NBA Playgrounds (Switch) – Reseña

Es un juego que intenta recapturar la magia de NBA Jam. El concepto es sencillo partidos de dos contra dos y sin reglas. Es válido golpear a tu rival y eres recompensado al hacer clavadas espectaculares.

Al iniciar el juego recibes sobres con tarjetas, como las que coleccionabas en antaño, cada tarjeta representa a los jugadores que tienes disponibles, el chiste está en jugar mucho para obtener más sobres y completar tu colección de jugadores. Se convierte adictivo esto de abrir sobres pero esto significa que le tienes que invertir un tiempo considerable para tener a todos los equipos disponibles.

Lo que me encantó de la selección de personajes es que incluye una mezcla de jugadores actuales como LeBron James y de leyendas del baloncesto como Scottie Pippen. Una buena noticia es que con futuras actualizaciones se irán agregando más jugadores para desbloquear como Dennis Rodman y Larry Bird.

El apartado gráfico es agradable, el diseño de los jugadores da la sensación de ser caricaturizado, con rasgos faciales exagerados y mucho carisma. Las canchas están ubicadas en espacios públicos alrededor del mundo desde Las Vegas hasta Tokio. Le falta vida a los espectadores, suelen ser pocos y están muy dispersos, no aportan mucho al ambiente. Un detalle notorio en el Switch es que al jugar en modo portátil la resolución baja considerablemente, los gráficos se ven borrosos, lo extraño es que cuando colocas la consola en su base y juegas en el televisor todo se ve nítido. No arruina el juego pero es algo que se nota, espero que lo arreglen con un parche.

Otro detallito que me gustaría que lo arreglaran con una actualización son los tiempos de carga, pueden pasar de treinta a cuarenta segundos en lo que carga un partido, esto llega a ser tedioso sobre todo cuando pierdes y de inmediato quieres la revancha.

Hay tres modos de juego: partido de exhibición, torneo y partido en línea. A más de dos semanas de su estreno, en la versión de Switch todavía no han activado la modalidad en línea.

El partido de exhibición te permite jugar con límite de tiempo o por ser el primero en anotar cierta cantidad de puntos. En el modo de torneo juegas cuatro partidos para completarlo y al final recibes un sobre de tarjetas dorado. Son seis torneos en total, cada partido cuenta con un reto diferente, como anotar 10 canastas seguidas de dos puntos o realizar 15 robos de balón. Si logras vencer todos los retos de un torneo recibes un balón especial. Los torneos no tienen mucha rejugabilidad porque son partidos fijos y no ternas compitiendo, en realidad solo ganas un partido y se desbloquea el siguiente, no hay manera de personalizar un torneo. Otro punto en contra consiste en que la dificultad del partido final se eleva bastante y la computadora hace trampa, te das cuenta de esto porque Saquille O’Neal anota puras canastas de tres puntos. De hecho, los últimos partidos te entrenan para solo anotar canastas de tres puntos, esto se vuelve un poco aburrido.

La jugabilidad es adecuada, puedes hacer clavadas espectaculares, ‘alley oops’, empujar a tus rivales, etc. Es necesario que te acostumbres un poco al estilo del juego porque aquí hasta una clavada la puedes fallar si dejas presionado el botón mucho tiempo. Agregaron un sistema de ventajas aleatorias, llenas una barra de “poder” realizando bloqueos y clavadas, para recibir una a cambio. Estas ventajas pueden ser: tiros infalibles, multiplicadores de puntos, etc. Le dan variedad al juego pero a veces le pueden dar mucha ventaja a tu rival.

Los disparos son muy sensibles y es fácil errarlos, a veces parece más fácil anotar una canasta de tres puntos que una de dos. Esto depende de las estadísticas de cada jugador, hay unos que son mejores para anotar de tres puntos y esto significa que necesitas presionar el botón de disparo con una cadencia diferente a cuando tienes un jugador que no es tan bueno. Por eso es importante encontrar a tus jugadores favoritos y acostumbrarte a ellos. Puedes subir el nivel de experiencia de cada jugador, empieza en bronce y puedes dejarlo en nivel dorado, cuando un jugador llega a nivel dorado mejora la variedad de movimientos a su disposición.

Esto de que cada jugador sea diferente no es malo, al contrario, se presta para experimentes con todos, la única desventaja que encuentro es que esto complica las cosas para los jugadores casuales, si tienes una reunión con quien no lo haya jugado, no será tan fácil que aprenda y sea competitivo, algo que sí pasaba con NBA Jam, el cual era muy fácil de aprender a jugar.

