho realidad, a pesar de que el estilo de juego ya no era tan popular. La serie continuó con NBA Showtime, el cual ya utilizaba gráficos poligonales.

¿Ustedes llegaron a jugar NBA Hangtime o ya se habían cansado de estos juegos deportivos sin reglas? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

 

 

World Cup 98 (Nintendo 64) – Retro Bits

Después del desastroso FIFA 64, EA Sports corrigió el rumbo con FIFA 98: Road to the World Cup, desde el inicio era imponente utilizando la canción Song 2 de Blur. Contaba con clubes, selecciones nacionales y con una modalidad de fútbol rápido. Como su título lo indica todo está encaminado en que lleves a tu equipo favorito al mundial.

Meses después, para coincidir con la justa mundialista de Francia 98 lanzaron otro título enfocado solamente en el mundial, sin clubes, pero con uniformes auténticos y con todas las selecciones que consiguieron su boleto, también aparecían algunas selecciones que no llegaron al mundial como Portugal. Esta vez la canción principal fue Tubthumping de Chumbawamba.

World Cup 98 fue el primer juego mundialista que hizo EA Sports, también fue el primero juego basado en una copa del mundo que tuvo gráficos poligonales. El juego del mundial del 94 lo hizo US Gold y era decepcionante que ni siquiera tenían los nombres reales de los jugadores, la jugabilidad tampoco era memorable.

Regresando con World Cup 98, aquí utilizaron la jugabilidad que le funcionó tan bien a EA Sports con FIFA 98 y sólo hicieron algunos ajustes para pulirla, los jugadores se posicionan mejor en el campo y ya puedes modificar la estrategia durante el transcurso del partido.

La jugabilidad es difícil de describir porque da una sensación ‘arcade’, dista de ser una simulación, hay demasiadas chilenas y el balón se pega mucho a los pies de los jugadores, pero tampoco se puede decir que es cien por ciento ‘arcade’ porque hay demasiados comandos y movimientos que pueden alejar a los jugadores casuales. La interpretación que hace EA Sports del fútbol en este juego está llena de acción, los partidos se prestan para golizas pero tiene algunos aspectos de simulación como el fuera de lugar, las faltas y las modificaciones que puedes hacer en la estrategia de tu equipo.

Hay dos movimientos “especiales” que me llaman mucho la atención porque los fueron olvidando con el paso de los años. Uno te permite brincar con el balón para esquivar entradas y barridas, el mismo botón pero a la hora de defender sirve para barrerte con los tachones por delante, rara vez ganas el balón de esta manera y por lo general obtienes mínimo una tarjeta amarilla. Supongo que esto lo quitaron para no promover la violencia en el juego al ser un producto oficial de FIFA. Como en Madden que quitaron los golpes tardíos.

El modo de repetición me agradó bastante, hay una “cámara libre” que te permite acercarte y alejarte a placer, así como ver las jugadas cuadro por cuadro. No existe la opción para guardar las repeticiones. Una cosa que me desagradó del juego es que es de los pocos que te obligan a guardar tus datos en una memoria externa (controller pack) y no se guardan en el cartucho, es raro porque esa suele ser una ventaja de los juegos de Nintendo 64, que puedes guardar tus avances ahí mismo.

En la modalidad del mundial puedes jugar los partidos con el calendario real o también puedes revolver los grupos de manera aleatoria por si te aburres de jugar siempre contra los mismos equipos. Al ganar el mundial se desbloquea el modo clásico donde puedes revivir los mejores momentos de mundiales pasados, con todo y las reglas de cada época, por ejemplo, antes del mundial del 70 no podías realizar cambios.

En la versión de Playstation y de PC cuando juegas los partidos ‘retro’ en el modo clásico se ve en blanco y negro o en tonos sepia dependiendo del año de la final. En el 64 se ven a color, solo el estadio al fondo se ve un poco sepia y todos los partidos, sin importar la época, se juegan con balón de cuero.

En el aspecto gráfico, los jugadores se ven bien pero les faltan detalles, es difícil distinguir uno de otro a simple vista, los peinados y el color de pelo es lo que llega a diferenciarlos. Lo que más me gusta del título es la ambientación, antes de cada partido se toca el himno de cada país y durante los encuentros se ven las gradas con banderas enormes apoyando a cada nación. Como detalle gráfico la lluvia se ve un tanto fea, parece como si la antena estuviera mal conectada y se viera mal la señal con un poco de estática. Además es un efecto meramente visual, no afecta en nada a la jugabilidad. Me encantó una celebración, la cual es muy noventera y muestra poca deportividad, pasa cuando un portero recibe gol y de coraje patea la cámara.

