Wave Race 64 (Nintendo 64) – Retro Bits

Fue de los primeros juegos que salieron para el Nintendo 64. En el lanzamiento de la consola los jugadores se quedaron asombrados con la libertad que daba Super Mario 64 y Pilotwings 64 fue un buen complemento, pero fuera de esos dos títulos no había nada más. Wave Race 64 salió para acabar con ese periodo de “sequía” que sufrió la consola en sus primeros meses.

Es un título de carreras con motos acuáticas que sobresale por la manera en la que recrean el agua. Las olas que hay en cada circuito son únicas y se comportan de manera impredecible. Esto aunado a que tu vehículo reacciona de manera diferente con cada ola haciendo que sea un verdadero reto controlarlo. El motor físico que hicieron para este juego es increíble, fue perfecto para mostrar el poder y la versatilidad de la consola de Nintendo.

Originalmente los vehículos que iban a estar a tu disposición eran lanchas futuristas, antes de su lanzamiento las cambiaron por motos acuáticas. Esto fue para que los vehículos se sintieran más ligeros y fáciles de controlar, también le da más carisma al juego ya que puedes ver a los personajes que las manejan. En muchos artículos previos al lanzamiento de Wave Race 64 se pueden ver los vehículos originales.

Los circuitos son variados y cada uno cuenta con obstáculos muy particulares. El que más me llama la atención es el último ya que ahí cada vuelta que pasa baja la marea haciendo diferente la ruta ideal para lograr tu mejor desempeño. Me encantaría que el juego ofreciera más circuitos así. Lo que puedes ajustar en el menú de opciones es la fuerza de las olas. Eliges entre calmadas, salvajes, al azar o por defecto.  Es muy bueno que puedas personalizar este aspecto porque así los circuitos pueden sentirse totalmente diferentes.

A la hora de controlar tu ‘jet ski’, además de enfrentarte a los cambios en la marea, tienes que esquivar boyas rojas y amarillas, estás indican una ruta ideal en la pista y también sirven como una especie de puntos de control, te muestran por donde las tienes que rebasar, ya sea por izquierda o por derecha, si lo logras aumenta tu velocidad y si no, cuenta como una falta, puedes acumular hasta cinco faltas en una carrera. Mi única queja con este juego es que hay veces en que parece que las boyas salen de la nada, haciendo que esquivarlas se vuelva más complicado.

Hay tres modalidades: campeonato, carrera a contrarreloj, acrobacias y contra otro jugador. Campeonato es el modo estándar donde recorres todos los circuitos y tratas de quedar en las mejores posiciones carrera tras carrera para sumar más puntos y ser el ganador. En acrobacias pasas por aros para obtener más puntos y hay rampas para que puedas realizar diferentes suertes. Esta modalidad es muy útil para que seas mejor en el control de tu ‘jet ski’.

Son cuatro personajes a tu disposición, hay tres chicos y una chica. Hayami es balanceado, Stewart es más ágil, Mariner es un poco más robusto y es el que más sobresale en cuanto a diseño, a la hora de controlarlo si se siente más pesado sobre todo en las vueltas y Jeter es mejor para las acrobacias, su control parece ser más sensible, se siente hasta flojo el manejo de su vehículo.

El juego tiene patrocinio de Kawasaki. Lo curioso fue que todas las referencias a la marca fueron borradas de la versión que apareció para la consola virtual de Wii, pero cuando el juego fue lanzado para la consola virtual del Wii U la publicidad de Kawasaki volvió a estar en su lugar.

A pesar de que la versión de Nintendo 64 es la más recordada de la serie, existió una entrega anterior para el Game Boy llamada Wave Race y contaba con una vista senital, también existió una secuela para el Game Cube llamada Blue Storm.

Wave Race 64 es un título que recuerdo con mucho cariño por lo impredecible que son sus olas, hacen que cada carrera sea un reto. Gran parte de la belleza del juego es que es muy fácil aprender a jugarlo pero la dificultad viene con el comportamiento de la marea. Lo mejor de este juego, además de que es un clásico, es que resulta fácil conseguirlo gracias a la tiendas virtuales del Wii y del Wii U. Es una de esas franquicias de Nintendo que me gustaría que retomaran con una nueva secuela.

¿Lo llegaste a jugar? ¿Cuáles son tus juegos favoritos de Nintendo 64? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

 

 

 

Advertisements

Splatoon 2 (Switch) – Reseña

A dos años del original, aparece la secuela del título de disparos que fue exclusivo para Wii U, ahora ya no es un novato y su nombre es utilizado para fortalecer el catálogo de juegos del Switch.

Para los que no jugaron la entrega anterior, Splatoon es un juego de disparos en tercera persona donde el objetivo, más allá de eliminar a tus oponentes, consiste en cubrir el territorio con tinta. Hay dos equipos involucrados, el equipo que marque una mayor parte del mapa con tinta es el ganador. Esto supone una buena variante para los juegos de disparos ya que no compites por matar a alguien sino por cubrir un mapa. Así que aunque no seas tan bueno en el juego puedes sentir que ayudas al equipo cubriendo los huecos que van dejando tus compañeros.

La jugabilidad es el punto fuerte de la serie, muchas personas se llegaron a quejar de que en el primero era forzoso utilizar control de movimiento para mirar arriba o abajo, en esta ocasión puedes desactivarla y controlar todo con el ‘stick’ derecho como en cualquier juego de disparos. Tu personaje tiene un tanque lleno de tinta, para rellenarlo te conviertes en calamar y absorbes la tinta de tu mismo color del suelo. Cuando estás convertido en calamar eres más rápido y ágil, puedes acceder con facilidad a muchos lugares si hay un camino de tinta de tu color.