La inteligencia artificial no es tan buena, si te dedicas a anotar canastas de tres puntos no se resiste. A veces puede tener camino abierto para anotar y prefieren pasar el balón al compañero perdiendo una oportunidad clara. Lo divertido es jugar contra un oponente real, también falta ver qué tal funcional el modo en línea cuando lo agreguen a la versión de Switch.

Un detalle que me agradó bastante es que hay un apartado especial para ver las estadísticas de los jugadores e incluyen datos interesantes de cada uno para que te familiarices con ellos. Así puedes ir conociendo a cada jugador que vas desbloqueando, ya sea una leyenda o un novato prometedor de la NBA.

NBA Playgrounds es un juego entretenido, en lo personal he disfrutado bastante el aspecto de coleccionar jugadores, esto se vuelve adictivo y es la razón principal por la que me clavé muchas horas jugándolo. El hecho de que irán agregando más jugadores en próximas actualizaciones me emociona y garantiza que lo jugaré un rato más. La jugabilidad no es tan buena como la de un NBA Jam o un NBA Street pero está bien para jugar con otros tres amigos.

¿Se les antoja este juego? O ¿prefieren un juego de baloncesto que sea más una simulación? Comenten y compartan sus opiniones con nosotros. Hasta la próxima.

*Este es un título descargable que salió para PC, Xbox One, Playstation 4 y Switch. Esta reseña la hicimos con la versión de Switch.

 

 

 

 

Ultra Street Fighter II: The New Challengers (Switch) – Reseña

Intenta recordarnos esa época donde la serie era popular en el Super Nintendo, cuando pasábamos las tardes con amigos echando retas y tratando de pausar el juego en el momento justo para verle los calzones a Chun Li.

Sí, esta es la versión más reciente del veterano Street Fighter II en exclusiva para el Switch de Nintendo. Entre las novedades se encuentran gráficos en HD, con opción de elegir los originales, una modalidad cooperativa, juego en línea y el mini juego ‘Way of the Hado’.

Es un juego atractivo porque el Switch te permite armar retas en cualquier lugar, ya sé que esto se logra con cualquier juego de la consola, es una característica del sistema y no del juego, pero tener un Street Fighter en tu colección es parte de la canasta básica del videojugador, su tremenda jugabilidad sigue tan vigente ahora como hace veinte años.

La base del juego es Super Street Fighter II Turbo, así que el control es bastante sólido. Algo que noté es que la dificultad “normal” es más amigable que en la versión para recreativas, antes con trabajo pasaba del tercer rival, ahora puedo terminar el juego sin problemas.

Para pasar de Super a Ultra en el título y por lo tanto ser una versión mejorada, no hay muchas novedades, solo dos personajes “nuevos”, entre muchas comillas, Evil Ryu, ya había aparecido en la serie Street Fighter Alpha y Violent Ken,  fue un personaje secreto en SNK vs Capcom: Chaos. Hubiera sido grato que incluyeran más personajes, aunque ya hubieran aparecido en otras entregas de la serie y no solo versiones modificadas de personajes que siempre han estado.

Ultra Street Fighter II cuenta con los gráficos originales y con gráficos en HD, la animación en HD no es tan reciente, de hecho la sacaron de Super Street Fighter II Turbo Remix, un juego descargable que salió para 360 y Playstation 3 hace nueve años. El juego se ve bien con los gráficos en HD pero me hubiera gustado que los mejoraran un poco más, la animación parece de un juego hecho en flash, es cumplidora pero aspectos como los escenarios podrían verse más “vivos”.

La modalidad ‘Way of the Hado’ es un minijuego donde derrotas hordas de enemigos utilizando el sensor de movimiento de los Joy Cons, podría ser algo divertido como Fruit Ninja pero en realidad es frustrante porque no reconoce bien los movimientos y no agrega mucho valor al paquete en general. Es para que se lo enseñes una vez a tus amigos y después te olvides por completo que existe.

Está también la modalidad ‘buddy battle’ para pelear junto con un amigo, es muy parecido a ‘dramatic  battle’ que aparecía en Street Fighter Alpha 3, donde dos personajes pelean contra la computadora. Lo malo es que solo consta de cuatro peleas, así que lo terminas muy rápido.

Una adición pequeña pero que es bienvenida es la opción para editar el color de tu peleador. Puedes personalizar su ropa, algunos accesorios y la piel de cada uno. Es divertido experimentar, quieres que Cammy parezca She-Hulk, píntala de verde y su ropa de morado. Jugando en línea me he encontrado con Sagats albinos, Bisons totalmente negros, es un detalle sencillo pero que le da mucha gracia, es difícil encontrar un personaje en línea que tenga los mismos colores, da la sensación de que tu personaje es único.