En la versión de Nintendo 64 puedes cambiar el texto y los menús para que salgan en español pero la narración de los partidos se mantiene en inglés, dicha narración corre a cargo de John Motson y Chris Waddle. En las ediciones de PC y de Playstation aparece la opción de escuchar la narración en español con los comentarios de Paco González y Manolo Lama.

World Cup 98 es una gran pieza de recuerdo del mundial que se llevó a cabo en Francia. La canción de Chumbawamba, los uniformes auténticos y las alineaciones donde aparecen, ahora leyendas, como Zidane, Ronaldo y Klinsmann lo convierten en un producto perfecto para la nostalgia del ‘gamer’ futbolero.

¿Ustedes qué opinan de este juego del Mundial de Francia 98? ¿Prefirieron ésta edición o el FIFA 98 que sí incluía clubes? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

Cruis’n USA (Nintendo 64) – Retro Bits

Es un juego de carreras desarrollado por Midway que apareció para recreativas en 1994. Originalmente estaba planeado para ser un juego de lanzamiento del Nintendo 64, esta versión fue desarrollada por Williams y salió unos meses después que la consola, en diciembre de 1996.

Este juego dista mucho de ser un clásico pero tiene cierto encanto. Es como la comida chatarra, sabes que no es buena para ti pero a veces se te antoja, eso pasa con Cruis’n USA, sabes que hay mejores opciones pero a veces se te antoja un juego sencillo sin complicaciones.

La premisa consiste en recorrer los Estados Unidos de San Francisco hasta Washington por carretera.

Las pistas no son circuitos en tercera dimensión, son como las de los juegos ochenteros donde simplemente avanzas, te va apareciendo el camino y esquivas obstáculos moviendo el carro a izquierda o derecha.

Los vehículos son poligonales y algunos elementos de la pista también lo son. No tienen licencia de automóviles reales pero hay uno inspirado en Ferrari, otro en un Dodge y así sucesivamente. Hay unos secretos como un camión de escuela y una patrulla. Todos son carros genéricos pero se ven muy bien. La verdad es que no hay tanta diferencia entre controlar uno y otro. Cada que terminas el modo de atravesar los Estados Unidos adquieres el mismo auto pero de diferente color, la ventaja es que estos autos son más rápidos que el modelo original.

Hay tres opciones para la cámara del juego. Una que se ve en primera persona, otra que se ve detrás del vehículo y otra también detrás del vehículo pero un poco más alejada. En lo personal la mejor cámara es la que se encuentra más alejada porque te da mayor tiempo para reaccionar ante el tráfico que viene en sentido contrario y demás obstáculos.

Hay un problema, muy común en juegos de esta generación, que es el ‘pop up’, muchas veces conforme avanzas el camino no se ve hasta que te acercas demasiado, da la sensación de que aparece de repente.

Puedes elegir entre varias canciones durante la carrera, es música genérica, sobresalen las pistas de ‘surf’, también hay música pop y ‘house’. No es tan buena la banda sonora pero al menos es pegajosa.

Me parece muy atractivo que cuando pones tus iniciales para guardar tus mejores tiempos lo haces en una máquina para hacer placas.

En la versión de Nintendo 64 censuraron algunas cosas de la versión arcade: La chica que te da tu trofeo al terminar cada carrera sale en playera y no en traje de baño, también quitaron los animales que podías atropellar en la carretera.

Cruis’n USA es un juego carismático y que es bueno para perder el rato de vez en cuando. No necesita que le dediques mucho tiempo para dominarlo. Es fácil de aprender a jugar, literalmente solo aceleras y esquivas a tus rivales o al tráfico. Después aparecieron dos secuelas Cruis’n World y Cruis’n Exotica, ambas para recreativas y para Nintendo 64. En el 2007 apareció otra secuela para Wii titulada simplemente Cruis’n la cual era una versión del juego de maquinitas de The Fast and the Furious pero ya sin la licencia de la película.

 

Rampage World Tour (arcade) – Retro Bits

Rampage World Tour apareció para recreativas en 1997, fue desarrollado por Brian Colin y Jeff Nauman, los creadores del Rampage original.

El concepto sigue siendo el mismo, eres un monstruo que no descansará hasta destruir todas las ciudades. Cada nivel es completado cuando logras derrumbar todos los edificios.

La milicia suele ser tu principal enemigo, atacándote con tanques, aviones, dinamita y un gran arsenal a su disposición.

