Category Archives: Retro

Wave Race 64 (Nintendo 64) – Retro Bits

Fue de los primeros juegos que salieron para el Nintendo 64. En el lanzamiento de la consola los jugadores se quedaron asombrados con la libertad que daba Super Mario 64 y Pilotwings 64 fue un buen complemento, pero fuera de esos dos títulos no había nada más. Wave Race 64 salió para acabar con ese periodo de “sequía” que sufrió la consola en sus primeros meses.

Es un título de carreras con motos acuáticas que sobresale por la manera en la que recrean el agua. Las olas que hay en cada circuito son únicas y se comportan de manera impredecible. Esto aunado a que tu vehículo reacciona de manera diferente con cada ola haciendo que sea un verdadero reto controlarlo. El motor físico que hicieron para este juego es increíble, fue perfecto para mostrar el poder y la versatilidad de la consola de Nintendo.

Originalmente los vehículos que iban a estar a tu disposición eran lanchas futuristas, antes de su lanzamiento las cambiaron por motos acuáticas. Esto fue para que los vehículos se sintieran más ligeros y fáciles de controlar, también le da más carisma al juego ya que puedes ver a los personajes que las manejan. En muchos artículos previos al lanzamiento de Wave Race 64 se pueden ver los vehículos originales.

Los circuitos son variados y cada uno cuenta con obstáculos muy particulares. El que más me llama la atención es el último ya que ahí cada vuelta que pasa baja la marea haciendo diferente la ruta ideal para lograr tu mejor desempeño. Me encantaría que el juego ofreciera más circuitos así. Lo que puedes ajustar en el menú de opciones es la fuerza de las olas. Eliges entre calmadas, salvajes, al azar o por defecto.  Es muy bueno que puedas personalizar este aspecto porque así los circuitos pueden sentirse totalmente diferentes.

A la hora de controlar tu ‘jet ski’, además de enfrentarte a los cambios en la marea, tienes que esquivar boyas rojas y amarillas, estás indican una ruta ideal en la pista y también sirven como una especie de puntos de control, te muestran por donde las tienes que rebasar, ya sea por izquierda o por derecha, si lo logras aumenta tu velocidad y si no, cuenta como una falta, puedes acumular hasta cinco faltas en una carrera. Mi única queja con este juego es que hay veces en que parece que las boyas salen de la nada, haciendo que esquivarlas se vuelva más complicado.

Hay tres modalidades: campeonato, carrera a contrarreloj, acrobacias y contra otro jugador. Campeonato es el modo estándar donde recorres todos los circuitos y tratas de quedar en las mejores posiciones carrera tras carrera para sumar más puntos y ser el ganador. En acrobacias pasas por aros para obtener más puntos y hay rampas para que puedas realizar diferentes suertes. Esta modalidad es muy útil para que seas mejor en el control de tu ‘jet ski’.

Son cuatro personajes a tu disposición, hay tres chicos y una chica. Hayami es balanceado, Stewart es más ágil, Mariner es un poco más robusto y es el que más sobresale en cuanto a diseño, a la hora de controlarlo si se siente más pesado sobre todo en las vueltas y Jeter es mejor para las acrobacias, su control parece ser más sensible, se siente hasta flojo el manejo de su vehículo.

El juego tiene patrocinio de Kawasaki. Lo curioso fue que todas las referencias a la marca fueron borradas de la versión que apareció para la consola virtual de Wii, pero cuando el juego fue lanzado para la consola virtual del Wii U la publicidad de Kawasaki volvió a estar en su lugar.

A pesar de que la versión de Nintendo 64 es la más recordada de la serie, existió una entrega anterior para el Game Boy llamada Wave Race y contaba con una vista senital, también existió una secuela para el Game Cube llamada Blue Storm.

Wave Race 64 es un título que recuerdo con mucho cariño por lo impredecible que son sus olas, hacen que cada carrera sea un reto. Gran parte de la belleza del juego es que es muy fácil aprender a jugarlo pero la dificultad viene con el comportamiento de la marea. Lo mejor de este juego, además de que es un clásico, es que resulta fácil conseguirlo gracias a la tiendas virtuales del Wii y del Wii U. Es una de esas franquicias de Nintendo que me gustaría que retomaran con una nueva secuela.

¿Lo llegaste a jugar? ¿Cuáles son tus juegos favoritos de Nintendo 64? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

 

 

 

The House of the Dead (Saturn) – Retro Bits

Es un juego de disparos para recreativas que lanzó Sega en 1997, al año siguiente apareció la versión para Saturn, la cual estamos usando para este video.

La trama empieza cuando los agentes Thomas Rogan y G reciben una llamada de auxilio de su colega Sophie, quien se encuentra atrapada en una mansión llena de zombis.  El culpable de todo esto es el Dr. Roy Curien, quien, al investigar sobre la vida y la muerte, enloquece y crea una legión de monstruos que merodean su mansión.