En la plaza principal es donde puedes acceder a los diferentes modos de juego, también puedes comprar ropa y armas nuevas. Cada prenda te da una ventaja distinta, hay unas que te dan mayor velocidad, otras permiten que puedas recargar más rápido tu tinta, etc. El chiste es experimentar con diferentes prendas hasta que encuentres la que tenga tus ventajas favoritas.

Algo similar pasa con las armas, hay desde pistolas hasta rodillos, pasando por escopetas, pinceles, rifles y demás. Me encanta que todas son tan diferentes que vale la pena probarlas. Además del disparo normal cada arma incluye un disparo secundario y un disparo especial. El secundario suele consistir en granadas o regaderas de pintura, el disparo especial lo consigues al llenar una barra y presionar el ‘stick’ derecho, por lo general este te permite cubrir una buena parte del terreno con tinta.

El dinero que ganas en cada partida es el que te permite comprar prendas y armas. También, conforme más juegas, se incrementa tu nivel de experiencia y esto te desbloquea más artículos en la tienda. Con el paso de los días los artículos cambian así que es bueno regresar de vez en cuando para ver qué novedades hay.

El chat de voz es algo que se pedía en el primer Splatoon y aquí ya es una realidad, lo malo es que su ejecución es un tanto pobre. Para poder platicar con tu equipo debes usar una diadema y abrir una aplicación en tu ‘smart phone’, vaya, de esto a coordinarte por Skype o Whatsapp no hay mucha diferencia. Lo rescatable de la aplicación es que tiene una tienda especial con artículos diferentes a los que encuentras en la plaza del juego, también es una buena manera de revisar tus estadísticas y conocer el rendimiento que tienes en cada partida.

La modalidad para un jugador se llama ‘Octo Canyon’, sirve para aprender las mecánicas del juego y pulir tus habilidades. Los jefes de cada nivel suelen ser enormes y un tanto imponentes, presentan un buen reto y es divertido encontrar la manera de vencerlos.

La novedad en esta secuela es el modo ‘Salmon Run’, un modo cooperativo donde se juntan cuatro personas y se enfrentan  a varias oleadas de enemigos. Los enemigos tienen diferentes habilidades y puntos débiles. El objetivo de esta modalidad, aparte de sobrevivir, consiste en recolectar huevos dorados e intercambiarlos por recompensas. Esta modalidad de “horda” es bastante entretenida pero tiene una desventaja, no la puedes jugar cuando quieras, tienes que jugarla cuando esté disponible y esto depende de horarios que va poniendo el juego. Por ejemplo, un lunes no pude jugar esta modalidad y tuve que esperar al día siguiente en un horario de siete de la mañana a siete de la noche para jugarla.

La modalidad estrella es el multijugador en línea, donde compiten equipos de cuatro contra cuatro. Puedes disputar partidas casuales, clasificatorias o batalla de liga, en donde armas un equipo con tus amigos para competir. En cualquiera de estas competencias los mapas se van rotando cada dos horas. La mejor manera de describir a Splatoon 2 en su juego línea es diciendo lo adictivo que es. En serio, no sé como describirlo pero hay algo muy satisfactorio en estar pintando todo el terreno junto a tu equipo, se genera una competencia muy emocionante con los rivales. La cereza en el pastel es que entre más juegas más armas y ropa desbloqueas.

Solo hay un negrito en el arroz, me encantaría que esta modalidad se pudiera jugar contra la computadora cuando no tienes acceso a internet. En el primer Splatoon esto no fue una queja para mí porque suelo tener mis consolas conectadas todo el tiempo pero en el Switch, al ser también una consola portátil, no siempre tienes acceso a internet y sería agradable practicar contra la computadora cuando no estás en casa o con una conexión estable.

Splatoon 2 tiene varias ventajas y desventajas, por un lado creo que las novedades que incluyen en esta secuela no son suficientes, parece una versión especial de la primera entrega. Por otro lado este tipo de juegos es lo que necesita  el catálogo del Switch, ya que garantiza que estarás pegado jugando  en línea por muchas horas. Definitivamente no es un juego perfecto pero sus fortalezas superan por mucho los puntos negativos. Simplemente puedo decir que es un juego adictivo.

 

The House of the Dead (Saturn) – Retro Bits

Es un juego de disparos para recreativas que lanzó Sega en 1997, al año siguiente apareció la versión para Saturn, la cual estamos usando para este video.

La trama empieza cuando los agentes Thomas Rogan y G reciben una llamada de auxilio de su colega Sophie, quien se encuentra atrapada en una mansión llena de zombis.  El culpable de todo esto es el Dr. Roy Curien, quien, al investigar sobre la vida y la muerte, enloquece y crea una legión de monstruos que merodean su mansión.

La historia trata de emular las películas de zombis de bajo presupuesto y hace lo justo para lograrlo ya que tiene todos los elementos, héroes, un científico loco y monstruos insaciables de sangre. Y, al ser un juego de disparos, está lleno de acción.

El juego sobresale por sangriento y porque tus disparos descuartizan a los zombis. Claro, disparar a la cabeza siempre te garantiza que caerán más rápido pero también te puedes divertir con ellos volando sus brazos o agujerando sus torsos.

La versión casera de Saturn trata de ser menos agresiva cambiando la sangre de rojo a verde. En lo personal, después de jugar un buen rato esta versión olvidé que la sangre roja era la original, el verde contrasta muy bien con los enemigos, sí, le quita cierto realismo, por así decirlo, pero resulta un tanto lógico que los monstruos tengan sangre de otro color. Por cierto, hay un código secreto que te permite cambiar el color de la sangre entre púrpura, verde, azul y rojo, este código también te da vidas ilimitadas y deja que selecciones el nivel que quieras.