El control Pro, que ronda los 60 dólares, es la mejor opción para jugar este título como debe de ser, el ‘stick’ análogo de los ‘joy cons’ también es funcional pero es para una experiencia más casual al no sentirse tan preciso como una cruz direccional. También hay unos controles Bluetooth de la marca 8Bitdo que son compatibles con el Switch y te ayudan a recrear la experiencia de cuando jugabas con el control de Super Nintendo. Son más baratos que el control pro de Switch, así que vale la pena tenerlos en cuenta.

El juego en línea es adecuado, ofrece partidas clasificatorias y casuales, puedes ir subiendo de rango y ver tu lugar en la tabla mundial. En cuanto al “lag” es un volado, te pueden tocar partidas fluidas y partidas donde parece que estás jugando en cámara lenta, en el vestíbulo previo a la pelea puedes ver que tan buena es la conexión del rival pero es raro encontrar a alguien con una conexión perfecta. Lo bueno es que encuentras rivales con facilidad, así que no tienes que preocuparte por pasarte buscando partidas disponibles.

Ultra Street Fighter II sin duda es un clásico, es la versión definitiva de Street Fighter II, lo único malo es que el precio es elevado para un juego que tiene más de 20 años y el paquete no ofrece mucho para justificarlo. Esto ha sido una constante con los juegos que han salido para el Switch, como fue el caso con Bomberman, donde sientes que te están cobrando más por la falta de variedad de juegos que hay en la consola y no por el producto que te están entregando. Dejando el precio a un lado, Ultra Street Fighter II sobresale por su jugabilidad y por el hecho de que ya tienes un juego de la serie que te permite armar las retas donde sea.

¿Ustedes ya lo jugaron? ¿Cuál es su juego favorito de la serie? Comenten y compartan sus opiniones, hasta la próxima.

 

Art of Fighting (SNES) – Retro Bits

Después del éxito de Fatal Fury y de la popularidad del género de peleas, gracias a Street Fighter II, SNK lanzó Art of Fighting en 1992, un juego con el espíritu de las películas de artes marciales ochenteras.

La versión de Super Nintendo es muy fiel a la original de recreativas, lo único que cambia es que los personajes son menos detallados y de menor tamaño. En la versión ‘arcade’ los peleadores mostraban daño físico, aquí no. Aun así, los gráficos en Super Nintendo son bastante buenos, los personajes son enormes y los entornos variados. Conserva el detalle gráfico de las recreativas en el que la cámara hace acercamientos cuando los peleadores están más juntos.

Hay un modo de historia donde el protagonista Ryo Sakazaki busca a su hermana secuestrada con la ayuda de su amigo Robert García, ambos recorren bares, callejones, fábricas, demás lugares siguiendo las pistas que obtienen.  (Nota adicional: En Street Fighter Alpha crearon a Dan, una mezcla torpe de Ryo y Robert García para burlarse del parecido que tiene Ryo con Ryu y Ken).

Un momento emblemático de la serie, sobre todo para los adolescentes que lo jugaron en su época, fue la gran revelación de que King, un elemento de seguridad de un club nocturno, en realidad es mujer. Esto lo descubres al vencerla con una bola de fuego la cual rompe su blusa y puedes ver su ropa interior. En la versión de Super Nintendo medio censuraron esto porque dejaron la ropa interior del mismo color de su camisa para que no se notara tanto.

En la modalidad versus ya puedes elegir a más personajes, algunos son un poco genéricos, lo cual es un mal persistente en los juegos de pelea, pero hay un personaje que llamó mucho mi atención, John, el cual es una copia barata de Guile de Street Fighter, su vestimenta, su escenario y hasta sus movimientos son sospechosamente similares.

La jugabilidad es muy parecida a la de Fatal Fury, viene de la “escuela” de movimientos de Street Fighter II donde la mayoría de los ataques especiales se realizan con secuencias que simulan una “U” en la cruz direccional. La diferencia con Street Fighter II, en cuanto a jugabilidad, es que aquí hay solo tres botones, golpe, patada y agarre. Aquí agregan unas secuencias más complicadas para movimientos más poderosos, como marcar una “U” hacia atrás y luego adelante para lanzar una bola de fuego que baja buena parte de la barra de energía del oponente.

Hablando de “barras de energía”, existe una segunda barra, una de poder, la cual te limita para hacer movimientos especiales, cuando se acaba tu personaje se cansa y ya no puede lanzar bolas de fuego o patadas especiales. Dicha barra de “poder” se puede recargar manteniendo presionado el botón de golpe o el de patada, esta recarga es riesgosa porque te deja expuesto por unos momentos a los ataques de tu rival.