La historia trata de emular las películas de zombis de bajo presupuesto y hace lo justo para lograrlo ya que tiene todos los elementos, héroes, un científico loco y monstruos insaciables de sangre. Y, al ser un juego de disparos, está lleno de acción.

El juego sobresale por sangriento y porque tus disparos descuartizan a los zombis. Claro, disparar a la cabeza siempre te garantiza que caerán más rápido pero también te puedes divertir con ellos volando sus brazos o agujerando sus torsos.

La versión casera de Saturn trata de ser menos agresiva cambiando la sangre de rojo a verde. En lo personal, después de jugar un buen rato esta versión olvidé que la sangre roja era la original, el verde contrasta muy bien con los enemigos, sí, le quita cierto realismo, por así decirlo, pero resulta un tanto lógico que los monstruos tengan sangre de otro color. Por cierto, hay un código secreto que te permite cambiar el color de la sangre entre púrpura, verde, azul y rojo, este código también te da vidas ilimitadas y deja que selecciones el nivel que quieras.

La jugabilidad es bastante sencilla le disparas a todo ser agresivo que te aparezca en pantalla, para recargar debes disparar fuera de la pantalla. A lo largo de los niveles encuentras científicos en peligro y si logras salvarlos suelen darte una vida o monedas a cambio. Si quieres lograr una mayor puntuación hay monedas escondidas en varios elementos que puedes romper como cajas y jarrones. También hay ciertos interruptores o puertas, que al dispararles pueden hacer que tu personaje tome una ruta diferente.

Hay una buena variedad de enemigos, desde el zombi tradicional, delgado y sin mucho carisma, hasta zombis musculosos o panzones. También hay unos que parecen sanguijuelas, otros que se mueven como simios y te atacan con sus garras. Siempre hay un enemigo con características diferentes para sorprenderte.

Vale la pena destacar los jefes que aparecen al final de cada nivel, sus patrones de ataque son variados y antes de enfrentarlos aparecen anotados en tu libreta sus puntos débiles, salvo el último jefe, donde tienes que averiguar sus debilidades por ti mismo. Los dos primeros jefes del juego aparecen en el último nivel para darte una especie de revancha y después de vencerlos puedes enfrentar al jefe final.

El juego cuenta con tres finales, cada uno depende de los créditos que uses, el primero solo abandonas la mansión, en el segundo Sophie sobrevive y en el tercero aparece Sophie convertida en zombi. Durante los créditos la cámara recorre toda la mansión hasta salir de ella.

En esta versión de Saturn lo peor son los gráficos, vaya es algo que desde su lanzamiento los críticos se quejaban ya que no estaban a la par de la versión para recreativas. Ahora, con el paso del tiempo, puedo decir que no han envejecido bien, las texturas se ven borrosas y los personajes están hechos con pocos polígonos, se nota que le dieron prioridad a que los zombis se pudieran desmembrar a que fueran diseños más complejos. Aunque la versión ‘arcade’ se ve más “limpia” gráficamente hablando, las dos se juegan igual, vaya son el mismo juego. Solo que en Saturn parece que estás viendo el juego a través de un cristal sucio.

Aquí se muestra una buena evolución en los juegos de disparos sobre rieles con respecto a otros títulos de Sega como Virtua Cop, ya que el recorrido de tu personaje es más dinámico e interactúa con varios elementos, por ejemplo, hay enemigos que te pueden empujar y dejar colgando de un brazo, también tu personaje enfoca su atención en diferentes puntos cuando algo le parece sospechoso. Esto provoca que no parezca una galería de tiro donde tú estás parado y los enemigos solo aparecen para que les dispares.

The House of the Dead es el juego perfecto para saciar tu sed de sangre y desmembramiento de zombis. Ha tenido varias secuelas, incluso hay una versión para Steam llamada The Typing of the Dead Overkill, en la cual se incluye la entrega más reciente, controlando todo con el ‘mouse’ de tu computadora y también ofrece una variante que te enseña a escribir rápido y controlas con el teclado. Básicamente escribes palabras para matar zombis.

¿Han llegado a jugar alguna entrega de esta serie? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

 

X-Men: Children of the Atom (Saturn) – Retro Bits

Es el inicio de la colaboración entre Capcom y Marvel en juegos de peleas. Apareció para recreativas en 1995 y salió para Sega Saturn en 1996, la versión de Playstation tardó mucho en salir y no fue tan buena que digamos, apareció en 1998, para este entonces ya habían salido otros títulos de la serie como Marvel vs. Street Fighter, así que daba la sensación que su lanzamiento fue “por no dejar”. Era una versión muy limitada, le faltaban muchos cuadros de animación, diálogos, etc.

Al Playstation le costaba trabajo reproducir versiones fieles de juegos ‘arcade’ de peleas en dos dimensiones debido a que su memora RAM no era tan poderosa. El Saturn tenía la ventaja de que podías conectarle un cartucho que le daba 4 MB de RAM extras y ya con esto era más fácil hacer la conversión de juegos de pelea más atascados como X-Men vs Street Fighter.