La jugabilidad es bastante sencilla le disparas a todo ser agresivo que te aparezca en pantalla, para recargar debes disparar fuera de la pantalla. A lo largo de los niveles encuentras científicos en peligro y si logras salvarlos suelen darte una vida o monedas a cambio. Si quieres lograr una mayor puntuación hay monedas escondidas en varios elementos que puedes romper como cajas y jarrones. También hay ciertos interruptores o puertas, que al dispararles pueden hacer que tu personaje tome una ruta diferente.

Hay una buena variedad de enemigos, desde el zombi tradicional, delgado y sin mucho carisma, hasta zombis musculosos o panzones. También hay unos que parecen sanguijuelas, otros que se mueven como simios y te atacan con sus garras. Siempre hay un enemigo con características diferentes para sorprenderte.

Vale la pena destacar los jefes que aparecen al final de cada nivel, sus patrones de ataque son variados y antes de enfrentarlos aparecen anotados en tu libreta sus puntos débiles, salvo el último jefe, donde tienes que averiguar sus debilidades por ti mismo. Los dos primeros jefes del juego aparecen en el último nivel para darte una especie de revancha y después de vencerlos puedes enfrentar al jefe final.

El juego cuenta con tres finales, cada uno depende de los créditos que uses, el primero solo abandonas la mansión, en el segundo Sophie sobrevive y en el tercero aparece Sophie convertida en zombi. Durante los créditos la cámara recorre toda la mansión hasta salir de ella.

En esta versión de Saturn lo peor son los gráficos, vaya es algo que desde su lanzamiento los críticos se quejaban ya que no estaban a la par de la versión para recreativas. Ahora, con el paso del tiempo, puedo decir que no han envejecido bien, las texturas se ven borrosas y los personajes están hechos con pocos polígonos, se nota que le dieron prioridad a que los zombis se pudieran desmembrar a que fueran diseños más complejos. Aunque la versión ‘arcade’ se ve más “limpia” gráficamente hablando, las dos se juegan igual, vaya son el mismo juego. Solo que en Saturn parece que estás viendo el juego a través de un cristal sucio.

Aquí se muestra una buena evolución en los juegos de disparos sobre rieles con respecto a otros títulos de Sega como Virtua Cop, ya que el recorrido de tu personaje es más dinámico e interactúa con varios elementos, por ejemplo, hay enemigos que te pueden empujar y dejar colgando de un brazo, también tu personaje enfoca su atención en diferentes puntos cuando algo le parece sospechoso. Esto provoca que no parezca una galería de tiro donde tú estás parado y los enemigos solo aparecen para que les dispares.

The House of the Dead es el juego perfecto para saciar tu sed de sangre y desmembramiento de zombis. Ha tenido varias secuelas, incluso hay una versión para Steam llamada The Typing of the Dead Overkill, en la cual se incluye la entrega más reciente, controlando todo con el ‘mouse’ de tu computadora y también ofrece una variante que te enseña a escribir rápido y controlas con el teclado. Básicamente escribes palabras para matar zombis.

¿Han llegado a jugar alguna entrega de esta serie? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

 

X-Men: Children of the Atom (Saturn) – Retro Bits

Es el inicio de la colaboración entre Capcom y Marvel en juegos de peleas. Apareció para recreativas en 1995 y salió para Sega Saturn en 1996, la versión de Playstation tardó mucho en salir y no fue tan buena que digamos, apareció en 1998, para este entonces ya habían salido otros títulos de la serie como Marvel vs. Street Fighter, así que daba la sensación que su lanzamiento fue “por no dejar”. Era una versión muy limitada, le faltaban muchos cuadros de animación, diálogos, etc.

Al Playstation le costaba trabajo reproducir versiones fieles de juegos ‘arcade’ de peleas en dos dimensiones debido a que su memora RAM no era tan poderosa. El Saturn tenía la ventaja de que podías conectarle un cartucho que le daba 4 MB de RAM extras y ya con esto era más fácil hacer la conversión de juegos de pelea más atascados como X-Men vs Street Fighter.

El concepto consiste en llevar a los X-Men a un juego estilo Street Fighter II. Lo interesante es que no solo pusieron a Wolverine, Cyclops y compañía en Street Fighter II y se durmieron en sus laureles, adaptaron el sistema de pelea para que se sintiera como un combate digno de superhéroes. Agregaron combate aéreo, así que los escenarios son muy altos, esto permite que continúes  peleando en el aire o que hagas malabares con tu oponente si realizas una buena combinación.

El estilo visual está basado en la caricatura noventera de X-Men, Capcom siguió utilizando estos diseños y sus animaciones hasta Marvel vs. Capcom 2. Para darle un grado extra de autenticidad utilizan a los mismos actores de doblaje que en la caricatura. Los personajes son de buen tamaño, por ejemplo el Sentiela es enorme, si se siente imponente. Algunos personajes tienen movimientos y estilos parecidos a los de Street Fighter II, por ejemplo Colossus se parece un poco a Zangief y Spiral estira sus brazos como Dhalsim.

Solo hay un personaje de Street Fighter que aparece en este juego y es Akuma, su participación es muy parecida a la de Super Street Fighter II Turbo donde si derrotas a todos los rivales sin perder te reta a pelear.

Jugándolo recientemente me parece grato que aparezcan en el juego personajes que Marvel ha olvidado un poco con el paso del tiempo como es el caso de Omega Red.

Me gustaron los escenarios, al estar inspirados en la serie animada me traen gratos recuerdos, también es muy vistoso que algunos sean interactivos, por ejemplo hay un puente donde puedes destruir el suelo. También hay escenarios que cambian conforme avanza la pelea, el nivel del ‘Danger Room’ simula diversos ambientes durante los combates.

