Super Mario Odyssey (Switch) – Reseña

La trama gira en torno a Bowser secuestrando por enésima vez a la princesa Peach, en esta ocasión planea casarse con ella y para lograrlo va recorriendo cada reino robando elementos necesarios para realizar la boda como el vestido, el pastel, la bebida, etc. Durante el secuestro de la princesa, Mario conoce a Cappy, un sombrero que puede tomar diferentes formas y que también es víctima de Bowser porque se lleva a su hermana, una diadema.

Mario por si mismo solo puede brincar, con la ayuda de Cappy puede atacar a los enemigos aventándolo o usarlo como plataforma para alcanzar lugares más altos. Pero lo mejor de Cappy es que te permite poseer a varios enemigos y personajes, animados o inanimados, que encuentras en tu camino y esto te da nuevas habilidades.

Puedes controlar enemigos clásicos como bullet bills, chomp chomps, goombas. Y usar sus ataques a tu beneficio. También puedes poseer personajes como un tiranosaurio, ranas, peces, etc. Las habilidades son muy variadas y necesarias para poder explorar y llegar al jefe final de cada reino. Por ejemplo, cuando posees un pescado, ya no tienes que preocuparte por respirar bajo el agua, y puedes explorar con mayor facilidad.

En lugar de niveles el juego tiene varios reinos, son más de diez, el objetivo es juntar las suficientes energilunas para reparar tu nave, un sombrero llamado ‘odyssey’ que te ayuda a viajar de reino en reino.

Me recuerda a la exploración de Super Mario 64. A diferencia de juegos como Banjo & Kazooie aquí no te cansas de estar buscando y coleccionando objetos para pasar de nivel. Por lo general encuentras las lunas en tu camino en lo que vences al jefe de cada reino. Nunca vas a sufrir por estar buscando lunas, hay suficientes y el mínimo que necesitas es fácil de conseguir.

Lo que me agradó de buscar lunas es que no es obligatorio y lo que fomentan es que explores bien cada reino, ya que cada rincón puede ocultar energilunas. No todas son tan fáciles de conseguir, hay algunas que te exigen completar ciertos retos para obtenerlas, como recorrer algún laberinto con límite de tiempo, participar en carreras, pasar algún nivel difícil de plataformas, etc. La variedad es amplia y presentan retos con diferentes niveles de dificultad.

Para los que se quejan de que es muy fácil, se nota que no lo terminaron, hay retos que aparecen después de terminar el juego que realmente ponen a prueba tus habilidades y tu paciencia. También los dos últimos reinos antes del final del juego tienen momentos complicados, no imposibles porque siempre tienes la sensación de que puedes lograrlo, pero no es tan fácil como algunas reseñas indican. Hay muchos retos con dificultad elevada que aparecen cuando terminas el juego, solo es cuestión de buscarlos.

Gráficamente el juego me encantó, presenta un mundo tan detallado que no lo quise jugar mucho en modo portátil. Cada reino se siente diferente, la ambientación resulta impecable, desde el desierto de Tostarena hasta el caos urbano de New Donk City, todos tienen la personalidad suficiente como para ser considerados un personaje más del juego. Hay varios detalles que me gustaron como la manera en que interactúa Mario con objetos, si te dejas de mover y estás cerca de una silla Mario se pone cómodo y se sienta en ella o también puede jugar con un perro aventándole a Cappy.

Hay algunas secciones especiales hechas para activar el factor nostalgia donde la jugabilidad pasa a un plano de dos dimensiones y el aspecto de Mario pasa a ser de ocho bits, justo como en el NES, lo que me encantó de estos momentos es que están bien dosificados, nunca llegan a cansar y que incorporan elementos nuevos al mundo de ocho bits, como los diferentes trajes que puede portar Mario y algunos momentos dónde estás de cabeza y el control se invierte.

Aparte de las energilunas, también puedes coleccionar diferentes disfraces para Mario y recuerdos de tu viaje en cada reino, los cuales se van guardando en tu nave, el ‘odyssey’. Los disfraces los puedes comprar juntando las clásicas monedas doradas, en cada reino hay disfraces exclusivos, los cuales puedes obtener juntando unas monedas moradas que solo puedes utilizar en ese reino. Cuando terminas el juego si sigues coleccionando energilunas, estas van desbloqueando nuevas vestimentas para comprar.

Lo único que no me encantó del juego es la modalidad para dos jugadores, realmente es una adición un tanto aburrida, uno controla a Mario y otro controla a Cappy, parece que lo agregaron solo para cumplir y realmente no aporta mucho ya que estás limitado, resulta más complicado jugar así. En lo personal prefiero compartir el control en lugar de utilizar esta modalidad.

Super Mario Odyssey es una gran experiencia, hay muchos momentos donde se nota que Nintendo quiere consentir a sus seguidores, claro, no solo se basa en nostalgia para agradar el jugador, esto está respaldado con una jugabilidad sólida y con muchas actividades por realizar. La historia la puedes acabar relativamente rápido, en unas ocho horas aproximadamente, pero siempre vas a tener motivos para regresar, seguir explorando los reinos y coleccionando disfraces. Este es un título indispensable para tu colección de Switch y si no tienes la consola es una buena excusa para conseguirla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s