El concepto consiste en llevar a los X-Men a un juego estilo Street Fighter II. Lo interesante es que no solo pusieron a Wolverine, Cyclops y compañía en Street Fighter II y se durmieron en sus laureles, adaptaron el sistema de pelea para que se sintiera como un combate digno de superhéroes. Agregaron combate aéreo, así que los escenarios son muy altos, esto permite que continúes  peleando en el aire o que hagas malabares con tu oponente si realizas una buena combinación.

El estilo visual está basado en la caricatura noventera de X-Men, Capcom siguió utilizando estos diseños y sus animaciones hasta Marvel vs. Capcom 2. Para darle un grado extra de autenticidad utilizan a los mismos actores de doblaje que en la caricatura. Los personajes son de buen tamaño, por ejemplo el Sentiela es enorme, si se siente imponente. Algunos personajes tienen movimientos y estilos parecidos a los de Street Fighter II, por ejemplo Colossus se parece un poco a Zangief y Spiral estira sus brazos como Dhalsim.

Solo hay un personaje de Street Fighter que aparece en este juego y es Akuma, su participación es muy parecida a la de Super Street Fighter II Turbo donde si derrotas a todos los rivales sin perder te reta a pelear.

Jugándolo recientemente me parece grato que aparezcan en el juego personajes que Marvel ha olvidado un poco con el paso del tiempo como es el caso de Omega Red.

Me gustaron los escenarios, al estar inspirados en la serie animada me traen gratos recuerdos, también es muy vistoso que algunos sean interactivos, por ejemplo hay un puente donde puedes destruir el suelo. También hay escenarios que cambian conforme avanza la pelea, el nivel del ‘Danger Room’ simula diversos ambientes durante los combates.

La versión casera de Saturn fue distribuida por Acclaim, cuenta con algunos modos adicionales como supervivencia y batalla por grupos, el cual es básicamente un modo de torneo. Como era tradicional en esa época el modo principal es la modalidad ‘arcade’.

Algo que me sorprendió de la versión de Saturn es que es muy difícil, avanzas cuatro peleas sin mucho problema pero después la computadora no tiene piedad, aun bajando la dificultad en el menú de opciones me costó trabajo ser competente contra la computadora después del cuarto rival. Esto me parece un poco raro ya que otras ediciones caseras como X-Men vs Street Fighter no son tan difíciles, al menos en mi experiencia, es el juego de pelea de Capcom más difícil desde Super Street Fighter II Turbo para ‘arcade’.

X-Men: Children of the Atom es un buen juego con un gran sistema de combate. Lo recuerdo con cariño porque aquí fue donde sentaron las bases para una época dorada de ‘cross-overs’ entre Capcom y Marvel, porque le siguió Marvel Super Heroes, después X-Men vs Street Fighter, Marvel vs Street Fighter, hasta llegar a Marvel vs Capcom.

¿Ustedes lo llegaron a jugar? ¿Cuál es su juego favorito de los ‘cross overs’ entre Capcom y Marvel? Comenten y recuerden este juego con nosotros, hasta la próxima.

Die Hard Arcade (Saturn) – Retro Bits

Es un juego para recreativas y Sega Saturn que salió en 1996 y fue creado por Makoto Uchida, quién también hizo Golden Axe y Altered Beast. El juego es un clásico ‘beat em up’ donde abres tu paso a golpes en cada nivel.

En Japón salió sin la licencia de Duro de Matar y se llamó Dynamite Deka. Fue hasta el lanzamiento occidental que usaron los derechos y el personaje principal se convirtió en John McClane. El juego se mantiene igual en las dos versiones. La trama consiste en que un grupo de terroristas secuestran un edificio donde se encuentra la hija del presidente, John McClane y Kris Thompsen se infiltran en el edificio para rescatarla.

El juego hace buen uso de la licencia de Die Hard y es muy entretenido pero se siente exagerado, fácilmente te das cuenta que lo diseñó un grupo japonés. La premisa es lo más elemental de Die Hard, terroristas secuestrando un edificio, la manera en que los puedes derrotar es lo que hace que todo se salga de proporción. Puedes utilizar como armas desde pimienta hasta lanza misiles y armas anti tanques. Hay que recordar que esto lo usas para vencer personas comunes y corrientes en cuartos relativamente pequeños.

La jugabilidad es bastante sencilla, puedes golpear, patear, brincar y correr, si corres y presionas el botón de golpe puedes derribar a tus enemigos. No puedes atacar hacia arriba, abajo o en diagonal de la pantalla, tus ataques están limitados hacia la izquierda o la derecha, así que debes alinearte con los enemigos si no se encuentran justo en frente de ti. Es como pasaba en los juegos tipo Streets of Rage, solo que al ser un juego poligonal aquí se siente como una limitante.

Para darle variedad al juego hay algunas secuencias donde tienes que presionar rápidamente el botón indicado, normalmente esto pasa cuando tu personaje va corriendo hacia el siguiente nivel, encuentra un obstáculo, el cual debe esquivar, o un rival, al cual puede vencer de un puñetazo, y seguir con su camino. Si no presionas el botón correcto ahí te detienes y debes derrotar más enemigos.