La versión casera de Saturn fue distribuida por Acclaim, cuenta con algunos modos adicionales como supervivencia y batalla por grupos, el cual es básicamente un modo de torneo. Como era tradicional en esa época el modo principal es la modalidad ‘arcade’.

Algo que me sorprendió de la versión de Saturn es que es muy difícil, avanzas cuatro peleas sin mucho problema pero después la computadora no tiene piedad, aun bajando la dificultad en el menú de opciones me costó trabajo ser competente contra la computadora después del cuarto rival. Esto me parece un poco raro ya que otras ediciones caseras como X-Men vs Street Fighter no son tan difíciles, al menos en mi experiencia, es el juego de pelea de Capcom más difícil desde Super Street Fighter II Turbo para ‘arcade’.

X-Men: Children of the Atom es un buen juego con un gran sistema de combate. Lo recuerdo con cariño porque aquí fue donde sentaron las bases para una época dorada de ‘cross-overs’ entre Capcom y Marvel, porque le siguió Marvel Super Heroes, después X-Men vs Street Fighter, Marvel vs Street Fighter, hasta llegar a Marvel vs Capcom.

¿Ustedes lo llegaron a jugar? ¿Cuál es su juego favorito de los ‘cross overs’ entre Capcom y Marvel? Comenten y recuerden este juego con nosotros, hasta la próxima.

Arms (Switch) – Reseña

Arms para Nintendo Switch es un juego de peleas poco convencional. Me recuerda más a los juguetes Rock ‘Em Sock ‘Em Robots,  los cuales consistían de dos robots montados en un cuadrilátero, cada uno tenía un control para lanzar puñetazos. En Arms, igual puedes lanzar golpes con el brazo izquierdo y con el derecho, la diferencia es que tus brazos son bastante largos así que puedes pelear a distancia.

El control es bastante sencillo, un botón para cada puño, otro para esquivar, otro para brincar y un último para activar el ataque especial una vez que has llenado la barra de poder. También puedes manejar a tus personaje utilizando el control de movimiento, en donde agarras un ‘joy con’ en cada mano y reconoce cada que lanzas un golpe. Es bastante divertido el control de movimiento pero si quieres ser competitivo en el juego es mejor que no lo uses ya que no es tan preciso como jugar con la configuración tradicional de usar botones.

Cuando fue anunciado el juego la mayor preocupación fue que no tuviera la suficiente profundidad para ser más que un mini juego. Ahora puedo decir que esto no debe ser una preocupación. A pesar de que es fácil aprender a jugarlo hay mucha estrategia involucrada en las peleas. También aparecen mejoras de manera aleatoria para que puedas tener una ventaja extra, estas recuperan tu vida o rellenan tu barra de poder. Para ganar debes marcar bien tu distancia con la del rival y aprovechar tu entorno.

Hablando de los entornos, me gustó mucho que no todos ofrezcan un terreno parejo,  por ejemplo hay una arena que consiste en escaleras y dependiendo tu estrategia puedes colocarte en terreno más alto o más bajo. También hay otros niveles donde encuentras diferentes tipos de obstáculos y los puedes usar a tu favor.

En este juego lo mejor es que hay variedad. Cuentas con diez personajes a elegir y cada uno cuenta con tres brazos disponibles para intercambiar. Los personajes no me parecieron tan carismáticos, pero sus diseños son agradables, todos son coloridos y hay unos con apariencia extraña, como Helix, que parece hijo ilegítimo de Flubber, también hay una chica que tiene brazos de tallarín y otra que en lugar de brazos golpea con sus trenzas.

 Conforme juegas vas obteniendo puntos y con ellos puedes desbloquear más brazos, esto se hace adictivo porque cada brazo es muy diferente. Hay brazos de tres tipos, de hielo, fuego y eléctricos, puedes combinarlos y experimentar para encontrar los que mejor se adapten a tus estilo. Unos consisten en guantes que lanzan golpes normales, uno de dragón que lanza un laser, etc. Gran parte de la diversión consiste en probar todos.

Grand Prix viene siendo el equivalente al modo de historia, aquí te cuentan un poquito los antecedentes de cada peleador mientras vas derrotando a cada uno hasta llegar al jefe final. Es agradable que no solo hay peleas normales en esta modalidad, también juegas otros modos como V-Ball y Hoops, los cuales sirven para darle variedad al concepto.

Además de pelea normal, hay varios modos de juego como, pelea por equipos, donde te amarran a un compañero y si él es derribado puede arrastrarte consigo, es caótico pero divertido. También hay modos que simulan deportes como basquetbol, voleibol y puntería, así como un modo tipo supervivencia donde peleas contra cien rivales.

El modo en línea consiste en un vestíbulo donde entran hasta veinte personas, el juego los agrupa en partidas diferentes, cuando quedan libres los revuelve y forma otras partidas. En las partidas libres el modo se elije al azar, en las partidas igualadas juegas el modo de pelea uno contra uno sin aditamentos o ventajas.

Con Arms parece que Nintendo quiere hacer con los juegos de pelea lo que hizo Splatoon con los juegos de disparos, hacer algo accesible y adictivo. Me recordó un poco a la serie  Virtual On de Sega, un juego de peleas con robots en tercera persona, es lo más parecido que yo puedo recordar. Arms es un gran juego de peleas, cuenta con un control bastante sólido y permite que los jugadores sean creativos durante las partidas y no recurran tanto a las mañas. En lo personal, no esperaba tanto de este título y ha resultado ser una sorpresa muy agradable.

Die Hard Arcade (Saturn) – Retro Bits

Es un juego para recreativas y Sega Saturn que salió en 1996 y fue creado por Makoto Uchida, quién también hizo Golden Axe y Altered Beast. El juego es un clásico ‘beat em up’ donde abres tu paso a golpes en cada nivel.

