Tag Archives: Fighting

Final Fight Revenge (Saturn) – Retro Bits

Final Fight Revenge fue lanzado en 1999 para maquinitas y en el año 2000 para el Saturn, este juego fue el último que publicó Capcom para la consola de Sega en Japón. Hay que tener en cuenta que para el 2000 ya llevaba casi un año en el mercado la última consola casera de Sega, el Dreamcast, así que este lanzamiento fue muy tarde en la vida del Saturn.

A pesar de ser un juego de la serie Final Fight, este no es un juego de acción donde recorres las calles golpeando pandilleros, este es un juego poligonal de peleas, como sus contemporáneos Rival Schools o Street Fighter EX. En los noventa todo servía como excusa para un juego de peleas, vaya, hasta Sonic tuvo uno, en el caso de Final Fight tiene sentido porque siempre ha sido una serie situada en el mismo universo que Street Fighter.

De los héroes solo salen Cody, Guy y Haggar, no sale nadie de Final Fight 2 o 3. Hay varios jefes del primer juego que puedes elegir, como Eddie y Sodom, y villanos que eran carne de cañón como Poison, Andore y Gado. De hecho, esto fue de lo que más me gustó de este título, que personajes que no tenían tantos reflectores como Poison, se vuelven importantes, se les inyecta mucha personalidad con sus movimientos especiales y con el final de cada uno, donde descubres sus motivaciones.

El esquema de control se basa en cuatro botones, patada débil y fuerte, golpe débil y fuerte, más un botón especial. Este comando especial sirve para dar pasos a un costado y para levantar objetos del suelo. Los objetos que puedes levantar del suelo son  alimentos o armas, algo parecido a lo que hacías en el Final Fight original, la comida te recupera energía y las armas te permiten realizar ataques que provocan más daño. Entre las armas encuentras las clásicas espadas, los tubos, hasta pistolas y lanza misiles. Con el botón de golpe fuerte usas estas armas, puedes guardar varias al mismo tiempo y seleccionar la que más te guste a voluntad.

El aspecto de las armas es lo que diferencia a este título de otros juegos de pelea poligonales de Capcom. Las armas sí son poderosas, pero para contrarrestar esto, son fáciles de quitar. Sodom, inicia la pelea con dos armas equipadas, sus clásicas katanas, pero si logras conectarle golpes hasta derribarlo, se las puedes quitar y dejarlo un tanto indefenso, algo que ya podías hacer en el Final Fight original.

Otro aspecto novedoso que le agregaron a la jugabilidad es que puedes realizar poderes especiales, están los clásicos donde un personaje realiza un combo de varios golpes y, algunos personajes, tienen poderes diferentes, cuando activas el de Guy, te deja aventar varias estrellas ninja y tu rival debe huir de ellas. Rolento te dispara desde un helicóptero y Eddie te persigue en una patrulla de policía intentando atropellarte. En estos momentos la cámara se coloca casi de manera cenital para darte una mayor área de acción para huir o para acechar a tu presa.

También puedes realizar agarres en el aire con algunos personajes como Haggar y Poison, esto tiene sentido, con Haggar por ejemplo, ya que es un luchador y este tipo de agarres y llaves son comunes en su estilo de pelea. En general, el sistema de combate es muy amigable, si estás familiarizado con los movimientos de Street Fighter aquí te sentirás como en casa, solo es cuestión de que te acostumbres a usar las armas, pero esto suele ser rápido. La dificultad que está configurada de inicio presenta un buen reto y te deja acabar el juego sin mayores complicaciones. Con ella puedes experimentar el uso de diferentes personajes para conocer sus estilos de pelea.

Me gusta como todo el juego es un gran homenaje al primer Final Fight, desde la comida que puedes levantar del suelo, algunas armas, los jefes, los tres protagonistas clásicos, hasta el villano final es el mismo que en el juego original. Te enfrentas a Belger, solo que, como lo habías matado en ese juego, aquí es una especie de zombi, sale directo de su tumba para enfrentarte. Durante el combate puede perder partes de su cuerpo como los brazos y después los puede recuperar. Este enfrentamiento es la muestra perfecta de que el juego no se está tomando demasiado en serio a sí mismo y que está hecho para que pases un buen rato.

Otra muestra de buen humor son los créditos del juego, donde aparece Belger, el jefe final, todavía en estado zombi, bailando como los no muertos del video Thriller.

Dentro de todo el cariño que este juego otorga a los fanáticos, me parece interesante como unen los eventos de este juego con otros de la serie. Por ejemplo, cuando terminas el juego con Poison, en su final cuentan cómo piensa incriminar a Cody para que lo metan a la cárcel, por eso en Street Fighter Alpha 3 sale con su famoso atuendo de prisionero. En el mismo final de Poison, también se muestra que ella está enamorada de Cody pero que no es correspondida. Como lo comenté anteriormente, esto me agradó mucho del juego, que le agregan más historia a los personajes que no son los protagonistas y que así pueden pasar de ser simples pandilleros a tener motivaciones reales.

A pesar de que el juego es exclusivo para Japón, si tienes configurado tu Saturn en inglés, todo el texto y los menús aparecen en este idioma, así que no vas a tener tantos problemas para entenderle.

El único “pero” que le encuentro al juego es que no hay modos extras, solo encuentras la modalidad ‘arcade’ y la modalidad versus para jugar contra otro amigo. La motivación para seguir jugándolo es aprender a jugar con todos los personajes y ver el final que cada uno tiene en este juego para conocerlos más a fondo. Esta falta de variedad es algo común en los juegos de pelea de la época, así que es difícil tomarlo como algo tan negativo.

Final Fight Revenge es un buen juego, es una lástima que Capcom lo tenga tan olvidado porque a pesar de cambiar el género por el cual es conocida esta serie, tiene muchos elementos para consentir a los fanáticos así como un sistema de combate sólido que se presta para unas buenas retas. Este juego no ha tenido re lanzamientos, me encantaría que hicieran una remasterización en HD para que más gente lo pruebe. No es el mejor juego de peleas del mundo pero sí es una pieza muy interesante para los fanáticos de Final Fight.