En algunos niveles hay jefes con distintas temáticas para darles personalidad, desde luchadores de sumo hasta jugadores de futbol americano. La pregunta es ¿Qué demonios hacen un luchador de sumo y un jugador de americano como parte de una organización terrorista? Esto le da un toque cómico al juego aunque todo se sienta inusual y extremo. Los enemigos más comunes absorben un montón de balas antes de morir, es más, creo que es más fácil vencerlos a patadas que con disparos.

Un detalle gráfico que utilizan para que el juego se sienta más como Die Hard es que conforme pasan los niveles John McClane va perdiendo ropa hasta quedarse en su icónica playera sin mangas como en la primera película.

Sega Saturn fue el hogar de la versión casera de Die Hard Arcade, incluye un juego clásico de Sega de 1979 llamado Deep Scan, en donde usas un buque de guerra para destruir submarinos lanzando minas. Es un juego fácil de dominar y se puede volver algo adictivo, los puntos obtenidos aquí se convierten en vidas extra que puedes usar en Die Hard Arcade. En un principio creí que iba a ser casi imposible acabarlo con las vidas que te daba el juego, cuando descubrí que las vidas extra las obtienes por medio de Deep Scan, me pareció una manera entretenida de hacer que juegues este clásico.

La versión japonesa tuvo dos secuelas, Dynamite Cop y Asian Dynamite, la primera alcanzó a llegar al mercado occidental para el Dreamcast, solo que se vendió sin la licencia de Die Hard, así que mundialmente fue conocida como Dynamite Cop y el protagonista se llama Bruno Dellinger. La versión original de Die Hard Arcade, Dynamite Deka, fue lanzada en la tienda virtual de Playstation Network en Japón, incluye gráficos mejorados. Lamentablemente esta versión digital no ha llegado a occidente.

Die Hard Arcade es un juego lleno de acción el cual mantiene ciertos detalles de la película pero se preocupa principalmente por ser un juego divertido, olvidando cualquier sutileza que se pudiera encontrar en las películas. En lo personal, el juego de la serie que jugué más fue Dynamite Cop en Dreamcast, lamentablemente la serie no fue suficientemente popular como para tener más secuelas o remasterizaciones, al menos en el continente americano.

¿Ustedes llegaron a jugar Die Hard Arcade? ¿Cuál es su juego favorito basado en esta franquicia cinematográfica? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

Art of Fighting (SNES) – Retro Bits

Después del éxito de Fatal Fury y de la popularidad del género de peleas, gracias a Street Fighter II, SNK lanzó Art of Fighting en 1992, un juego con el espíritu de las películas de artes marciales ochenteras.

La versión de Super Nintendo es muy fiel a la original de recreativas, lo único que cambia es que los personajes son menos detallados y de menor tamaño. En la versión ‘arcade’ los peleadores mostraban daño físico, aquí no. Aun así, los gráficos en Super Nintendo son bastante buenos, los personajes son enormes y los entornos variados. Conserva el detalle gráfico de las recreativas en el que la cámara hace acercamientos cuando los peleadores están más juntos.

Hay un modo de historia donde el protagonista Ryo Sakazaki busca a su hermana secuestrada con la ayuda de su amigo Robert García, ambos recorren bares, callejones, fábricas, demás lugares siguiendo las pistas que obtienen.  (Nota adicional: En Street Fighter Alpha crearon a Dan, una mezcla torpe de Ryo y Robert García para burlarse del parecido que tiene Ryo con Ryu y Ken).

Un momento emblemático de la serie, sobre todo para los adolescentes que lo jugaron en su época, fue la gran revelación de que King, un elemento de seguridad de un club nocturno, en realidad es mujer. Esto lo descubres al vencerla con una bola de fuego la cual rompe su blusa y puedes ver su ropa interior. En la versión de Super Nintendo medio censuraron esto porque dejaron la ropa interior del mismo color de su camisa para que no se notara tanto.

En la modalidad versus ya puedes elegir a más personajes, algunos son un poco genéricos, lo cual es un mal persistente en los juegos de pelea, pero hay un personaje que llamó mucho mi atención, John, el cual es una copia barata de Guile de Street Fighter, su vestimenta, su escenario y hasta sus movimientos son sospechosamente similares.

La jugabilidad es muy parecida a la de Fatal Fury, viene de la “escuela” de movimientos de Street Fighter II donde la mayoría de los ataques especiales se realizan con secuencias que simulan una “U” en la cruz direccional. La diferencia con Street Fighter II, en cuanto a jugabilidad, es que aquí hay solo tres botones, golpe, patada y agarre. Aquí agregan unas secuencias más complicadas para movimientos más poderosos, como marcar una “U” hacia atrás y luego adelante para lanzar una bola de fuego que baja buena parte de la barra de energía del oponente.