En Japón salió sin la licencia de Duro de Matar y se llamó Dynamite Deka. Fue hasta el lanzamiento occidental que usaron los derechos y el personaje principal se convirtió en John McClane. El juego se mantiene igual en las dos versiones. La trama consiste en que un grupo de terroristas secuestran un edificio donde se encuentra la hija del presidente, John McClane y Kris Thompsen se infiltran en el edificio para rescatarla.

El juego hace buen uso de la licencia de Die Hard y es muy entretenido pero se siente exagerado, fácilmente te das cuenta que lo diseñó un grupo japonés. La premisa es lo más elemental de Die Hard, terroristas secuestrando un edificio, la manera en que los puedes derrotar es lo que hace que todo se salga de proporción. Puedes utilizar como armas desde pimienta hasta lanza misiles y armas anti tanques. Hay que recordar que esto lo usas para vencer personas comunes y corrientes en cuartos relativamente pequeños.

La jugabilidad es bastante sencilla, puedes golpear, patear, brincar y correr, si corres y presionas el botón de golpe puedes derribar a tus enemigos. No puedes atacar hacia arriba, abajo o en diagonal de la pantalla, tus ataques están limitados hacia la izquierda o la derecha, así que debes alinearte con los enemigos si no se encuentran justo en frente de ti. Es como pasaba en los juegos tipo Streets of Rage, solo que al ser un juego poligonal aquí se siente como una limitante.

Para darle variedad al juego hay algunas secuencias donde tienes que presionar rápidamente el botón indicado, normalmente esto pasa cuando tu personaje va corriendo hacia el siguiente nivel, encuentra un obstáculo, el cual debe esquivar, o un rival, al cual puede vencer de un puñetazo, y seguir con su camino. Si no presionas el botón correcto ahí te detienes y debes derrotar más enemigos.

En algunos niveles hay jefes con distintas temáticas para darles personalidad, desde luchadores de sumo hasta jugadores de futbol americano. La pregunta es ¿Qué demonios hacen un luchador de sumo y un jugador de americano como parte de una organización terrorista? Esto le da un toque cómico al juego aunque todo se sienta inusual y extremo. Los enemigos más comunes absorben un montón de balas antes de morir, es más, creo que es más fácil vencerlos a patadas que con disparos.

Un detalle gráfico que utilizan para que el juego se sienta más como Die Hard es que conforme pasan los niveles John McClane va perdiendo ropa hasta quedarse en su icónica playera sin mangas como en la primera película.

Sega Saturn fue el hogar de la versión casera de Die Hard Arcade, incluye un juego clásico de Sega de 1979 llamado Deep Scan, en donde usas un buque de guerra para destruir submarinos lanzando minas. Es un juego fácil de dominar y se puede volver algo adictivo, los puntos obtenidos aquí se convierten en vidas extra que puedes usar en Die Hard Arcade. En un principio creí que iba a ser casi imposible acabarlo con las vidas que te daba el juego, cuando descubrí que las vidas extra las obtienes por medio de Deep Scan, me pareció una manera entretenida de hacer que juegues este clásico.

La versión japonesa tuvo dos secuelas, Dynamite Cop y Asian Dynamite, la primera alcanzó a llegar al mercado occidental para el Dreamcast, solo que se vendió sin la licencia de Die Hard, así que mundialmente fue conocida como Dynamite Cop y el protagonista se llama Bruno Dellinger. La versión original de Die Hard Arcade, Dynamite Deka, fue lanzada en la tienda virtual de Playstation Network en Japón, incluye gráficos mejorados. Lamentablemente esta versión digital no ha llegado a occidente.

Die Hard Arcade es un juego lleno de acción el cual mantiene ciertos detalles de la película pero se preocupa principalmente por ser un juego divertido, olvidando cualquier sutileza que se pudiera encontrar en las películas. En lo personal, el juego de la serie que jugué más fue Dynamite Cop en Dreamcast, lamentablemente la serie no fue suficientemente popular como para tener más secuelas o remasterizaciones, al menos en el continente americano.

¿Ustedes llegaron a jugar Die Hard Arcade? ¿Cuál es su juego favorito basado en esta franquicia cinematográfica? Comenten y recuerden este título con nosotros, hasta la próxima.

NBA Playgrounds (Switch) – Reseña

Es un juego que intenta recapturar la magia de NBA Jam. El concepto es sencillo partidos de dos contra dos y sin reglas. Es válido golpear a tu rival y eres recompensado al hacer clavadas espectaculares.

Al iniciar el juego recibes sobres con tarjetas, como las que coleccionabas en antaño, cada tarjeta representa a los jugadores que tienes disponibles, el chiste está en jugar mucho para obtener más sobres y completar tu colección de jugadores. Se convierte adictivo esto de abrir sobres pero esto significa que le tienes que invertir un tiempo considerable para tener a todos los equipos disponibles.

Lo que me encantó de la selección de personajes es que incluye una mezcla de jugadores actuales como LeBron James y de leyendas del baloncesto como Scottie Pippen. Una buena noticia es que con futuras actualizaciones se irán agregando más jugadores para desbloquear como Dennis Rodman y Larry Bird.

El apartado gráfico es agradable, el diseño de los jugadores da la sensación de ser caricaturizado, con rasgos faciales exagerados y mucho carisma. Las canchas están ubicadas en espacios públicos alrededor del mundo desde Las Vegas hasta Tokio. Le falta vida a los espectadores, suelen ser pocos y están muy dispersos, no aportan mucho al ambiente. Un detalle notorio en el Switch es que al jugar en modo portátil la resolución baja considerablemente, los gráficos se ven borrosos, lo extraño es que cuando colocas la consola en su base y juegas en el televisor todo se ve nítido. No arruina el juego pero es algo que se nota, espero que lo arreglen con un parche.