¿Ustedes llegaron a jugar este título de peleas? ¿Cuál es tu juego favorito de la serie Final Fight? Comenten y recuerden este juego con nosotros.

Advertisements

X-Men vs. Street Fighter (Saturn) – Retro Bits

 

En esta ocasión vamos a recordar X-Men vs. Street Fighter, un juego de peleas que lanzó Capcom para recreativas en 1996 y su versión casera para el Saturn apareció en 1997 como exclusiva para el mercado japonés.

Este juego marca la tercera colaboración en juegos de peleas entre Capcom y Marvel. Es precedido por X-Men: Children of the Atom y por Marvel Super Heroes. En X-Men vs. Street Fighter, para cambiar la dinámica juntan a los X-Men con el elenco de Street Fighter y agregan relevos durante las peleas, puedes formar tu equipo con los dos personajes que desees. A diferencia de juegos como King of Fighters, donde tenían que vencer a tu personaje para que entrara un relevo en X-Men vs. Street Fighter tu compañero puede entrar en cualquier momento.

Se mantienen los personajes enormes de los juegos anteriores y el juego aéreo, así que puedes ejecutar combos haciendo malabares con tus enemigos. Además de los relevos, puedes llenar una barra de poder para hacer movimientos especiales con un personaje o hacer movimientos especiales con tus dos personajes al mismo tiempo. Esto da como resultado poderes que llenan la pantalla y que son muy vistosos.

Puedo decir, con toda confianza, que este es un juego rápido y Capcom dejó fuera cualquier aspecto que pudiese ser considerado como sutil. Si haces un poder, este se ve imponente, si brincas, casi puedes volar, flotas un buen rato en el aire, si te enfrentas a personajes como Juggernaut, dan la sensación de que es una pelea de superhéroes. Es un juego frenético con excelentes animaciones.

Los modelos de los personajes de Street Fighter que aparecen en este juego son los de la serie Alpha y para variar, Akuma es un personaje secreto. Para encontrarlo en la versión de Saturn solo te vas hasta arriba en la pantalla de selección de personaje y aparece. Como los poderes especiales de los X-Men son muy atascados, Capcom trató de emparejar esta situación dándoles movimientos más poderosos a sus personajes, por ejemplo el Hadouken especial de Ryu llena casi toda la pantalla.

Hay algunos escenarios que tienen diferentes niveles, como el de la calle, ahí puedes romper el suelo y continuar la pelea en las coladeras. Muchos escenarios son comunes en caricaturas noventeras como estudios de televisión, callejones, etc. El escenario del centro comercial me recordó un episodio de la caricatura de los X-Men cuando Jubilo es perseguida por unos centinelas.

Me parecieron interesantes las parejas que formó Capcom para este juego, cuando escoges a tus personajes puedes formar las parejas que quieras para competir, pero cuando peleas contra la computadora siempre hay parejas ya establecidas. Ryu y Cyclops, Bison y Magneto, Juggernaut y Zangief, siento que trataron de juntar a los equivalente de cada serie y esto, curiosamente, da como resultado equipos bastante congruentes.

A diferencia de otros juegos Street Fighter o de Marvel, aquí el jefe final no es Bison ni Magneto, es Apocalypse, cuando vas a enfrentarlo pasa de tener un tamaño normal a ocupar casi toda la pantalla con su cabeza y sus brazos. Esta variante hace que la pelea contra él se sienta épica. Una vez que acabas con Apocalypse, no termina el juego, debes vencer a tu compañero, así que la pelea final se vuelve un poco más personal, por así decirlo, es una situación parecida a la de juegos como Double Dragon donde al final tienes que pelear contra tu amigo.

La versión para el Saturn de Sega es la mejor para consolas caseras, la de Playstation salió después y dejó mucho que desear porque la consola no cuenta con la memoria RAM suficiente para hacerle justicia, esto significa que no puedes hacer relevos a media pelea, quitándole al juego su característica más importante. La única manera en que puedes cambiar de personaje durante la pelea en la versión de Playstation es utilizando un truco, con la limitante de que los dos equipos tienen que ser iguales, si eliges a Ryu y Ken, tu rivales obligatoriamente tienen que ser Ken y Ryu.

Regresando a la versión de Saturn, esta solo fue lanzada en Japón e incluía un cartucho de 4 MB para que la consola tuviera la memoria RAM suficiente para correrlo. Capcom no quiso sacar esta versión de Saturn para el mercado norteamericano ya que la consola no tuvo mucho éxito y era un riesgo sacar un juego que además lo tenías que vender con un cartucho extra incrementando su costo.

Después de X-Men vs. Street Fighter, la serie versus de Capcom continuó con Marvel vs. Street Fighter y después se transformó en Marvel vs. Capcom, este último si tuvo una buena versión casera que llegó al continente americano como título de lanzamiento para el Dreamcast.

En lo personal me parece como una oportunidad desperdiciada el hecho que nunca ha salido una versión casera decente de X-Men vs. Street Fighter para el mercado americano, sobre todo si tenemos en cuenta que los juegos de Marvel vs. Capcom han tenido diferentes lanzamientos físicos y digitales.

Básicamente  puedo decir que X-Men vs. Street Fighter es la razón principal por la que años después conseguí un Saturn, ya que se había convertido en una especie de objeto del deseo para mí, por lo mismo que comentaba de que no ha tenido otros lanzamientos. Volviéndolo a jugar recientemente e invirtiéndole todo el tiempo que quise, puedo decir que es un título que ha envejecido muy bien. El sistema de combate es sólido, las animaciones son muy llamativas, vaya, si hacemos a un lado el factor nostalgia, sigue siendo un juegazo. Es tan disfrutable ahora como lo fue hace más de veinte años.