Hablando de “barras de energía”, existe una segunda barra, una de poder, la cual te limita para hacer movimientos especiales, cuando se acaba tu personaje se cansa y ya no puede lanzar bolas de fuego o patadas especiales. Dicha barra de “poder” se puede recargar manteniendo presionado el botón de golpe o el de patada, esta recarga es riesgosa porque te deja expuesto por unos momentos a los ataques de tu rival.

Los niveles de bonificación son variados y puedes elegir el que más te guste, puedes romper botellas, bloques de hielo o practicar lanzando varias bolas de fuego en un tiempo determinado. Es grato que puedas elegir entre varias opciones, así puedes evitar la que no te guste.

También entre niveles te explican los movimientos especiales, esto era muy útil en la versión “arcade” porque no contabas con un instructivo y conforme avanzabas en el juego ibas aprendiendo.

El modo de historia y sus gráficos detallados hacen que Art of Fighting sobresalga con respecto a otros juegos de pelea de la época, varios de sus personajes, como Ryo, Robert, King y Takuma, han perdurado en la serie King of Fighters, la cual inició como un torneo entre los personajes más populares de los juegos de SNK.

¿Llegaron a jugar este juego en recreativas o en Super Nintendo? ¿Cuál es su serie de pelea favorita de SNK? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

 

Batman Returns (SNES) – Retro Bits

En mi infancia Batman Returns se convirtió en mi juego favorito del Caballero de la noche.  Batman de NES me parecía muy frustrante y pasaron años para que le tuviera la paciencia necesaria.

Konami hizo un gran trabajo con Batman Returns, se encontraban enrachados haciendo juegos de acción clásicos como los de las Tortugas Ninja y el de Los Simpson para recreativas.

Aquí combinaron todos los aspectos que tenían dominados, tomar una buena licencia, hacer que todo se sienta auténtico y agregar una gran jugabilidad.

La presentación del juego es excelente, los personajes están detallados y son de buen tamaño, sobre todo Batman y los jefes de cada nivel. Los enemigos que son carne de cañón tienen apariencia y ataques variados. Encuentras diablos, payasos, traga espadas, hombres en zancos, malabaristas, calaveras en motocicletas, vaya, todos los secuaces salidos directamente del circo malvado del Pingüino.

Capturan a la perfección el espíritu de la película. Me encantan los pequeños detalles sacados directamente de la cinta, el primer jefe es un payaso que tiene a Selina Kyle de rehén y para empezar el combate tienes que golpearlo con un pedazo de pared justo como en la película. Estos momentos le dan mucho carisma al juego.

Los escenarios visualmente están a la par de los personajes, tienen varios elementos interactivos como ventanas que puedes romper cuando les avientas un enemigo. También hay algunos elementos, como estatuas, postes o algunas columnas que aparecen en primer plano y hacen que luzca más la arquitectura de Ciudad Gótica.

Además de los escenarios y de los enemigos a los que enfrentas la música es excelente,  es una adaptación de la banda sonora que hizo Danny Elfman para la película, te pone en el mejor estado de ánimo para enfrentar a una banda circense malévola en navidad.

También tiene una narrativa más convencional donde te cuentan la historia mediante imágenes de la película y con texto. Aunque esto era muy común en su época utilizan algunos elementos extra para darle mayor vida, por ejemplo, antes de que empiece el juego, después del texto, se ve el batimovil recorriendo la ciudad para dejarte justo en la acción.

El combate consiste en golpear y brincar, lo que hace que este juego se sienta especial es que cada golpe es contundente, Batman se siente implacable. La jugabilidad te permite aturdir a tus enemigos, agarrarlos y aventarlos, ya sea a otro enemigo, al suelo o contra la pared. Cuando los estrellas contra la pared llegan a afectar los escenarios rompiendo ventanas, abollando postes o quebrando bancas de madera. También puedes agarrar dos enemigos al mismo tiempo y chocar sus cabezas.  Al brincar extiendes tu capa para derribar momentáneamente a los villanos.

Hay “batarangs” y un gancho a tu disposición, los “batarangs” sirven para detener momentáneamente a tus enemigos. El gancho te ayuda a columpiarte mientras das una patada. En ciertos niveles tu movimiento se reduce a un plano de dos dimensiones donde solo puedes avanzar de izquierda a derecha y aquí tus ataques se limitan solamente a usar el “batarang” y en segmentos de plataforma puedes usar el gancho para no caer. Existe un ataque especial el cual es un tubo de ensayo que, al arrojarlo, les baja energía a todos los enemigos que están en la pantalla. Es muy útil a la hora de enfrentarte a los jefes de cada nivel.

Además de la acción derivada de golpear a tus enemigos hay un nivel donde puedes conducir el batimovil, es justo para recrear la escena donde el Pingüino lo controla de manera remota, aquí solo avanzas disparándole a calaveras en motocicletas hasta llegar a la camioneta del Pingüino y eliminarla. Es un nivel que no tiene mucha profundidad pero que le da variedad al juego y poder controlar el batimovil siempre es bienvenido.