Los niveles de bonificación son variados y puedes elegir el que más te guste, puedes romper botellas, bloques de hielo o practicar lanzando varias bolas de fuego en un tiempo determinado. Es grato que puedas elegir entre varias opciones, así puedes evitar la que no te guste.

También entre niveles te explican los movimientos especiales, esto era muy útil en la versión “arcade” porque no contabas con un instructivo y conforme avanzabas en el juego ibas aprendiendo.

El modo de historia y sus gráficos detallados hacen que Art of Fighting sobresalga con respecto a otros juegos de pelea de la época, varios de sus personajes, como Ryo, Robert, King y Takuma, han perdurado en la serie King of Fighters, la cual inició como un torneo entre los personajes más populares de los juegos de SNK.

¿Llegaron a jugar este juego en recreativas o en Super Nintendo? ¿Cuál es su serie de pelea favorita de SNK? Comenten y recuerden este título con nosotros. Hasta la próxima.

 

Mario Kart 8 Deluxe (Switch) – Reseña

Mario Kart 8 Deluxe es un título que me causa conflicto reseñar. Es perfecto para la nueva consola de Nintendo, sobretodo porque fuera de Zelda: Breath of the Wild no ha tenido lanzamientos grandes, pero decepciona un poco que sea una reedición de un título que fue lanzado hace tres años para el Wii U. Es la primera vez que una consola de Nintendo no estrena una secuela verdadera de Mario Kart.

Otro punto en contra es el precio, para ser una reedición de un juego de hace tres años se me hace exagerado que salga a precio completo, que no haya un descuento o algo parecido.

Eso sí, el juego tiene algunas novedades, para empezar, incluye todo el contenido descargable que salió para MK8 de Wii U. Los chicos de Splatoon se suman a la lista de personajes seleccionables, hay dos ‘items’ nuevos, Boo, el fantasma que roba ‘items’ de tus contrincantes y una pluma. En total el juego incluye 42 personajes y 48 pistas, así que por variedad no paramos.

En cuanto a la jugabilidad  solo cambiaron una cosa, ya puedes tener almacenados dos aditamentos al mismo tiempo durante la carrera, esto hace más fácil reservar uno en caso de emergencia.

La última novedad y la más importante consiste en que mejoraron el modo de batalla. Este fue el punto más débil en Mario Kart 8 porque no había variedad. Ahora agregaron ocho arenas de batalla y cinco modos de juego como el clásico donde tienes tres globos como tus vidas, uno donde gana el que más monedas recolecta y otro en el que tienes que robar un sol y mantenerlo en tu poder durante varios segundos para ganar.

Esto le agrega mucha rejugabilidad al título, en lo personal me encanta tener esta variedad en el modo de batalla para cuando me llego a cansar de las carreras normales.

Para los que no jugaron Mario Kart 8 en Wii U, les puedo decir que esta entrega es de las mejores de la serie. El control responde a la perfección y la jugabilidad está muy bien balanceada, hace que los mejores jugadores tengan cierta ventaja gracias a su experiencia pero que los primerizos tengan una oportunidad de pelear por el liderato. Como en Mario Kart 7 para el 3DS se incluyen niveles con secciones aéreas o bajo el agua.

Esta vez todos los personajes y pistas están desbloqueados desde el inicio. Lo que tienes que ir desbloqueando con las monedas que juntas son vehículos, llantas y planeadores. Hay un modo “fácil” para los que no saben jugar donde el juego te cuida para que no salgas de la pista. Para los que ya dominan más el juego hay una clase llamada 200c, la cual hace que todo sea más rápido, cuesta más trabajo controlar el vehículo y calcular las vueltas.

El juego en línea es una experiencia bastante fluida, no me han tocado partidas con ‘lag’, solo me ha pasado que el juego a veces te saca del ‘lobby’ y marca error de conexión, pero no tardas mucho en volverte a conectar y encontrar una partida disponible. Lo único que falta en el modo ‘online’ es que puedas platicar con tus rivales, una característica que Nintendo no incluye en sus consolas o juegos.

La gran ventaja de tener este título en el Switch es que es uno de los mejores juegos multijugador que existen y la consola se presta para armar retas con facilidad compartiendo los controles Joy Con entre tus amigos. Otro punto a favor es que se convierte en el mejor Mario Kart portátil que ha existido, bueno, en si ya era la mejor entrega casera de la serie pero ahora lo puedes jugar donde sea.