La mayor novedad de esta secuela es que ahora pueden jugar tres personas al mismo tiempo, el gorila y el lagarto gigantes ahora son acompañados por una enorme rata llamada Ralph.

También hay un comando para patear edificios el cual agiliza mucho su destrucción.

Los niveles son más largos, hay una mayor variedad de edificios, algunos los puedes usar como resorte y brincar sobre ellos hasta derribarlos.

Para ser sincero el juego es igual de repetitivo que el original, lo que le ayuda mucho es la variedad de escenarios y que la acción es frenética.

Rampage World Tour no es un clásico como tal, es una buena secuela que actualizaba algunos aspectos del original, ofreciendo un juego más dinámico. Cuando salió tuve la oportunidad de probar la versión de Nintendo 64 y era bastante fiel a la de arcade.

Una tercera parte de la serie llamada Rampage Total Destruction apareció para Game Cube, Playstation 2 y Wii.

International Superstar Soccer 2000 (N64) – Retro Bits

International Superstar Soccer 2000 es la tercera entrega de la serie para el Nintendo 64. Su lanzamiento fue un poco raro, parece que no le dieron mucha importancia, salió en diciembre del 2000 y para esas fechas el Playstation 2 ya estaba a la venta en Estados Unidos.

Lo primero que se viene a la mente es que la falta de apoyo al juego fue porque no incluía muchas novedades. Básicamente era una actualización de la versión del 98 con más equipos y nuevas plantillas de jugadores falsos, claro todos estaban hechos en base a los reales, pero era lo que hacían cada año.

La mayor novedad consiste en su compatibiliad con el ‘Expansion Pack’, el cual agrega 4 MB adicionales para la memoria RAM de la consola, aquí lo aprovechan con un modo de alta resolución.

El modo de alta resolución ofrece una mejora gráfica considerable. El problema consiste en que cuando eliges esta resolución el juego corre a menos cuadros por segundo, el movimiento de los jugadores se siente menos fluido y puede llegar a marear un poco.

Otra característica novedosa del juego es un modo de carrera, un tanto parecido al de la liga maestra de Winning Eleven, lo extraño es que en mi copia del juego no viene incluido (y sí, es una copia original), hasta en el instructivo de juego menciona esta característica y la he visto en videos en youtube. No sé a qué se deba esto.

El juego tiene narración en español, un poco limitada pero es aceptable. Como siempre hay más estadios. Ahora incluyeron el estadio Azteca, no tiene la licencia, aparece como un estadio mexicano genérico pero de inmediato te das cuenta que hicieron una recreación bastante fiel del Azteca, de hecho creo que es la única aparición que ha tenido en juegos de fútbol de Konami. Finalmente hicieron el favor de ponerle a México el uniforme del calendario azteca, el cual fue muy popular gracias al mundial de Francia 98.

International Superstar Soccer 2000 fue el último juego de la serie que apareció en el continente americano. Es muy sólido y bastante entretenido pero al compararlo con entregas pasadas simplemente no había evolucionado lo suficiente. Konami prefirió darle prioridad a Winning Eleven, su otra serie de fútbol.

 

Micro Machines 64 Turbo (Nintendo 64) – Retro Bits

Es el tercer juego que salió de la serie, el primero salió para el NES. Es un juego de carreras con vista desde arriba, su mayor encanto consiste en que pueden jugar hasta ocho jugadores en la misma consola utilizando solo cuatro controles.

Esto se logra compartiendo el control, uno controla a su vehículo con el stick izquierdo y la otra persona lo hace con los botones “C”, los amarillos. Esto llega a ser incómodo, pero permite que más personas participen simultáneamente.

Si no te agrada eso de compartir el control puedes participar en carreras de cuatro personas. Las carreras son muy caóticas, se desarrollan en lugares comunes para los Micro Machines como el desayunador, un escritorio de trabajo, una mesa de póker, etc.

La jugabilidad es muy sencilla, hay un botón para acelerar, otro para frenar y uno para lanzar ataques que consigues adquiriendo power ups.

La vista desde arriba es lo que vuelve al juego un tanto frustrante, no te permite ver las vueltas que vas a dar o los obstáculos que vas a enfrentar, haciendo que el juego sea más de memoria que de habilidad para esquivar o dar una vuelta de manera correcta.

Lo mejor del juego es el diseño de las pistas y los obstáculos que te encuentras. En el desayunador hay miel derramada que te puede frenar, puedes utilizar un trozo de queso como rampa, en el escritorio de trabajo encuentras una tabla periódica, en la mesa de juegos puedes brincar usando unos naipes. Todo esto genera la sensación que estás compitiendo en pistas salidas de la película “Querida, encogí a los niños”.