Existieron otras versiones de Batman Returns como la de Nintendo y la de Genesis pero son totalmente diferentes, solo se parecen en la licencia.

Batman Returns para Super Nintendo se mantiene como un gran juego, a pesar de ser parecido a títulos como Final Fight o Teenage Mutant Ninja Turtles, tiene su propia identidad y hace que sea muy satisfactorio recorrer los escenarios de la película así como vencer a todos los enemigos. Hasta el organillero malvado de la cinta aparece como jefe de un nivel. La presencia de Gatúbela y del Pingüino se vuelve emblemática gracias a la recreación tan fiel que hacen de sus contrapartes cinematográficas.  Este es sin duda uno de los mejores juegos del Caballero de la Noche.

¿Llegaron a jugarlo en su momento? Y ¿cuáles son sus juegos favoritos de Batman? Recuerden este clásico con nosotros.

Si quieren añorar más juegos retro y ver reseñas de juegos actuales suscríbanse a nuestro canal de Youtube, gracias por su atención y hasta la próxima.

 

 

The King of Fighters ’98 (Nintendo Switch/Arcade) – Reseña

Es parte de la serie de títulos ACA Neo Geo que están apareciendo de manera descargable para el Nintendo Switch. Lo atractivo es que se trata de la misma versión que apareció para recreativas pero con algunas mejoras. Por ejemplo puedes elegir entre jugar la edición japonesa o la norteamericana.

The King of Fighters 98 salió cuando la serie se encontraba en su punto más alto de popularidad y, como la saga de Orochi había terminado un año antes, aquí se incluyó lo mejor de las entregas pasadas haciéndolo una especie de compilación. Ya no hay una historia y personajes que habían fallecido como Rugal, volvían a aparecer sin ninguna justificación más allá de tener un gran elenco.

El atractivo de esta serie consiste en que SNK junta personajes de sus diferentes franquicias, como Fatal Fury y Art of Fighting, en un mismo juego. Además del ‘cross-over’ de franquicias agregaron el sistema de pelea por equipos, eliges a tres personajes, los acomodas en el orden deseado y cuando uno es derrotado, peleas con el siguiente, agregando otro nivel de estrategia a la hora de tratar de balancear a tu equipo y probar con diferentes combinaciones. El resultado es uno de los juegos de pelea más populares que existen.

Algo que me encanta de este juego es el diseño de arte, las animaciones son fluidas y los escenarios se sienten vivos. Adoro el detalle de que tus compañeros de equipo te estén apoyando mientras esperan  su turno o que estén lamentándose si ya fueron derrotados.

Este es un buen juego para echar las retas en el Switch, hasta controlarlo con los Joy-Cons se siente bien, claro, en lo personal prefiero el mando pro del Switch para poder usar la cruz direccional, pero si te acostumbras al ‘stick’ análogo este funciona adecuadamente, solo te costará un poco más de trabajo realizar movimientos complejos.

El juego no ofrece peleas en línea, el único aspecto ‘online’ consiste en subir tus récords al servidor y compararlos con los demás jugadores.

Hay dos modos adicionales. Modo ‘high score’ y modo ‘caravan’. En la modalidad ‘high score’ tratas de conseguir la mejor puntuación posible en el nivel 4 de dificultad. El modo ’caravan’ tiene el mismo objetivo pero aquí hay un límite de tiempo.

Las opciones te permiten ajustar elementos como los efectos de sangre, la dificultad y cambiar el idioma de algunos textos dentro del juego, incluyendo el español, es muy curioso leer lo que dicen los personajes al terminar cada pelea en español. Así configuraban las maquinitas de Neo Geo en varios locales mexicanos y me trae gratos recuerdos.

The King of Fighters 98 es una especie de recopilación de “lo mejor” de la franquicia hasta ese momento. La cantidad de personajes disponibles y todas las combinaciones que puedes hacer para armar a tu equipo te da horas de diversión. Como es uno de los pocos títulos de pelea que están para disponibles para el Switch se convierte en un compra obligada para los amantes del género que desean unas buenas retas ‘retro’ justo ahora.

¿Ustedes han llegado a jugar algún título de la serie? ¿Cuál ha sido su favorito? Comenten y recuerden este clásico con nosotros.

 

 

 

Hard Drivin’ (Arcade/Xbox) – Retro Bits

Lanzado en 1989 era catalogado como el mejor simulador de manejo ya que cuenta con gráficos poligonales y el gabinete tenía llave para encender el vehículo, palanca de cambios y clutch. En su tiempo requería de cuatro procesadores para poder generar la geometría en 3D.

Hard Drivin’ fue planeado para ser una simulación de manejo. Todo se hizo alrededor de un volante que daba retroalimentación al conductor, esto significa que el volante simulaba el contacto con el asfalto y en cómo reaccionaba en distintas situaciones.