Otro detallito que me gustaría que lo arreglaran con una actualización son los tiempos de carga, pueden pasar de treinta a cuarenta segundos en lo que carga un partido, esto llega a ser tedioso sobre todo cuando pierdes y de inmediato quieres la revancha.

Hay tres modos de juego: partido de exhibición, torneo y partido en línea. A más de dos semanas de su estreno, en la versión de Switch todavía no han activado la modalidad en línea.

El partido de exhibición te permite jugar con límite de tiempo o por ser el primero en anotar cierta cantidad de puntos. En el modo de torneo juegas cuatro partidos para completarlo y al final recibes un sobre de tarjetas dorado. Son seis torneos en total, cada partido cuenta con un reto diferente, como anotar 10 canastas seguidas de dos puntos o realizar 15 robos de balón. Si logras vencer todos los retos de un torneo recibes un balón especial. Los torneos no tienen mucha rejugabilidad porque son partidos fijos y no ternas compitiendo, en realidad solo ganas un partido y se desbloquea el siguiente, no hay manera de personalizar un torneo. Otro punto en contra consiste en que la dificultad del partido final se eleva bastante y la computadora hace trampa, te das cuenta de esto porque Saquille O’Neal anota puras canastas de tres puntos. De hecho, los últimos partidos te entrenan para solo anotar canastas de tres puntos, esto se vuelve un poco aburrido.

La jugabilidad es adecuada, puedes hacer clavadas espectaculares, ‘alley oops’, empujar a tus rivales, etc. Es necesario que te acostumbres un poco al estilo del juego porque aquí hasta una clavada la puedes fallar si dejas presionado el botón mucho tiempo. Agregaron un sistema de ventajas aleatorias, llenas una barra de “poder” realizando bloqueos y clavadas, para recibir una a cambio. Estas ventajas pueden ser: tiros infalibles, multiplicadores de puntos, etc. Le dan variedad al juego pero a veces le pueden dar mucha ventaja a tu rival.

Los disparos son muy sensibles y es fácil errarlos, a veces parece más fácil anotar una canasta de tres puntos que una de dos. Esto depende de las estadísticas de cada jugador, hay unos que son mejores para anotar de tres puntos y esto significa que necesitas presionar el botón de disparo con una cadencia diferente a cuando tienes un jugador que no es tan bueno. Por eso es importante encontrar a tus jugadores favoritos y acostumbrarte a ellos. Puedes subir el nivel de experiencia de cada jugador, empieza en bronce y puedes dejarlo en nivel dorado, cuando un jugador llega a nivel dorado mejora la variedad de movimientos a su disposición.

Esto de que cada jugador sea diferente no es malo, al contrario, se presta para experimentes con todos, la única desventaja que encuentro es que esto complica las cosas para los jugadores casuales, si tienes una reunión con quien no lo haya jugado, no será tan fácil que aprenda y sea competitivo, algo que sí pasaba con NBA Jam, el cual era muy fácil de aprender a jugar.

La inteligencia artificial no es tan buena, si te dedicas a anotar canastas de tres puntos no se resiste. A veces puede tener camino abierto para anotar y prefieren pasar el balón al compañero perdiendo una oportunidad clara. Lo divertido es jugar contra un oponente real, también falta ver qué tal funcional el modo en línea cuando lo agreguen a la versión de Switch.

Un detalle que me agradó bastante es que hay un apartado especial para ver las estadísticas de los jugadores e incluyen datos interesantes de cada uno para que te familiarices con ellos. Así puedes ir conociendo a cada jugador que vas desbloqueando, ya sea una leyenda o un novato prometedor de la NBA.

NBA Playgrounds es un juego entretenido, en lo personal he disfrutado bastante el aspecto de coleccionar jugadores, esto se vuelve adictivo y es la razón principal por la que me clavé muchas horas jugándolo. El hecho de que irán agregando más jugadores en próximas actualizaciones me emociona y garantiza que lo jugaré un rato más. La jugabilidad no es tan buena como la de un NBA Jam o un NBA Street pero está bien para jugar con otros tres amigos.

¿Se les antoja este juego? O ¿prefieren un juego de baloncesto que sea más una simulación? Comenten y compartan sus opiniones con nosotros. Hasta la próxima.

*Este es un título descargable que salió para PC, Xbox One, Playstation 4 y Switch. Esta reseña la hicimos con la versión de Switch.

 

 

 

 

Ultra Street Fighter II: The New Challengers (Switch) – Reseña

Intenta recordarnos esa época donde la serie era popular en el Super Nintendo, cuando pasábamos las tardes con amigos echando retas y tratando de pausar el juego en el momento justo para verle los calzones a Chun Li.

Sí, esta es la versión más reciente del veterano Street Fighter II en exclusiva para el Switch de Nintendo. Entre las novedades se encuentran gráficos en HD, con opción de elegir los originales, una modalidad cooperativa, juego en línea y el mini juego ‘Way of the Hado’.

Es un juego atractivo porque el Switch te permite armar retas en cualquier lugar, ya sé que esto se logra con cualquier juego de la consola, es una característica del sistema y no del juego, pero tener un Street Fighter en tu colección es parte de la canasta básica del videojugador, su tremenda jugabilidad sigue tan vigente ahora como hace veinte años.

La base del juego es Super Street Fighter II Turbo, así que el control es bastante sólido. Algo que noté es que la dificultad “normal” es más amigable que en la versión para recreativas, antes con trabajo pasaba del tercer rival, ahora puedo terminar el juego sin problemas.