MIcro Machines 64 Turbo es un juego difícil y un poco frustrante cuando juegas contra la computadora, no digo que sea despiadada, pero comete pocos errores y fácilmente te deja atrás. El juego se transforma radicalmente cuando lo juegan cuatro personas al mismo tiempo, es un gran juego para probarlo en una reunión, el esquema de control es muy sencillo y todo el caos que se genera en entornos cotidianos entretiene por horas.

South Park (N64) – Retro Bits

South Park fue un éxito instantáneo y de inmediato Acclaim se apuntó para desarrollar varios juegos basados en las aventuras de Cartman, Stan, Kyle y Kenny.

El mayor acierto del juego consistió en que participarán los creadores de la serie, Matt Stone y Trey Parker, así que la historia, las voces y el sentido del humor que ofrece son muy del estilo de las primeras temporadas, con todo y un montón de groserías que vienen censuradas con el clásico “bleep”.

Otro punto a favor es que el sistema de juego es el mismo que habían desarrollado para Turok, el cual es muy sólido, resuelve muy bien la falta de un stick derecho en el Nintendo 64, puedes jugarlo en la actualidad y no se siente raro o incómodo.

La variedad de armas es muy divertida, hay un rifle de precisión que es una gallina que avienta huevos, un lanza vacas, muñecas flatulentas de Terrance and Phillip, bolas de nieve (hay una variante de un sospechoso color amarillo), pelotas para jugar quemados, etc.

Lo que no es divertido son los enemigos, tarda mucho en cambiar el modelo de enemigo que te ataca, si juegas los primeros niveles solo te atacaran pavos. Terminas harto del ruido y del tipo de enemigo, después de jugar unos veinte minutos los primeros niveles quedé hasta el gorro de los malditos guajolotes, me costó trabajo animarme a retomar el juego.

Otra cosa imperdonable es el diseño de los niveles, son innecesariamente largos, no ofrecen mucha variedad, solo vas caminando entre la niebla en un bosque nevado, entre esto y lo aburrido de los enemigos el juego se vuelve casi insoportable.

Tiene multijugador para cuatro jugadores con pantalla dividida, gracias a la variedad de personajes, aunque todos se controlen igual, y a la variedad de armas que hay, se vuelve vistoso este modo, no es un clásico como Goldeneye pero es bastante cumplidor.

South Park se salva de ser un juego espantoso gracias a su sentido del humor, al sistema de juego basado en Turok y a su multijugador, es difícil recomendarlo porque rápidamente se vuelve muy tedioso.  Si en realidad quieres un buen juego de South Park busca el que salió para Playstation 3 y Xbox 360, The Stick of Truth.

Star Wars: Rogue Squadron (N64) – Retro Bits

Tras el éxito de Shadows of the Empire en LucasArts se dieron cuenta que lo mejor del juego eran los niveles donde controlabas naves. Como en la escena principal donde usabas una snowspeeder en la batalla de Hoth y derribas vehículos AT-AT justo como en Empire Strikes Back.

Decidieron desarrollar un juego sólo con ese concepto y así nació Star Wars Rogue Squadron. Tomas el control de Luke Skywalker y de otros pilotos de la alianza rebelde como Wedge Antilles. La mayor parte del juego es un puente entre el Episodio IV y el V. Por un lado está muy bien que tomen eventos que no se ven en las películas porque les permite hacer un juego a su antojo, por otro lado hay planetas que nunca se habían visto y algunos se sienten genéricos.

Lo mejor de Rogue Squadron es su control, es muy fácil de dominar, en cuanto empiezas a jugar ya estás derribando TIE Fighters sin problema. Básicamente tienes un botón para acelerar, uno para frenar, un disparo principal y uno alterno, que normalmente se usa para lanzar misiles.

Los niveles son abiertos y contienen diferentes misiones conforme avanzas en ellos. Puedes empezar escoltando a algún aliado, después defender una base y derrotar a todos los enemigos que se presenten. El combate es muy gratificante, el primer momento en el que haces que caiga una AT-AT te das cuenta de lo auténtico que es el juego y que los desarrolladores se esforzaron por llenarlo de los momentos en los que siempre habías querido participar.

En cuanto a presentación el juego es impecable, claro en un juego de Star Wars la música ya es garantía pero el aspecto visual sobresale, cada nave está diseñada con mucho detalle, lugares como Mos Eisley los puedes reconocer de inmediato. Lo único malo es esa niebla tan particular que tienen muchos juegos de Nintendo 64 y que te impide ver a lo lejos.