¿Ustedes llegaron a jugarlo? ¿Cuál es tu favorito de los ‘crossovers’ que ha hecho Capcom con Marvel? Comenten y recuerde este juego con nosotros.

Street Fighter 30th Anniversary Collection (Switch) – Reseña

Esta colección incluye las versiones para recreativas de todos las ediciones de Street Fighter, Street Fighter II, III y la serie Alpha. Son doce juegos en total. Hay que tomar en cuenta que, al ser las versiones para maquinitas, son un poco diferentes a las versiones para consolas caseras. Lo más notable es que su dificultad es más elevada, vaya, eran juegos hechos para que gastaras monedas. Pero en varios juegos, he notado, que conforme vuelves a intentar, la dificultad baja un poco para dejarte avanzar.

El único juego que se vuelve solo para expertos es Super Street Fighter II Turbo, esto no es exclusivo de esta compilación, siempre que han lanzado la versión de recreativas de este juego, su dificultad es muy elevada, al grado de que hasta vencer al primer contrincante resulta complicado. Estaba leyendo en foros, y al parecer, esto se debe a que la versión americana de este juego tiene un error de programación, que, aunque bajes la dificultad del juego en la configuración, el juego siempre va a estar en lo más difícil.

Todos los demás juegos de esta colección son relativamente fáciles de terminar, puedes ajustar su dificultad y también puedes salvar tu partida en el momento que desees, así que si ya pudiste ganar un ’round’ puedes salvar y continuar desde ahí las veces que quieras.

Lo único malo de esta colección, es que, al enfocarse en las versiones para recreativas de los juegos, se pierden ciertas adiciones de las ediciones caseras. Cito el caso concreto de Street Fighter Alpha 3, el cual en sus ediciones para Dreamcast y PSP tienen más personajes y varias modalidades, como World Tour donde peleas para ganar experiencia, todo esto le da mucha re jugabilidad a estas versiones del juego y, en esta colección todo esto se encuentra ausente.

Antes de elegir cada título de esta colección puedes configurar, su dificultad, su velocidad y el daño que le hace cada golpe, estas opciones varían de juego en juego. También puedes leer un poco sobre la historia de cada lanzamiento, trivia y algunos trucos, por ejemplo, en algunos títulos puedes desbloquear modalidades de torneo, vestimentas especiales o personajes secretos. Cuando pausas el juego puedes obtener la lista de movimientos para tu personaje y ajustar la pantalla, si quieres estirar la imagen o que guarde su proporción original. También te deja usar filtros para que se vea como un monitor viejo, algo que es muy común en las compilaciones de juegos retro.

Me agradó que cada juego cuenta con un marco diferente para recrear la experiencia de estar jugando en el gabinete original, es un detalle relativamente sencillo pero que le da mucha personalidad a esta colección y ayuda a elevar el factor nostalgia.

Lo mejor de esta colección es la sección de museo, es un recuento año por año con imágenes y texto de todo lo relacionado con la franquicia Street Fighter, desde bocetos, arte promocional, mercancía, versiones previas, etc. También hay apartados para los personajes y para la música del juego, puedes ver las animaciones de cada personaje por movimientos y ver cómo han evolucionado en cada entrega de la serie donde aparecen. En la sección musical puedes escuchar por separado cada canción y efectos de sonido del ‘soundtrack’ de todos los juegos incluidos.

Me gustaría que hubieran incluido los documentales en video sobre la historia de Street Fighter que subieron a YouTube, pero aún así hay una gran cantidad de material interesante. Como la publicidad del primer Final Fight, donde todavía se llamaba Street Fighter 89, la única imagen que existe del Street Fighter cancelado para NES, arte que cuenta más sobre la vida cotidiana de los personajes (Blanka en el súper mercado, por ejemplo) o la aparición especial de Chun Li en Final Fight 2.

El arte se muestra en una buena resolución, en algunos casos hasta se alcanzan a ver los trazos del artista. Incluyen arte de la película animada de Street Fighter que salió en 1994. En texto mencionan la película protagonizada por Jean Claude Van Damme y el juego basado en esa cinta pero no hay material exclusivo al respecto, sospecho que es algo que Capcom quiere olvidar y no le dan importancia. En la historia también dejan un poco en el olvido la serie poligonal Street Fighter EX, no sé que tanto sea por cuestión de derechos, ya que estos juegos tienen algunos personajes que no son originales de Capcom, como Skullomania que le pertenece al desarrollador Arika.

De los doce juegos que se incluyen en esta colección puedes jugar cuatro en línea: Street Fighter II’ Hyper Fighting, Super Street Fighter II Turbo, Street Fighter Alpha 3 y Street Fighter III 3rd Strike. En resumen, los juegos definitivos de cada entrega son los que se pueden jugar en internet, esto ayuda a que no se dispersen tanto los jugadores y sea más fácil encontrar rivales. En la versión de Switch es fácil encontrar rivales, el único problema que me he encontrado es que me han tocado algunas partidas con mala conexión. Y aunque me toquen partidas fluidas, aún así se sienten un poco lentas, como con cierto retraso.

El primer juego de Street Fighter es el que más llamó mi atención de esta compilación, no porque sea el mejor juego del mundo, de hecho es el peor juego de la serie, pero es muy interesante ver cómo empezó todo. Solo puedes controlar a Ryu o a Ken, Ken está disponible cuando van a pelear dos jugadores al mismo tiempo, y los dos tienen los mismos movimientos. Los Haoudkens, Shoryukens y la hurricane kick son los movimientos especiales que puedes ejecutar, se hacen igual que en las siguientes entregas de la serie solo que aquí no puedes confiar en que salgan. Es una mezcla entre un buen ritmo y suerte para ejecutarlos a la perfección, lo bueno es que son muy poderosos, así que si logras conectar uno de ellos ya casi tienes la pelea ganada.