A pesar de que hubiera preferido que fuera una secuela, un verdadero Mario Kart 9, Mario Kart 8: Deluxe se ha convertido en mi juego favorito para el Nintendo Switch porque es el que mejor explota las cualidades multijugador de la consola. Además de que es la versión definitiva del mejor título de la serie, ya que cuenta con una jugabilidad perfecta, así como una gran variedad de personajes y de pistas.

¿Ustedes ya lo jugaron en Switch o en Wii U? ¿Cuál ha sido su entrega favorita de esta adictiva serie? Comenten y compartan sus opiniones con nosotros. Hasta la próxima.

Batman Returns (SNES) – Retro Bits

En mi infancia Batman Returns se convirtió en mi juego favorito del Caballero de la noche.  Batman de NES me parecía muy frustrante y pasaron años para que le tuviera la paciencia necesaria.

Konami hizo un gran trabajo con Batman Returns, se encontraban enrachados haciendo juegos de acción clásicos como los de las Tortugas Ninja y el de Los Simpson para recreativas.

Aquí combinaron todos los aspectos que tenían dominados, tomar una buena licencia, hacer que todo se sienta auténtico y agregar una gran jugabilidad.

La presentación del juego es excelente, los personajes están detallados y son de buen tamaño, sobre todo Batman y los jefes de cada nivel. Los enemigos que son carne de cañón tienen apariencia y ataques variados. Encuentras diablos, payasos, traga espadas, hombres en zancos, malabaristas, calaveras en motocicletas, vaya, todos los secuaces salidos directamente del circo malvado del Pingüino.

Capturan a la perfección el espíritu de la película. Me encantan los pequeños detalles sacados directamente de la cinta, el primer jefe es un payaso que tiene a Selina Kyle de rehén y para empezar el combate tienes que golpearlo con un pedazo de pared justo como en la película. Estos momentos le dan mucho carisma al juego.

Los escenarios visualmente están a la par de los personajes, tienen varios elementos interactivos como ventanas que puedes romper cuando les avientas un enemigo. También hay algunos elementos, como estatuas, postes o algunas columnas que aparecen en primer plano y hacen que luzca más la arquitectura de Ciudad Gótica.

Además de los escenarios y de los enemigos a los que enfrentas la música es excelente,  es una adaptación de la banda sonora que hizo Danny Elfman para la película, te pone en el mejor estado de ánimo para enfrentar a una banda circense malévola en navidad.

También tiene una narrativa más convencional donde te cuentan la historia mediante imágenes de la película y con texto. Aunque esto era muy común en su época utilizan algunos elementos extra para darle mayor vida, por ejemplo, antes de que empiece el juego, después del texto, se ve el batimovil recorriendo la ciudad para dejarte justo en la acción.

El combate consiste en golpear y brincar, lo que hace que este juego se sienta especial es que cada golpe es contundente, Batman se siente implacable. La jugabilidad te permite aturdir a tus enemigos, agarrarlos y aventarlos, ya sea a otro enemigo, al suelo o contra la pared. Cuando los estrellas contra la pared llegan a afectar los escenarios rompiendo ventanas, abollando postes o quebrando bancas de madera. También puedes agarrar dos enemigos al mismo tiempo y chocar sus cabezas.  Al brincar extiendes tu capa para derribar momentáneamente a los villanos.

Hay “batarangs” y un gancho a tu disposición, los “batarangs” sirven para detener momentáneamente a tus enemigos. El gancho te ayuda a columpiarte mientras das una patada. En ciertos niveles tu movimiento se reduce a un plano de dos dimensiones donde solo puedes avanzar de izquierda a derecha y aquí tus ataques se limitan solamente a usar el “batarang” y en segmentos de plataforma puedes usar el gancho para no caer. Existe un ataque especial el cual es un tubo de ensayo que, al arrojarlo, les baja energía a todos los enemigos que están en la pantalla. Es muy útil a la hora de enfrentarte a los jefes de cada nivel.

Además de la acción derivada de golpear a tus enemigos hay un nivel donde puedes conducir el batimovil, es justo para recrear la escena donde el Pingüino lo controla de manera remota, aquí solo avanzas disparándole a calaveras en motocicletas hasta llegar a la camioneta del Pingüino y eliminarla. Es un nivel que no tiene mucha profundidad pero que le da variedad al juego y poder controlar el batimovil siempre es bienvenido.

Existieron otras versiones de Batman Returns como la de Nintendo y la de Genesis pero son totalmente diferentes, solo se parecen en la licencia.