Otro punto importante para los desarrolladores era al motor físico del juego, su intención era que todo se sintiera real. Pasaron desde 1985 hasta 1988 intentando que el juego fuera tan auténtico que se convirtiera en un entrenamiento para enseñar a manejar. Esta idea tuvo que ser descartada porque Atari no se encontraba bien financieramente hablando y dudaban que fuera a tener un éxito comercial si se enfocaban solo a venderlo para escuelas de manejo.

Ya con la jugabilidad lista, se propusieron convertirlo en el juego más real hasta el momento, pero agregaron elementos exagerados para que los jugadores pudieran experimentar y hacer locuras con el motor físico. Para eso agregaron una pista de acrobacias y una pista de carreras. La pista principal no está basada en un circuito real pero el puente lo hicieron para homenajear al que sale en la película The Blues Brothers.

Para ser un juego de recreativas se aprecia que el mando es muy sensible, con facilidad pierdes el control y se patina el automóvil. No es como los demás juegos ‘arcade’ donde te la pasas pisando el acelerador a fondo, aquí te penalizan si haces eso, requieres de mucha paciencia para no perder el control del vehículo.

Hard Drivin’ no es un juego para los que quieren acción al volante, ser paciente y mucha practica es lo que necesitas para dominar este juego. Fue revolucionario para su época ya que el uso de la física y de los gráficos poligonales no era algo tan común. Lo más cercano eran juegos que solo usaban vectores. Ya después muchos siguieron su ejemplo y los entornos poligonales se volvieron más populares en los noventa. Actualmente sigue siendo un juego difícil, puede llegar a ser frustrante, también se puede decir que ofrece poca variedad, pero vale la pena recordarlo porque fue pionero en su género.

Tuvo varias secuelas incluyendo Race Drivin’ y Hard Drivin’ II, eventualmente hicieron una versión “educativa” del juego llamada AGC Mobile Operations Simulation, donde armaron un gabinete con cinco monitores para simular un campo de visión de 225 grados, también incluía cinturón de seguridad e interruptores para prender y apagar las luces del vehículo, esto con el propósito de entrenar a policías estadounidenses. Esta simulación permitía conectar hasta ocho unidades para realizar tareas en equipo.

¿Ustedes llegaron a jugar Hard Drivin o alguna de sus secuelas? Comenten y recuerden esta reliquia poligonal con nosotros. Hasta la próxima.

 

Wayne Gretzky’s 3D Hockey 98 (Nintendo 64)

Wayne Gretzky’s 3D Hockey apareció a finales de 1996 para el Nintendo 64 después de haber hecho su debut en recreativas. Tiene el distintivo de ser el primer juego de la consola de Nintendo en permitir que cuatro jugadores participaran de manera simultánea. Es un juego muy entretenido de Hockey sin reglas y cuenta con la licencia de la NHL.

Un año después de su lanzamiento, Midway sacó Wayne Gretzky 3D Hockey 98. Básicamente es el mismo juego, actualizaron las plantillas de cada equipo y agregaron la opción de convertir el juego en una simulación.

Al estar diseñado para ser una experiencia ‘arcade’ el juego sufre cuando tratas de probarlo con reglas, fueras de lugar, etc. Para que la simulación no sufra tanto puedes crecer el tamaño de la cancha y aumentar a cinco jugadores por equipo. El problema es que la jugabilidad no está hecha para ser realista y al poner reglas el juego se vuelve de flojera, por eso, lo mejor es olvidar que existe esta opción.

Lo bueno es jugar en modalidad ‘arcade’ donde participan equipos de tres jugadores. Hay disparos, atajadas y golpes de poder, esto se logra combinando el botón ‘turbo’ con los otros comandos. Esto es lo que hace que el juego destaque, los porteros se pueden convertir en una pared hecha de ladrillos, los delanteros pueden disparar y quemar la portería, vaya, hasta puedes meter gol con un tiro tan poderosos que el portero entra a la portería empujado por el ‘puck’. También es muy común que los jugadores se agarren a golpes, el modo de pelea es muy sencillo, cuentas con pocos movimientos para derribar a tu rival, pero sirve para darle variedad al juego.

Las jugadas exageradas, junto con los efectos de sonido, como cuando golpeas a alguien y suena la sirena de una ambulancia le dan mucho carisma al juego. Prácticamente podemos decir que Midway siguió el librito de NBA Jam para hacer un juego de deportes divertido, accesible y lleno de acción. Hablando de NBA Jam, la dificultad es muy parecida debido a que también cuenta con una inteligencia artificial de “liga”, lo que significa que cuando le llevas mucha ventaja a tu rival este se vuelve más complicado hasta que te alcanza en el marcador.

Gráficamente los jugadores son de buen tamaño, de hecho son enormes parecen jugadores de fútbol americano, eso se ve un poco raro cuando estás jugando la modalidad de simulación. Los uniformes se ven detallados, así como todo el equipo que utilizan los jugadores. Un detalle que llamaba mucho la atención durante su época es que podías tirar el termo con agua que se encontraba arriba de las porterías.