También llama mi atención la primera entrega de la serie porque Capcom la ha tratado como el “patito feo” casi no ha tenido versiones caseras, solo un lanzamiento, con un nombre diferente, Fighting Street para el Turbo Grafx CD, esta misma edición estuvo disponible para la Consola Virtual del Wii y también apareció en la compilación Capcom Classics Collection vol. 2 para Playstation 2, Xbox y PSP (la edición portátil se llama Capcom Classics Collection Remixed).

Al tener tantos juegos disponibles de la serie, me resulta interesante ver cómo fueron evolucionando poco a poco. Después de Street Fighter II, se volvió una serie que tenía una entrega cada año, empezaron con Champion Edition donde ya puedes controlar a los cuatro jefes, Balrog, Bison, Sagat y Vega, después con II Turbo, donde ajustaron la velocidad y les dieron nuevos movimientos especiales a los personajes y así se siguieron de largo, presentando nuevos personajes, movimientos, un sistema de combos y cada vez, alargando más y más el nombre del juego.

Street Figher Alpha, aunque seguía con la tendencia de sacar un juego al año, fue una bocanada de aire fresco, porque renovó la baraja de personajes y el estilo visual. También sirvió para volver a presentar personajes del primer Street Fighter que habían quedado en el olvido como Adon y Birdie, y para combinar Street Fighter con el juego de acción de Capcom Final Fight, presentando como nuevos peleadores a Guy y a Sodom.

En su momento, no probé mucho las tres versiones de Street Fighter III, porque ya cuando salieron para consolas caseras, como el Dreamcast, habían juegos más atractivos como Soul Calibur, Tekken Tag Tournament o Marvel vs. Capcom. Puedo decir que toda la serie de Street Fighter III es con la que estoy menos familiarizado y ahora, al poder probar estos títulos en esta colección, los he disfrutado como nunca. El diseño de los personajes, las animaciones, las adiciones al sistema de combate como el hecho de que ya puedes rechazar varios ataques de manera continua y contraatacar de inmediato, hacen que Street Fighter III: 3rd Strike sea uno de los mejores juegos de toda la serie.

A diferencia del lanzamiento del año pasado para Switch, Ultra Street Fighter II, el cual es bueno pero se sentía que ofrecía muy poco, Street Fighter 30th Anniversary Collection es un paquete completísimo que vale mucho la pena. Suele suceder, en este tipo de colecciones, que el factor nostalgia juega un papel importante para decidir si amas o no los juegos incluidos. En el caso de esta compilación puedo decir con toda seguridad que los juegos se mantienen vigentes gracias a su excelente jugabilidad. Y al tener tantas opciones disponibles siempre hay algo para los novatos y para los expertos. Por ejemplo, para un novato es fácil empezar con Street Fighter II o con Street Fighter Alpha ya que son juegos bastante amigables, los expertos se pueden ir directo a Super Street Fighter II Turbo o con Street Fighter III 3rd Strike.

Street Fighter 30th Anniversary Collection me parece una gran compilación para celebrar el juego de peleas que puso de moda el género y para disfrutar sus entregas más representativas a lo largo de los años. Es un paquete indispensable para agregarlo a tu colección, siempre se necesita aunque sea un juego de la serie Street Fighter para echar unas buenas retas con los amigos.

Dragon Ball FighterZ (PS4) – Reseña

Tengo que confesar que nunca fui fanático de Dragon Ball, vi los primeros episodios, estoy familiarizado con los personajes, pero en su momento no me llamó tanto la atención. Extrañamente, durante la época del Super Nintendo, lo que sí me llamó la atención fueron los juegos importados de Dragon Ball.

El encanto iba más allá de que eran juegos buenos, el hecho que no fueron lanzados de manera oficial en el continente americano los hacía muy atractivos. El primer juego de la serie en llegar a este mercado fue Dragon Ball GT: Final Bout para el primer Playstation. Después de este lanzamiento se hizo normal que los juegos de Dragon Ball fueran lanzados en el continente americano y poco a poco les fui perdiendo la pista.

Hace unos años conseguí Dragon Ball Z Battle of Z para Playstation 3 y me decepcionó el combate en un entorno abierto, los golpes y los combos son muy sencillos, los escenarios me parecieron sin chiste, el juego nunca me atrapó, simplemente me hizo extrañar los juegos de Dragon Ball de antaño donde el combate era en un plano de dos dimensiones, como un Street Fighter o un King of Fighters.

Al enterarme sobre Dragon Ball FighterZ se me antojó de inmediato, un juego de peleas en dos dimensiones con gráficos poligonales y con animaciones espectaculares. No solo eso, el juego es desarrollado por Arc System Works, famosos por la serie Guilty Gear, lo cual garantiza un buen sistema de combate.

Justo lo que prometieron de inicio es lo que obtuvimos en su lanzamiento, un juego con combate sólido y muy atractivo en el aspecto gráfico. El sistema de combate es un tanto sencillo, tienes tres botones principales, golpe débil, medio y fuerte, y un botón para ataques especiales, un esquema muy parecido al de la serie Injustice. Lo que me agradó es que es fácil de aprender a jugar, los poderes especiales no son complicados e invitan a que cualquiera pueda agarrar el control y lanzar ‘kamehamehas’ de inmediato.  Las peleas son de tres contra tres, en cualquier momento puedes cambiar a tu personaje y dejar que descanse tu compañero. Es agradable que a pesar de los relevos el ritmo de las peleas nunca baja, siempre son frenéticas.

De inicio te encuentras con un mundo que te permite acceder a todas las modalidades del juego. Las modalidades principales son la de historia y ‘arcade’.