Batman Returns para Super Nintendo se mantiene como un gran juego, a pesar de ser parecido a títulos como Final Fight o Teenage Mutant Ninja Turtles, tiene su propia identidad y hace que sea muy satisfactorio recorrer los escenarios de la película así como vencer a todos los enemigos. Hasta el organillero malvado de la cinta aparece como jefe de un nivel. La presencia de Gatúbela y del Pingüino se vuelve emblemática gracias a la recreación tan fiel que hacen de sus contrapartes cinematográficas.  Este es sin duda uno de los mejores juegos del Caballero de la Noche.

¿Llegaron a jugarlo en su momento? Y ¿cuáles son sus juegos favoritos de Batman? Recuerden este clásico con nosotros.

Si quieren añorar más juegos retro y ver reseñas de juegos actuales suscríbanse a nuestro canal de Youtube, gracias por su atención y hasta la próxima.

 

 

The King of Fighters ’98 (Nintendo Switch/Arcade) – Reseña

Es parte de la serie de títulos ACA Neo Geo que están apareciendo de manera descargable para el Nintendo Switch. Lo atractivo es que se trata de la misma versión que apareció para recreativas pero con algunas mejoras. Por ejemplo puedes elegir entre jugar la edición japonesa o la norteamericana.

The King of Fighters 98 salió cuando la serie se encontraba en su punto más alto de popularidad y, como la saga de Orochi había terminado un año antes, aquí se incluyó lo mejor de las entregas pasadas haciéndolo una especie de compilación. Ya no hay una historia y personajes que habían fallecido como Rugal, volvían a aparecer sin ninguna justificación más allá de tener un gran elenco.

El atractivo de esta serie consiste en que SNK junta personajes de sus diferentes franquicias, como Fatal Fury y Art of Fighting, en un mismo juego. Además del ‘cross-over’ de franquicias agregaron el sistema de pelea por equipos, eliges a tres personajes, los acomodas en el orden deseado y cuando uno es derrotado, peleas con el siguiente, agregando otro nivel de estrategia a la hora de tratar de balancear a tu equipo y probar con diferentes combinaciones. El resultado es uno de los juegos de pelea más populares que existen.

Algo que me encanta de este juego es el diseño de arte, las animaciones son fluidas y los escenarios se sienten vivos. Adoro el detalle de que tus compañeros de equipo te estén apoyando mientras esperan  su turno o que estén lamentándose si ya fueron derrotados.

Este es un buen juego para echar las retas en el Switch, hasta controlarlo con los Joy-Cons se siente bien, claro, en lo personal prefiero el mando pro del Switch para poder usar la cruz direccional, pero si te acostumbras al ‘stick’ análogo este funciona adecuadamente, solo te costará un poco más de trabajo realizar movimientos complejos.

El juego no ofrece peleas en línea, el único aspecto ‘online’ consiste en subir tus récords al servidor y compararlos con los demás jugadores.

Hay dos modos adicionales. Modo ‘high score’ y modo ‘caravan’. En la modalidad ‘high score’ tratas de conseguir la mejor puntuación posible en el nivel 4 de dificultad. El modo ’caravan’ tiene el mismo objetivo pero aquí hay un límite de tiempo.

Las opciones te permiten ajustar elementos como los efectos de sangre, la dificultad y cambiar el idioma de algunos textos dentro del juego, incluyendo el español, es muy curioso leer lo que dicen los personajes al terminar cada pelea en español. Así configuraban las maquinitas de Neo Geo en varios locales mexicanos y me trae gratos recuerdos.

The King of Fighters 98 es una especie de recopilación de “lo mejor” de la franquicia hasta ese momento. La cantidad de personajes disponibles y todas las combinaciones que puedes hacer para armar a tu equipo te da horas de diversión. Como es uno de los pocos títulos de pelea que están para disponibles para el Switch se convierte en un compra obligada para los amantes del género que desean unas buenas retas ‘retro’ justo ahora.

¿Ustedes han llegado a jugar algún título de la serie? ¿Cuál ha sido su favorito? Comenten y recuerden este clásico con nosotros.

 

 

 

Fast RMX (Nintendo Switch) – Reseña

Es un juego independiente desarrollado por Shin’en Multimedia, y es el tercera parte de una serie de carreras con naves futuristas que inició en el Wii con Fast Racing League.

Al igual que las dos entregas anteriores este título solo se encuentra de manera descargable y es uno de los juegos de lanzamiento para el Nintendo Switch.

Fast RMX es un juego que se inspira en títulos como Wipeout, F-Zero y Extreme-G. Básicamente el concepto es carreras futuristas en alta velocidad. A diferencia de Wipeout y de Extreme-G, aquí no hay armas para detener a tus rivales, pero hay rampas y orbes que aumentan tu velocidad.