Antes del contenido descargable, los juegos solían tener trucos o códigos para desbloquear contenido extra, en Rogue Squadron hacen buen uso de estos códigos. Con ellos puedes desbloquear el Halcón Milenario, obtener vidas infinitas, elegir el nivel en el quieres jugar, probar una nave del Episodio I y mucho más.

Star Wars Rogue Squadron fue importante porque se enfocó en las fortalezas de Shadows of the Empire, demostró que se podía desarrollar un buen juego de combate espacial accesible para cualquier fanático porque es fácil de dominar su control. Antes se habían hecho juegos para PC como X-Wing vs. TIE Fighter y son muy buenos pero caen en el terreno de la simulación y tienes que dedicarle un buen rato para aprender a jugarlos.

Existen dos secuelas que fueron lanzadas para el Nintendo GameCube, llamadas Rogue Leader, el cual fue un título de lanzamiento para la consola, y Rebel Strike, el cual tenía como principal novedad que ya podías bajar de las naves para pelear o para cambiar de vehículo.

Yoshi’s Story (Nintendo 64) – Retro Bits

La intención inicial era que Yoshi’s Story fuera la secuela de Super Mario World 2: Yoshi’s Island. Sólo que aquí se deshicieron de Mario bebé y se concentraron meramente en los dinosaurios.

Baby Bowser es el antagonista, decide robar el árbol de la felicidad de la isla de Yoshi. Quedan seis Yoshis bebés quienes deciden truncar los planes de Baby Bowser y evitar que la tristeza contagie al mundo, deciden ser felices, comer fruta y recuperar su árbol.

Puedes elegir el Yoshi del color que más te agrade, cada que mueres en el juego tu Yoshi es capturado y tienes que utilizar otro.

El estilo visual y la música sobresalen en el juego. La intención es que gráficamente se vea como un libro infantil pop up, realmente logran un aspecto visual único, sobre todo para la época, todo se ve hecho de tela, mezclilla y cartón, aparecen gráficos pre-renderizados como los que utilizaron en Donkey Kong Country pero teniendo un mayor poder de procesamiento con el Nintendo 64.

La música también se siente diseñada para un público infantil, es adorable, aunque me queda la duda, tal vez es demasiado adorable. Pero aun así se convirtió en parte fundamental de Yoshi ya que las voces y el estilo que proponen aquí ha perdurado, sobre todo en juegos como Smash Bros.

El control se siente un tanto impreciso, no está tan pulido como el control de cualquier juego de Mario. Cuesta un rato acostumbrarte. Yoshi cuenta con su clásico salto doble donde agarra aire para permanecer flotando unos segundos, puede comer frutas y enemigos, también puede dar un sentón para romper bloques, descubrir secretos y eliminar obstáculos.

Yoshi’s Story no fue un éxito cuando salió y dudo que se considere un clásico. Claro, es un buen juego y se siente que es un título de calidad.

El problema es que es un juego un tanto extraño. En lugar de avanzar y llegar al final de cada nivel, el objetivo es explorarlos y recolectar fruta, cuando obtienes 30 frutas haces feliz a tu Yoshi y avanzas al siguiente nivel o te enfrentas con un jefe.

Algunos jefes son creativos, por ejemplo, te enfrentas a un algodón de azúcar y para vencerlo Yoshi tiene que lamerlo hasta acabárselo.

Otra crítica del juego es que resulta muy fácil. Puedes acabarlo con tan sólo terminar seis niveles. El juego es presentado como un libro y cuenta con 6 páginas, sólo necesitas completar un nivel de cada una de esas seis páginas para llegar al final. Claro el reto consta en explorar cada una de esas páginas y descubrir todos los secretos. Pero llega a ser un tanto decepcionante que acabarlo no represente un reto.

Tiene un modo de práctica para que te familiarices con el control y un modo a contrarreloj. Lo extraño es que el modo de historia no te permite crear diferentes partidas, si quieres empezar desde el principio tienes que borrar tu avance, o bien, volver a jugar los niveles en el modo Time Trial.

Yoshi’s Story es un éxito en cuanto al aspecto audiovisual, las mecánicas del juego trataron de innovar pero se quedaron en una buena intención. Prueba de que no fueron tan populares es que Nintendo no las ha vuelto a implementar. Vale la pena checar el juego porque le agrega mucho a la personalidad de Yoshi, su comportamiento y el aspecto que aún utilizan para el personaje salió de este juego.