El modo de historia sirve, de inicio, como tutorial para entender el sistema de combate, conforme vas avanzando los rivales son más complicados. La historia presenta un nuevo enemigo creado para este juego, Androide 21. Todo está narrado utilizando el motor gráfico del juego, tiene algunos buenos chistes pero a veces se vuelve un poco aburrido, sobre todo cuando estás desesperado por empezar la próxima pelea. Las voces solo están en inglés o en japonés, cuenta con subtítulos en español.

En esta modalidad hay un tablero y cuentas con un número limitado de turnos para llegar a pelear con un jefe. Conforme avanzas vas adquiriendo compañeros nuevos y tus personajes van subiendo de nivel. Lo que no me agradó tanto es que en las batallas que no son relevantes, las de relleno, peleas contra clones, así que cuando te enfrentas por vigésima vez a un clon de Vegeta se vuelve un poco fastidioso.

La modalidad ‘arcade’ presenta diferentes caminos, en cada uno va subiendo la dificultad y aquí compites por lograr una mejor puntuación en el marcador global. En las peleas en línea encontré muchos competidores fuertes, no me tocó mucho ‘lag’, así que no sufres durante las peleas, a menos que tu rival tenga una conexión muy mala. Lo que me desesperó un poco fue lo tardado que es encontrar oponente. No sé si fue mala suerte, pero el juego trató de emparejarme con varios rivales antes de poder empezar una pelea en línea.

Hay una tienda en el juego, donde puedes ir desbloqueando avatares y objetos para personalizar tu avatar utilizando dinero que obtienes en el juego.

La variedad de personajes es buena, son 21 personajes que aparecen de inicio y puedes desbloquear tres más dentro del juego. Lo único que me hace desear más personajes es el hecho de que las peleas son de tres contra tres, en pocos combates terminas recorriendo toda la plantilla de peleadores y por lo general encuentras peleadores repetidos en cada equipo.

La mayor queja para los fanáticos de Latinoamérica es que no incluyeron doblaje en español, esto es una lástima porque todos están encariñados con este doblaje desde su infancia.

Dragon Ball FighterZ es el juego que necesitaban los fanáticos de la serie, un juego de peleas sin tantas complicaciones y con los gráficos que siempre habían estado esperando. Cada combate tiene un ritmo vertiginoso y los ataques siempre se sienten poderosos. Es de esos juegos que son llamativos hasta para los que no son aficionados a los videojuegos. Así que la ecuación es bastante fácil, si te gustan Dragon Ball y los juegos de peleas, no dudes en conseguirlo.

Ustedes cuéntenos ¿Cuáles son sus juegos favoritos de Dragon Ball hasta el momento?

Arms (Switch) – Reseña

Arms para Nintendo Switch es un juego de peleas poco convencional. Me recuerda más a los juguetes Rock ‘Em Sock ‘Em Robots,  los cuales consistían de dos robots montados en un cuadrilátero, cada uno tenía un control para lanzar puñetazos. En Arms, igual puedes lanzar golpes con el brazo izquierdo y con el derecho, la diferencia es que tus brazos son bastante largos así que puedes pelear a distancia.

El control es bastante sencillo, un botón para cada puño, otro para esquivar, otro para brincar y un último para activar el ataque especial una vez que has llenado la barra de poder. También puedes manejar a tus personaje utilizando el control de movimiento, en donde agarras un ‘joy con’ en cada mano y reconoce cada que lanzas un golpe. Es bastante divertido el control de movimiento pero si quieres ser competitivo en el juego es mejor que no lo uses ya que no es tan preciso como jugar con la configuración tradicional de usar botones.

Cuando fue anunciado el juego la mayor preocupación fue que no tuviera la suficiente profundidad para ser más que un mini juego. Ahora puedo decir que esto no debe ser una preocupación. A pesar de que es fácil aprender a jugarlo hay mucha estrategia involucrada en las peleas. También aparecen mejoras de manera aleatoria para que puedas tener una ventaja extra, estas recuperan tu vida o rellenan tu barra de poder. Para ganar debes marcar bien tu distancia con la del rival y aprovechar tu entorno.

Hablando de los entornos, me gustó mucho que no todos ofrezcan un terreno parejo,  por ejemplo hay una arena que consiste en escaleras y dependiendo tu estrategia puedes colocarte en terreno más alto o más bajo. También hay otros niveles donde encuentras diferentes tipos de obstáculos y los puedes usar a tu favor.

En este juego lo mejor es que hay variedad. Cuentas con diez personajes a elegir y cada uno cuenta con tres brazos disponibles para intercambiar. Los personajes no me parecieron tan carismáticos, pero sus diseños son agradables, todos son coloridos y hay unos con apariencia extraña, como Helix, que parece hijo ilegítimo de Flubber, también hay una chica que tiene brazos de tallarín y otra que en lugar de brazos golpea con sus trenzas.

 Conforme juegas vas obteniendo puntos y con ellos puedes desbloquear más brazos, esto se hace adictivo porque cada brazo es muy diferente. Hay brazos de tres tipos, de hielo, fuego y eléctricos, puedes combinarlos y experimentar para encontrar los que mejor se adapten a tus estilo. Unos consisten en guantes que lanzan golpes normales, uno de dragón que lanza un laser, etc. Gran parte de la diversión consiste en probar todos.

Grand Prix viene siendo el equivalente al modo de historia, aquí te cuentan un poquito los antecedentes de cada peleador mientras vas derrotando a cada uno hasta llegar al jefe final. Es agradable que no solo hay peleas normales en esta modalidad, también juegas otros modos como V-Ball y Hoops, los cuales sirven para darle variedad al concepto.

Además de pelea normal, hay varios modos de juego como, pelea por equipos, donde te amarran a un compañero y si él es derribado puede arrastrarte consigo, es caótico pero divertido. También hay modos que simulan deportes como basquetbol, voleibol y puntería, así como un modo tipo supervivencia donde peleas contra cien rivales.