Para ser un juego descargable hay una buena cantidad de contenido, cuenta con 15 naves y 10 copas a disputar, cada una con tres pistas disponibles. Hay tres niveles de dificultad (novato, avanzado y experto), carreras en línea y una modalidad llamada ‘Hero’. Este es un juego difícil, desde que empiezas en novato debes familiarizarte con cada pista para ser exitoso.

El sistema de rampas es un tanto interesante, hay dos colores, azul y amarillo, la energía de tu nave debe de coincidir con estos colores para que te ayuden a acelerar de lo contrario te frenarán un poco. Cambiar la energía de tu nave es sencillo solo tienes que presionar el botón X. Las orbes que recolectas también te ayudan para acelerar y estas son activadas con el botón R.

El juego te da una gran sensación de velocidad, lo bueno es que el control responde y siempre te sientes al mando de la situación. Los botones ZL y ZR sirven para que tu nave se incline un poco en las curvas y tomarlas sin perder el control.

El diseño de las pistas también es importante para la jugabilidad ya que suelen contar con el espacio suficiente para maniobrar. Las treinta pistas se sienten variadas y cada una cuenta con peligros diferentes, en algunas caen meteoritos, en otras hay robots complicando tu camino, etcétera.

El multijugador de pantalla dividida te permite competir contra cuatro amigos. El multijugador local (conectándote con otras consolas) te permite competir contra ocho personas y jugando en línea también te permite competir contra ocho. En mi experiencia jugando ‘online’ la conexión ha sido bastante estable, sin ‘lag’ y preservando la velocidad del juego.

Lo único malo es que el juego en línea no te deja elegir contra quién vas a jugar, simplemente votas por una pista y compites contra gente aleatoria. En un futuro lanzarán una actualización gratuita donde ya podrás armar retas en línea con gente de tu lista de amigos, también se agregará un modo a contrarreloj para ir compitiendo contra tus mejores récords.

La modalidad ‘Hero’ es igual que las carreras normales pero tiene una variante, tu barra de aceleración se convierte también en un indicador del daño que puede recibir tu vehículo. Si la barra está casi vacía, cualquier golpe puede destrozarte y terminar la carrera. Así que debes ser más cuidadoso a la hora de activar el botón que te da aceleración extra y recolectar la mayor cantidad de orbes posibles. Es una dinámica parecida a la barra de energía de F-Zero.

Gráficamente es de los juegos que más destacan en el lanzamiento del Switch. Las carreras en escenarios lluviosos son muy vistosas. Para los que tienen vista de águila el juego corre establemente a 60 cuadros por segundo y tiene una resolución de 1080p.

Fast RMX es un juego rápido que presenta un buen reto. Dominar las treinta pistas disponibles no es nada fácil. Puede ser que algunos duden de él por ser un juego independiente pero les puedo asegurar que se ve y se controla como un juego de primera. Nunca se siente barato.

Lo único que le falta es un poco de carisma, no es como F-Zero que uno hasta conoce a los pilotos. Pero esto se olvida rápidamente con todo el contenido que ofrece, el cual es suficiente para mantenerte entretenido un buen rato, al menos de aquí hasta que se amplíe un poco más el catálogo del Switch.

Super Bomberman R (Nintendo Switch) – Reseña

Es la versión más reciente del juego clásico donde colocas bombas en un laberinto para deshacerte de tus enemigos. Es un título de lanzamiento para el Nintendo Switch y es el primer juego de Bomberman desarrollado después de la desaparición de Hudson Soft, Konami ha sido el encargado de continuar con la franquicia.

Super Bomberman R es un gran juego para el lanzamiento del Nintendo Switch, explota varias cualidades que buscan los títulos de esta consola, es accesible, de inmediato puedes dominar el juego, pueden competir hasta ocho jugadores al mismo tiempo y el multijugador es tan divertido que hace que el tiempo pase volando.

Una de las novedades del juego es que agregaron secuencias animadas para sazonar el modo de historia, sirven para mostrar las diferentes personalidades de cada personaje, para que ya no los distingas solo por el color de su vestuario. En esta modalidad recorres cinco mundos con diez niveles y un jefe cada uno.

Terminando el juego, la modalidad de multijugador es la que te dará más horas de juego. Puedes hacerlo en una misma consola, conectándote a consolas cercanas o jugando en línea. Es necesario jugarlo contra humanos y no contra la inteligencia artificial, la computadora es demasiado exacta, no puedes subir ni bajar su dificultad y se vuelve tedioso jugar contra ella.