Para pasar de Super a Ultra en el título y por lo tanto ser una versión mejorada, no hay muchas novedades, solo dos personajes “nuevos”, entre muchas comillas, Evil Ryu, ya había aparecido en la serie Street Fighter Alpha y Violent Ken,  fue un personaje secreto en SNK vs Capcom: Chaos. Hubiera sido grato que incluyeran más personajes, aunque ya hubieran aparecido en otras entregas de la serie y no solo versiones modificadas de personajes que siempre han estado.

Ultra Street Fighter II cuenta con los gráficos originales y con gráficos en HD, la animación en HD no es tan reciente, de hecho la sacaron de Super Street Fighter II Turbo Remix, un juego descargable que salió para 360 y Playstation 3 hace nueve años. El juego se ve bien con los gráficos en HD pero me hubiera gustado que los mejoraran un poco más, la animación parece de un juego hecho en flash, es cumplidora pero aspectos como los escenarios podrían verse más “vivos”.

La modalidad ‘Way of the Hado’ es un minijuego donde derrotas hordas de enemigos utilizando el sensor de movimiento de los Joy Cons, podría ser algo divertido como Fruit Ninja pero en realidad es frustrante porque no reconoce bien los movimientos y no agrega mucho valor al paquete en general. Es para que se lo enseñes una vez a tus amigos y después te olvides por completo que existe.

Está también la modalidad ‘buddy battle’ para pelear junto con un amigo, es muy parecido a ‘dramatic  battle’ que aparecía en Street Fighter Alpha 3, donde dos personajes pelean contra la computadora. Lo malo es que solo consta de cuatro peleas, así que lo terminas muy rápido.

Una adición pequeña pero que es bienvenida es la opción para editar el color de tu peleador. Puedes personalizar su ropa, algunos accesorios y la piel de cada uno. Es divertido experimentar, quieres que Cammy parezca She-Hulk, píntala de verde y su ropa de morado. Jugando en línea me he encontrado con Sagats albinos, Bisons totalmente negros, es un detalle sencillo pero que le da mucha gracia, es difícil encontrar un personaje en línea que tenga los mismos colores, da la sensación de que tu personaje es único.

El control Pro, que ronda los 60 dólares, es la mejor opción para jugar este título como debe de ser, el ‘stick’ análogo de los ‘joy cons’ también es funcional pero es para una experiencia más casual al no sentirse tan preciso como una cruz direccional. También hay unos controles Bluetooth de la marca 8Bitdo que son compatibles con el Switch y te ayudan a recrear la experiencia de cuando jugabas con el control de Super Nintendo. Son más baratos que el control pro de Switch, así que vale la pena tenerlos en cuenta.

El juego en línea es adecuado, ofrece partidas clasificatorias y casuales, puedes ir subiendo de rango y ver tu lugar en la tabla mundial. En cuanto al “lag” es un volado, te pueden tocar partidas fluidas y partidas donde parece que estás jugando en cámara lenta, en el vestíbulo previo a la pelea puedes ver que tan buena es la conexión del rival pero es raro encontrar a alguien con una conexión perfecta. Lo bueno es que encuentras rivales con facilidad, así que no tienes que preocuparte por pasarte buscando partidas disponibles.

Ultra Street Fighter II sin duda es un clásico, es la versión definitiva de Street Fighter II, lo único malo es que el precio es elevado para un juego que tiene más de 20 años y el paquete no ofrece mucho para justificarlo. Esto ha sido una constante con los juegos que han salido para el Switch, como fue el caso con Bomberman, donde sientes que te están cobrando más por la falta de variedad de juegos que hay en la consola y no por el producto que te están entregando. Dejando el precio a un lado, Ultra Street Fighter II sobresale por su jugabilidad y por el hecho de que ya tienes un juego de la serie que te permite armar las retas donde sea.

¿Ustedes ya lo jugaron? ¿Cuál es su juego favorito de la serie? Comenten y compartan sus opiniones, hasta la próxima.

 

Art of Fighting (SNES) – Retro Bits

Después del éxito de Fatal Fury y de la popularidad del género de peleas, gracias a Street Fighter II, SNK lanzó Art of Fighting en 1992, un juego con el espíritu de las películas de artes marciales ochenteras.

La versión de Super Nintendo es muy fiel a la original de recreativas, lo único que cambia es que los personajes son menos detallados y de menor tamaño. En la versión ‘arcade’ los peleadores mostraban daño físico, aquí no. Aun así, los gráficos en Super Nintendo son bastante buenos, los personajes son enormes y los entornos variados. Conserva el detalle gráfico de las recreativas en el que la cámara hace acercamientos cuando los peleadores están más juntos.

Hay un modo de historia donde el protagonista Ryo Sakazaki busca a su hermana secuestrada con la ayuda de su amigo Robert García, ambos recorren bares, callejones, fábricas, demás lugares siguiendo las pistas que obtienen.  (Nota adicional: En Street Fighter Alpha crearon a Dan, una mezcla torpe de Ryo y Robert García para burlarse del parecido que tiene Ryo con Ryu y Ken).

Un momento emblemático de la serie, sobre todo para los adolescentes que lo jugaron en su época, fue la gran revelación de que King, un elemento de seguridad de un club nocturno, en realidad es mujer. Esto lo descubres al vencerla con una bola de fuego la cual rompe su blusa y puedes ver su ropa interior. En la versión de Super Nintendo medio censuraron esto porque dejaron la ropa interior del mismo color de su camisa para que no se notara tanto.

En la modalidad versus ya puedes elegir a más personajes, algunos son un poco genéricos, lo cual es un mal persistente en los juegos de pelea, pero hay un personaje que llamó mucho mi atención, John, el cual es una copia barata de Guile de Street Fighter, su vestimenta, su escenario y hasta sus movimientos son sospechosamente similares.