El modo en línea consiste en un vestíbulo donde entran hasta veinte personas, el juego los agrupa en partidas diferentes, cuando quedan libres los revuelve y forma otras partidas. En las partidas libres el modo se elije al azar, en las partidas igualadas juegas el modo de pelea uno contra uno sin aditamentos o ventajas.

Con Arms parece que Nintendo quiere hacer con los juegos de pelea lo que hizo Splatoon con los juegos de disparos, hacer algo accesible y adictivo. Me recordó un poco a la serie  Virtual On de Sega, un juego de peleas con robots en tercera persona, es lo más parecido que yo puedo recordar. Arms es un gran juego de peleas, cuenta con un control bastante sólido y permite que los jugadores sean creativos durante las partidas y no recurran tanto a las mañas. En lo personal, no esperaba tanto de este título y ha resultado ser una sorpresa muy agradable.

Ultra Street Fighter II: The New Challengers (Switch) – Reseña

Intenta recordarnos esa época donde la serie era popular en el Super Nintendo, cuando pasábamos las tardes con amigos echando retas y tratando de pausar el juego en el momento justo para verle los calzones a Chun Li.

Sí, esta es la versión más reciente del veterano Street Fighter II en exclusiva para el Switch de Nintendo. Entre las novedades se encuentran gráficos en HD, con opción de elegir los originales, una modalidad cooperativa, juego en línea y el mini juego ‘Way of the Hado’.

Es un juego atractivo porque el Switch te permite armar retas en cualquier lugar, ya sé que esto se logra con cualquier juego de la consola, es una característica del sistema y no del juego, pero tener un Street Fighter en tu colección es parte de la canasta básica del videojugador, su tremenda jugabilidad sigue tan vigente ahora como hace veinte años.

La base del juego es Super Street Fighter II Turbo, así que el control es bastante sólido. Algo que noté es que la dificultad “normal” es más amigable que en la versión para recreativas, antes con trabajo pasaba del tercer rival, ahora puedo terminar el juego sin problemas.

Para pasar de Super a Ultra en el título y por lo tanto ser una versión mejorada, no hay muchas novedades, solo dos personajes “nuevos”, entre muchas comillas, Evil Ryu, ya había aparecido en la serie Street Fighter Alpha y Violent Ken,  fue un personaje secreto en SNK vs Capcom: Chaos. Hubiera sido grato que incluyeran más personajes, aunque ya hubieran aparecido en otras entregas de la serie y no solo versiones modificadas de personajes que siempre han estado.

Ultra Street Fighter II cuenta con los gráficos originales y con gráficos en HD, la animación en HD no es tan reciente, de hecho la sacaron de Super Street Fighter II Turbo Remix, un juego descargable que salió para 360 y Playstation 3 hace nueve años. El juego se ve bien con los gráficos en HD pero me hubiera gustado que los mejoraran un poco más, la animación parece de un juego hecho en flash, es cumplidora pero aspectos como los escenarios podrían verse más “vivos”.

La modalidad ‘Way of the Hado’ es un minijuego donde derrotas hordas de enemigos utilizando el sensor de movimiento de los Joy Cons, podría ser algo divertido como Fruit Ninja pero en realidad es frustrante porque no reconoce bien los movimientos y no agrega mucho valor al paquete en general. Es para que se lo enseñes una vez a tus amigos y después te olvides por completo que existe.

Está también la modalidad ‘buddy battle’ para pelear junto con un amigo, es muy parecido a ‘dramatic  battle’ que aparecía en Street Fighter Alpha 3, donde dos personajes pelean contra la computadora. Lo malo es que solo consta de cuatro peleas, así que lo terminas muy rápido.

Una adición pequeña pero que es bienvenida es la opción para editar el color de tu peleador. Puedes personalizar su ropa, algunos accesorios y la piel de cada uno. Es divertido experimentar, quieres que Cammy parezca She-Hulk, píntala de verde y su ropa de morado. Jugando en línea me he encontrado con Sagats albinos, Bisons totalmente negros, es un detalle sencillo pero que le da mucha gracia, es difícil encontrar un personaje en línea que tenga los mismos colores, da la sensación de que tu personaje es único.

El control Pro, que ronda los 60 dólares, es la mejor opción para jugar este título como debe de ser, el ‘stick’ análogo de los ‘joy cons’ también es funcional pero es para una experiencia más casual al no sentirse tan preciso como una cruz direccional. También hay unos controles Bluetooth de la marca 8Bitdo que son compatibles con el Switch y te ayudan a recrear la experiencia de cuando jugabas con el control de Super Nintendo. Son más baratos que el control pro de Switch, así que vale la pena tenerlos en cuenta.

El juego en línea es adecuado, ofrece partidas clasificatorias y casuales, puedes ir subiendo de rango y ver tu lugar en la tabla mundial. En cuanto al “lag” es un volado, te pueden tocar partidas fluidas y partidas donde parece que estás jugando en cámara lenta, en el vestíbulo previo a la pelea puedes ver que tan buena es la conexión del rival pero es raro encontrar a alguien con una conexión perfecta. Lo bueno es que encuentras rivales con facilidad, así que no tienes que preocuparte por pasarte buscando partidas disponibles.

Ultra Street Fighter II sin duda es un clásico, es la versión definitiva de Street Fighter II, lo único malo es que el precio es elevado para un juego que tiene más de 20 años y el paquete no ofrece mucho para justificarlo. Esto ha sido una constante con los juegos que han salido para el Switch, como fue el caso con Bomberman, donde sientes que te están cobrando más por la falta de variedad de juegos que hay en la consola y no por el producto que te están entregando. Dejando el precio a un lado, Ultra Street Fighter II sobresale por su jugabilidad y por el hecho de que ya tienes un juego de la serie que te permite armar las retas donde sea.

¿Ustedes ya lo jugaron? ¿Cuál es su juego favorito de la serie? Comenten y compartan sus opiniones, hasta la próxima.