Wayne Gretzky 3D Hockey 98 es un juego memorable, todavía su jugabilidad ‘arcade’ se presta para retas entretenidas, el modo de simulación sale sobrando, se nota que lo hicieron al aventón para poder justificar el costo de admisión de esta secuela.

El problema con esta serie fue que Midway se durmió en sus laureles y presentó secuelas que no valían la pena si ya habías conseguido la entrega pasada, básicamente lanzaban el mismo juego, solo cambiaban la portada.

El punto más bajo fue cuando lanzaron Olympic Hockey Nagano 98, para coincidir con las olimpiadas invernales, era exactamente el mismo juego que Wayne Gretzky 3D Hockey 98, lo único que hicieron fue cambiar los equipos de la NHL por selecciones nacionales. La crítica y el público se dieron cuenta de esto y así murió esta franquicia. Fue hasta el 2001 cuando Midway volvió a probar suerte con un juego de hockey estilo ‘arcade’ con la serie NHL Hitz.

Como dato adicional, la versión de Hockey olímpico fue “desarrollada” por Treyarch, los que después de encargarían de la serie Call of Duty Black Ops.

¿Ustedes llegaron a jugar algún título de la serie Wayne Gretzky 3D Hockey para Nintendo 64? Comenten y recuerden este juego con nosotros, hasta la próxima.

NBA Hangtime (Nintendo 64) – Retro Bits

Es la secuela espiritual de NBA Jam. A finales de los noventa Acclaim se quedó con el nombre de la serie y Midway terminó produciendo las secuelas “no oficiales” como NBA Hangtime y NBA Showtime, las cuales mantenían la esencia de la franquicia. Acclaim por su parte lanzó secuelas oficiales como NBA Jam Extreme y NBA Jam 99, enfocándose a las consolas caseras.

Lo malo del trabajo de Acclaim consistió en que alejaron la serie de sus raíces, por ejemplo, con NBA Jam 99 la gran novedad era el modo simulación donde jugabas un partido de basquetbol normal, con reglas y de cinco contra cinco, perdió todo el encanto que hizo famoso a la serie. Sí se incluía la modalidad “JAM” pero estaba muy diluida, se nota que todo el esfuerzo se concentró en el apartado de simulación.

Pero regresemos con el juego que realmente nos importa, NBA Hangtime de Midway, apareció en 1996 para recreativas y en 1997 salió la versión casera de Nintendo 64. De hecho, fue el primer juego de baloncesto que apareció para el Nintendo 64. También salieron ediciones para Playstation y PC. Este título todavía alcanzó a salir para Sega Genesis y para Super Nintendo, pero estas eran versiones con limitaciones gráficas y no estaban a la par del original para recreativas.

La jugabilidad se mantiene muy parecida a la de NBA Jam, solo cuenta con algunas mejoras. Ya puedes coordinarte con tu compañero para hacer ‘alley-oops’ o para realizar asistencias durante las clavadas. También puedes esquivar a tus contrincantes. La inteligencia artificial de tus rivales, al igual que en NBA Jam es de “liga”, cuando te adelantas mucho en el marcador aumenta la dificultad hasta que te emparejan.

Para los que jugamos mucho NBA Jam en Super Nintendo el apartado gráfico es destacable. Ya puedes reconocer el rostro de cada jugador y las arenas se sienten mucho más animadas. Los ‘jerseys’ no son idénticos a los originales, todos son iguales, lo único que cambian son los colores.

Otra novedad que podemos encontrar en NBA Hangtime es el modo para crear a tu jugador. En realidad es poco lo que puedes personalizar, básicamente elijes una de las cabezas disponibles, muchas son de jugadores o del equipo de programación, mi rostro favorito es el de un ‘alien’ verde. Aparte de la cabeza, puedes ajustar la altura e ir mejorando tus atributos adquiriendo puntos de habilidad, estos puntos los consigues hilando una buena racha de victorias.

A finales de los noventa, Dennis Rodman era un jugador muy popular por lo llamativa que resultaba su personalidad, era normal que lo diferenciabas entre juegos de basquetbol porque siempre salía con el pelo pintada de un color distinto. En NBA Hangtime puedes cambiar el color de su cabello a tu gusto, no afecta en nada a la jugabilidad pero es un buen detalle para los que estábamos atentos a los cambios y a los locuras de Rodman.

Otro detalle curioso es que incluyeron códigos como los de Mortal Kombat 3, donde hacías una combinación de tres números antes de cada partida para intentar descubrir secretos. Al final de cada partido el juego hace una trivia para probar tus conocimientos de la NBA.

NBA Hangtime hizo poco para ser innovador utilizando el concepto de NBA Jam, basquetbol sin reglas, pero para los que siempre habíamos querido una versión a la altura de la de recreativas fue un sueño hecho realidad, a pesar de que el estilo de juego ya no era tan popular. La serie continuó con NBA Showtime, el cual ya utilizaba gráficos poligonales.

¿Ustedes llegaron a jugar NBA Hangtime o ya se habían cansado de estos juegos deportivos sin reglas? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.