El multijugador en línea es bastante divertido, vas subiendo de rango conforme acumulas victorias, también obtienes monedas virtuales las cuales puedes utilizar para desbloquear escenarios nuevos y sombreros.

El problema de las partidas ‘online’ es que en varias ocasiones me tocó ‘lag’ y era difícil maniobrar durante la partida, también hubo momentos en los que se tardaba en encontrar rivales. Digamos que a la gente de Konami le falta trabajar en este aspecto, cuando funciona es muy bueno pero no siempre funciona a la perfección.

Creo que el juego es muy entretenido, lo compré sin dudarlo porque la franquicia parece encontrar un hogar perfecto en el Switch, pero tengo algunas quejas. Es un juego muy caro, tiene un precio de 50 dólares (en México 1,349 pesos) y no hay mucho contenido como para justificarlo, sobre todo cuando lo comparamos con las versiones descargables que salieron para Xbox 360 y Playstation 3 (Bomberman Live y Bomberman Ultra respectivamente) esas versiones tienen más ‘power ups’, más escenarios, muchos disfraces para personalizar tu personaje y cuestan 10 dólares.

Aquí parece que Konami estuvo contento entregando lo mínimo a un precio de lujo, como para aprovechar que es de los pocos títulos de lanzamiento del Switch y a ver qué incauto cae. Por eso me causa tanto conflicto este juego.

Super Bomberman R es un juego divertido, sin duda la pasarás de maravilla con tus amigos, solo es decepcionante que el juego tenga menos contenido que entregas pasadas.

Hard Drivin’ (Arcade/Xbox) – Retro Bits

Lanzado en 1989 era catalogado como el mejor simulador de manejo ya que cuenta con gráficos poligonales y el gabinete tenía llave para encender el vehículo, palanca de cambios y clutch. En su tiempo requería de cuatro procesadores para poder generar la geometría en 3D.

Hard Drivin’ fue planeado para ser una simulación de manejo. Todo se hizo alrededor de un volante que daba retroalimentación al conductor, esto significa que el volante simulaba el contacto con el asfalto y en cómo reaccionaba en distintas situaciones.

Otro punto importante para los desarrolladores era al motor físico del juego, su intención era que todo se sintiera real. Pasaron desde 1985 hasta 1988 intentando que el juego fuera tan auténtico que se convirtiera en un entrenamiento para enseñar a manejar. Esta idea tuvo que ser descartada porque Atari no se encontraba bien financieramente hablando y dudaban que fuera a tener un éxito comercial si se enfocaban solo a venderlo para escuelas de manejo.

Ya con la jugabilidad lista, se propusieron convertirlo en el juego más real hasta el momento, pero agregaron elementos exagerados para que los jugadores pudieran experimentar y hacer locuras con el motor físico. Para eso agregaron una pista de acrobacias y una pista de carreras. La pista principal no está basada en un circuito real pero el puente lo hicieron para homenajear al que sale en la película The Blues Brothers.

Para ser un juego de recreativas se aprecia que el mando es muy sensible, con facilidad pierdes el control y se patina el automóvil. No es como los demás juegos ‘arcade’ donde te la pasas pisando el acelerador a fondo, aquí te penalizan si haces eso, requieres de mucha paciencia para no perder el control del vehículo.

Hard Drivin’ no es un juego para los que quieren acción al volante, ser paciente y mucha practica es lo que necesitas para dominar este juego. Fue revolucionario para su época ya que el uso de la física y de los gráficos poligonales no era algo tan común. Lo más cercano eran juegos que solo usaban vectores. Ya después muchos siguieron su ejemplo y los entornos poligonales se volvieron más populares en los noventa. Actualmente sigue siendo un juego difícil, puede llegar a ser frustrante, también se puede decir que ofrece poca variedad, pero vale la pena recordarlo porque fue pionero en su género.

Tuvo varias secuelas incluyendo Race Drivin’ y Hard Drivin’ II, eventualmente hicieron una versión “educativa” del juego llamada AGC Mobile Operations Simulation, donde armaron un gabinete con cinco monitores para simular un campo de visión de 225 grados, también incluía cinturón de seguridad e interruptores para prender y apagar las luces del vehículo, esto con el propósito de entrenar a policías estadounidenses. Esta simulación permitía conectar hasta ocho unidades para realizar tareas en equipo.

¿Ustedes llegaron a jugar Hard Drivin o alguna de sus secuelas? Comenten y recuerden esta reliquia poligonal con nosotros. Hasta la próxima.

 

Gamers y cinéfilos