 

Art of Fighting (SNES) – Retro Bits

Después del éxito de Fatal Fury y de la popularidad del género de peleas, gracias a Street Fighter II, SNK lanzó Art of Fighting en 1992, un juego con el espíritu de las películas de artes marciales ochenteras.

La versión de Super Nintendo es muy fiel a la original de recreativas, lo único que cambia es que los personajes son menos detallados y de menor tamaño. En la versión ‘arcade’ los peleadores mostraban daño físico, aquí no. Aun así, los gráficos en Super Nintendo son bastante buenos, los personajes son enormes y los entornos variados. Conserva el detalle gráfico de las recreativas en el que la cámara hace acercamientos cuando los peleadores están más juntos.

Hay un modo de historia donde el protagonista Ryo Sakazaki busca a su hermana secuestrada con la ayuda de su amigo Robert García, ambos recorren bares, callejones, fábricas, demás lugares siguiendo las pistas que obtienen.  (Nota adicional: En Street Fighter Alpha crearon a Dan, una mezcla torpe de Ryo y Robert García para burlarse del parecido que tiene Ryo con Ryu y Ken).

Un momento emblemático de la serie, sobre todo para los adolescentes que lo jugaron en su época, fue la gran revelación de que King, un elemento de seguridad de un club nocturno, en realidad es mujer. Esto lo descubres al vencerla con una bola de fuego la cual rompe su blusa y puedes ver su ropa interior. En la versión de Super Nintendo medio censuraron esto porque dejaron la ropa interior del mismo color de su camisa para que no se notara tanto.

En la modalidad versus ya puedes elegir a más personajes, algunos son un poco genéricos, lo cual es un mal persistente en los juegos de pelea, pero hay un personaje que llamó mucho mi atención, John, el cual es una copia barata de Guile de Street Fighter, su vestimenta, su escenario y hasta sus movimientos son sospechosamente similares.

La jugabilidad es muy parecida a la de Fatal Fury, viene de la “escuela” de movimientos de Street Fighter II donde la mayoría de los ataques especiales se realizan con secuencias que simulan una “U” en la cruz direccional. La diferencia con Street Fighter II, en cuanto a jugabilidad, es que aquí hay solo tres botones, golpe, patada y agarre. Aquí agregan unas secuencias más complicadas para movimientos más poderosos, como marcar una “U” hacia atrás y luego adelante para lanzar una bola de fuego que baja buena parte de la barra de energía del oponente.

Hablando de “barras de energía”, existe una segunda barra, una de poder, la cual te limita para hacer movimientos especiales, cuando se acaba tu personaje se cansa y ya no puede lanzar bolas de fuego o patadas especiales. Dicha barra de “poder” se puede recargar manteniendo presionado el botón de golpe o el de patada, esta recarga es riesgosa porque te deja expuesto por unos momentos a los ataques de tu rival.

Los niveles de bonificación son variados y puedes elegir el que más te guste, puedes romper botellas, bloques de hielo o practicar lanzando varias bolas de fuego en un tiempo determinado. Es grato que puedas elegir entre varias opciones, así puedes evitar la que no te guste.

También entre niveles te explican los movimientos especiales, esto era muy útil en la versión “arcade” porque no contabas con un instructivo y conforme avanzabas en el juego ibas aprendiendo.

El modo de historia y sus gráficos detallados hacen que Art of Fighting sobresalga con respecto a otros juegos de pelea de la época, varios de sus personajes, como Ryo, Robert, King y Takuma, han perdurado en la serie King of Fighters, la cual inició como un torneo entre los personajes más populares de los juegos de SNK.

¿Llegaron a jugar este juego en recreativas o en Super Nintendo? ¿Cuál es su serie de pelea favorita de SNK? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

 

World Heroes (SNES) – Retro Bits

World Heroes es un juego de pelea desarrollado en conjunto por ADK y SNK el cual fácilmente se podría desestimar como un clon de Street Fighter. Sobre todo por culpa de algunos personajes, que están igual de estereotipados que los de la serie de Capcom.

Los protagonistas Hanzo y Fuuma tiene una vibra muy parecida a la que tienen Ryu y Ken en Street Fighter. El giro que le dan a la historia en World Heroes es que un tal Dr. Brown inventa una máquina del tiempo (¡celebren que los de Volver al Futuro no los demandaron!) para que peleadores de toda la historia de la humanidad se puedan enfrentar. Así que aparece Rasputín, un luchador igualito a Hulk Hogan, el clásico maestro de artes marciales inspirado en Bruce Lee, Janne, una versión libre de Juana de Arco, entre otros.

La jugabilidad difiere a la de Street Fighter porque aquí sólo se usan tres botones, uno para golpear, otro para patear y uno para hacer llaves o agarres. Si dejas presionado durante más tiempo los botones de golpe y patada estos realizan una acción más fuerte, son sensibles. Lo que nadie puede negar es que los movimientos de Hanzo y Fuuma, en cuanto a sus animaciones, son casi iguales a los de Ryu y Ken.

Otra cosa del juego que tampoco es muy original que digamos es la ronda de bonificación, aquí no tienes que destruir un automóvil o un montón de ladrillos, aquí el objetivo es destruir una roca para formar una escultura.

Un aspecto que me gustó mucho es que puedes elegir dos modalidades de juego: ‘Normal’ y ‘Fatal Match’. En normal enfrentas a cada personaje en su escenario específico. Lo divertido está cuando elijes ‘Fatal Match’ porque cada escenario se vuelve en una zona de peligro. Puedes encontrar picos en las paredes, arenas delimitadas por fuego, minas en el suelo, etc. Muchos elementos que le agregan peligro a los combates y resultaban novedosos en su momento.

El jefe final del juego se llama Gee Gus y es sumamente parecido al villano de Terminator 2, el T-1000. Esto se debe a su aspecto físico, parece estar hecho de metal líquido y porque puede transformarse en cualquier peleador del juego, como Shang Tsung de Mortal Kombat.