La jugabilidad es muy parecida a la de Fatal Fury, viene de la “escuela” de movimientos de Street Fighter II donde la mayoría de los ataques especiales se realizan con secuencias que simulan una “U” en la cruz direccional. La diferencia con Street Fighter II, en cuanto a jugabilidad, es que aquí hay solo tres botones, golpe, patada y agarre. Aquí agregan unas secuencias más complicadas para movimientos más poderosos, como marcar una “U” hacia atrás y luego adelante para lanzar una bola de fuego que baja buena parte de la barra de energía del oponente.

Hablando de “barras de energía”, existe una segunda barra, una de poder, la cual te limita para hacer movimientos especiales, cuando se acaba tu personaje se cansa y ya no puede lanzar bolas de fuego o patadas especiales. Dicha barra de “poder” se puede recargar manteniendo presionado el botón de golpe o el de patada, esta recarga es riesgosa porque te deja expuesto por unos momentos a los ataques de tu rival.

Los niveles de bonificación son variados y puedes elegir el que más te guste, puedes romper botellas, bloques de hielo o practicar lanzando varias bolas de fuego en un tiempo determinado. Es grato que puedas elegir entre varias opciones, así puedes evitar la que no te guste.

También entre niveles te explican los movimientos especiales, esto era muy útil en la versión “arcade” porque no contabas con un instructivo y conforme avanzabas en el juego ibas aprendiendo.

El modo de historia y sus gráficos detallados hacen que Art of Fighting sobresalga con respecto a otros juegos de pelea de la época, varios de sus personajes, como Ryo, Robert, King y Takuma, han perdurado en la serie King of Fighters, la cual inició como un torneo entre los personajes más populares de los juegos de SNK.

¿Llegaron a jugar este juego en recreativas o en Super Nintendo? ¿Cuál es su serie de pelea favorita de SNK? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

 

Mario Kart 8 Deluxe (Switch) – Reseña

Mario Kart 8 Deluxe es un título que me causa conflicto reseñar. Es perfecto para la nueva consola de Nintendo, sobretodo porque fuera de Zelda: Breath of the Wild no ha tenido lanzamientos grandes, pero decepciona un poco que sea una reedición de un título que fue lanzado hace tres años para el Wii U. Es la primera vez que una consola de Nintendo no estrena una secuela verdadera de Mario Kart.

Otro punto en contra es el precio, para ser una reedición de un juego de hace tres años se me hace exagerado que salga a precio completo, que no haya un descuento o algo parecido.

Eso sí, el juego tiene algunas novedades, para empezar, incluye todo el contenido descargable que salió para MK8 de Wii U. Los chicos de Splatoon se suman a la lista de personajes seleccionables, hay dos ‘items’ nuevos, Boo, el fantasma que roba ‘items’ de tus contrincantes y una pluma. En total el juego incluye 42 personajes y 48 pistas, así que por variedad no paramos.

En cuanto a la jugabilidad  solo cambiaron una cosa, ya puedes tener almacenados dos aditamentos al mismo tiempo durante la carrera, esto hace más fácil reservar uno en caso de emergencia.

La última novedad y la más importante consiste en que mejoraron el modo de batalla. Este fue el punto más débil en Mario Kart 8 porque no había variedad. Ahora agregaron ocho arenas de batalla y cinco modos de juego como el clásico donde tienes tres globos como tus vidas, uno donde gana el que más monedas recolecta y otro en el que tienes que robar un sol y mantenerlo en tu poder durante varios segundos para ganar.

Esto le agrega mucha rejugabilidad al título, en lo personal me encanta tener esta variedad en el modo de batalla para cuando me llego a cansar de las carreras normales.

Para los que no jugaron Mario Kart 8 en Wii U, les puedo decir que esta entrega es de las mejores de la serie. El control responde a la perfección y la jugabilidad está muy bien balanceada, hace que los mejores jugadores tengan cierta ventaja gracias a su experiencia pero que los primerizos tengan una oportunidad de pelear por el liderato. Como en Mario Kart 7 para el 3DS se incluyen niveles con secciones aéreas o bajo el agua.

Esta vez todos los personajes y pistas están desbloqueados desde el inicio. Lo que tienes que ir desbloqueando con las monedas que juntas son vehículos, llantas y planeadores. Hay un modo “fácil” para los que no saben jugar donde el juego te cuida para que no salgas de la pista. Para los que ya dominan más el juego hay una clase llamada 200c, la cual hace que todo sea más rápido, cuesta más trabajo controlar el vehículo y calcular las vueltas.

El juego en línea es una experiencia bastante fluida, no me han tocado partidas con ‘lag’, solo me ha pasado que el juego a veces te saca del ‘lobby’ y marca error de conexión, pero no tardas mucho en volverte a conectar y encontrar una partida disponible. Lo único que falta en el modo ‘online’ es que puedas platicar con tus rivales, una característica que Nintendo no incluye en sus consolas o juegos.

La gran ventaja de tener este título en el Switch es que es uno de los mejores juegos multijugador que existen y la consola se presta para armar retas con facilidad compartiendo los controles Joy Con entre tus amigos. Otro punto a favor es que se convierte en el mejor Mario Kart portátil que ha existido, bueno, en si ya era la mejor entrega casera de la serie pero ahora lo puedes jugar donde sea.

A pesar de que hubiera preferido que fuera una secuela, un verdadero Mario Kart 9, Mario Kart 8: Deluxe se ha convertido en mi juego favorito para el Nintendo Switch porque es el que mejor explota las cualidades multijugador de la consola. Además de que es la versión definitiva del mejor título de la serie, ya que cuenta con una jugabilidad perfecta, así como una gran variedad de personajes y de pistas.

¿Ustedes ya lo jugaron en Switch o en Wii U? ¿Cuál ha sido su entrega favorita de esta adictiva serie? Comenten y compartan sus opiniones con nosotros. Hasta la próxima.

Gamers y cinéfilos