World Heroes es un buen juego de pelea, a pesar de tener muchas cosas en común con Street Fighter su jugabilidad es excelente y sus personajes son lo suficientemente carismáticos. SNK ha dejado la serie en el olvido, sobre todo porque sus co-desarrolladores desaparecieron hace años. De vez en cuando se acuerdan de World Heroes en alguna que otra recopilación pero de ahí no pasa.

 

TMNT: Tournament Fighters

Teenage Mutant Ninja Turtles: Tournament Fighters es considerado el último de los juegos de las Tortugas Ninja originales. A diferencia del segundo de NES y de Turtles in Time éste no salió para recreativas.

En este juego hay dos tramas: En la primera un aprendiz de Shredder quiere vengarlo secuestrando a April O’Neil y a Splinter, un plan muy socorrido para los enemigos de las tortugas. Esto cuenta como un modo de historia donde puedes elegir una de las cuatro tortugas.

Después está el modo de torneo, esta segunda trama consiste en que April conduce un programa donde al mejor peleador le dan montones de dinero. Las tortugas se inscriben para mostrar que su entrenamiento con Splinter ha valido la pena. Aquí puedes elegir a cualquier personaje del juego, desde las tortugas hasta los villanos como Cyber Shredder. Entre algunas peleas hay rondas de bonificación, algo clásico de los juegos de peleas noventeros, aquí tienes que destruir la mayor cantidad de cajas fuertes antes de que se acabe el tiempo.

El resto del elenco está conformado por personajes que sólo aparecen en los cómics, dejando a un lado a los personajes populares de la serie animada. Por ejemplo, Bebop y Rocksteady solo aparecen al fondo de uno de los escenarios, justo a lado de una cabeza Olmeca. Y Casey Jones aparece únicamente en la versión para NES. Hay variedad de personajes pero hubiera preferido que incluyeran más de los que aparecieron en las caricaturas.

Visualmente el juego es bueno. Hay que agradecer que no reciclaron los escenarios y los diseños de los personajes que habían aparecido en los juegos anteriores, aquí todos fueron hechos desde cero. Todos los personajes sobresalen y tienen un escenario exclusivo donde pelear.  Los escenarios van desde callejones, cafeterías, hasta un estudio de televisión.

En cuanto a jugabilidad Tournament Fighters ofrece un esquema de cuatro botones, dos patadas y dos golpes. Hay muchos movimientos que se realizan de la misma manera que un ‘hadoken’, también hay personajes como Shredder que hacen movimientos de carga como los de Guile en Street Fighter II. La diferencia radica en que el control de este juego se siente un tanto simplificado y no necesitas aprender muchos comandos para dominar a tus rivales.

Fuera del modo historia, en el de torneo, hay una barra para realizar ‘final attacks’. Estos son movimientos finales para vencer a tu oponente una vez que llenas la barra de poder. Esta barra se va llenando cuando tu oponente bloquea tus ataques, entre más fuerte es el ataque que bloquea más se llena la barra.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Tournament Fighters es un buen juego de peleas, obviamente se hizo para aprovechar el éxito que estaba teniendo este género gracias a Street Fighter II, por otro lado, sirvió para que las Tortugas Ninja se mostraran en un juego que no fuera un ‘beat em up’ como los anteriores. Le falta un poco de carisma como para llegar a ser un clásico, pero vale la pena checarlo gracias a su jugabilidad, sobre todo para los fanáticos de las tortugas.

Bushido Blade (PS1) – Retro Bits

Bushido Blade es un juego de pelea desarrollado por Light Weight y publicado por Squaresoft en 1997 para Playstation. Su concepto se basaba en un código de honor que obedecen los guerreros samurai.

Dicho código se refleja en el juego porque si matas a tu contrincante antes del inicio oficial de la pelea, no pierdes, pero no obtienes el final verdadero debido a que no actuaste de manera honorable. También atacar a un rival por la espalda o mientras que está en el suelo cuenta como algo poco honorable y no llegas al final.

Hay siete personajes a elegir, seis están desde el principio y uno es secreto. Lo más importante de la selección es que también puedes escoger el arma a usar. Hay desde katanas hasta martillos, en general se dividen entre armas ligeras, medianas y pesadas. Las armas pesadas hacen que tu personaje sea más lento pero cuando conectas un golpe resulta ser devastador. Durante el combate puedes sostener el arma en tres diferentes posiciones, abajo, en medio y arriba, esto te ayuda para cambiar de estrategia, si quieres ir con todo a la cabeza del rival, sostienes tu arma lo más arriba posible.

Las peleas suelen ser muy rápidas, lo que distingue al juego del resto es que un golpe bien conectado te mata. También un corte en el brazo o en la pierna disminuye tu movimiento. Si te dan en la pierna ya no puedes caminar y tienes que arrastrarte. Hay combates que pueden durar un poco más pero en realidad esto no pasa tan seguido, el jefe final es quien más se resiste y aún así, si no se acomoda bien, lo puedes derrotar de un espadazo.

En el modo de historia hay un personaje llamado Katze quien tiene por arma una pistola. Lo cual le da cierta ventaja ya que te puede matar a larga distancia, debes esquivar los disparos y acercarte a él sin que te despache. Está hecho para que se sienta un tanto tramposo pero es muy satisfactorio cuando lo logras vencer.

Hay una modalidad te permite realizar combates con una vista en primera persona, cuenta con un indicador en la pantalla para saber qué movimientos estás realizando. Es bueno para tener variedad y para jugarlo por curiosidad pero no sustituye la cámara original.

Bushido Blade es un juegazo, de hecho me encantaría que revivieran la franquicia, se siente único y es muy emocionante. Hay pocos juegos que tratan de ser un simulador de combate. Actualmente el juego que más se le parece es Deadliest Warrior, el cual es bueno pero no tiene el mismo encanto.